Las masacres fascistas en Sevilla: Cientos de asesinados en Arahal, y la fosa de Pico Reja / El brutal asesinato de la miliciana Nicolasa Blas Santamaría presentado como «shock post-operatorio».

Foto. Tropas moras de Franco.

Memoria histórica imprescindible:

Represión sanguinaria de los fascistas en Sevilla:

*Los franquistas masacraron a cientos de republicanos en Arahal (Sevilla) en Julio de 1936

Después de un bombardeo por un avión de la base de Tablada los franquistas se aproximaron al pueblo, y comenzó un violento cañoneo indiscriminado. El terror se adueñó de la población que huyó por centenares hacia el campo. Ancianos, madres con niños, personas de toda condición, corrían en todas direcciones mientras los obuses caían en el pueblo. Cuando la columna se aproximó a Arahal el concejal socialista Raimundo Lozano Cuadra se dirigió a la cárcel municipal y abrió la puerta de la misma para que los 36 derechistas detenidos la abandonaran, aunque solamente lo hicieron 14 de ellos. Pero unos miserables prendieron fuego a la carcel y murieron asfixiados 22 personas, lo que sirvió de excusa para la brutal represión fascista.

Salvaje y criminal. La “matanza africanista” que se vivió en Arahal el verano de 1936 fue uno de los episodios más cruentos de la Guerra Civil. Cuando los sublevados entraron en el pueblo asesinaron directamente a más de 200 Republicanos en los 2 primeros días bajo el tableteo de la ametralladora, situada en la plaza del pueblo conocida como La Corredera. Fue una salvaje represalia, sabiendo que entre ellas no estaban ninguno de los culpables de los hechos de la cárcel. Desde la calle Felipe Ramírez, los militares ponían en fila a hombres y mujeres que las autoridades franquistas señalaron, por haber pertenecido a algún sindicato, un partido, o por el simple hecho de haber formado parte de una manifestación”. Empujados, casi como animales, salían a la plaza en grupos, mientras a plena luz del día eran acribillados por las balas.

No fue una represión de contestación o venganza, en los siguientes días y semanas se siguió asesinando y otros 200 vecinos fueron eliminados. La represión franquista acabó con la vida como mínimo de 426 Republicanos, aunque ninguno de ellos fue responsable de la muerte de los derechistas, los autores de aquella atrocidad huyeron del pueblo cuando entraron los fascistas. En el artículo de Carmen Muñoz, (Interviu, Feb. 1978), Juan Hurtado, testigo directo aquellos días comentó: “La izquierda no tuvo nada que ver con esas muertes, todo pudo ser preparado por las derechas para provocar una fuerte represión, como ocurrió efectivamente. Aparecieron 4 coches procedentes de Sevilla, pararon delante del Ayuntamiento donde estaban los detenidos, a los pocos minutos se produjo el incendio. Los ocupantes eran forasteros y estaban armados“. Dos meses más tarde las víctimas Republicanas llegaron a 700, según los cómputos más recientes.

En el libro “Una razia espantosa. Arahal, 1936”, el autor, José María García Márquez, se pregunta por qué se llamaba Nacionales a uno de los bandos. “No eran nacionales, eran bandas armadas, bandidos con algunos falangistas a los que le pagaban 5 pesetas para venir a Arahal…ni Queipo de Llano ni Franco eran generales, estaban expulsados del Ejército”. Para el escritor, no existe “rigor histórico” porque el lenguaje utilizado “está intoxicado” y han construido la historia en función de los intereses y visión del vencedor.

Sólo se conoce una fosa en Arahal en el antiguo cementerio donde muchos serían fusilados, actualmente es un parque municipal. Otros fueron fusilados en un eucaliptal junto al puente del Arroyo Salado a 5 km desde Mairena en la carretera que va de Mairena del Alcor a la Autovía A-92. Allí se fusiló masivamente a gente de todos los pueblos del alrededor, que posteriormente fueron enterrados en el cementerio de Arahal. Los restos deben seguir allí. El Eucaliptar de la Sangre o la Fuente Molinilla podrían ser otra de las zonas donde se hallarán restos óseos de aquella matanza.

María y Valle Alcaide Martín tenían solo 5 años de edad: “Recuerdo cómo mi madre nos llevó al campo cuando empezaron a caer bombas para que estuviéramos a salvo”, recuerda María. Con la madre, Pastora Martín Sotillo se encontraban sus 11 hermanos. “Como no llevábamos comida, mi madre bajó a recoger algo a mi casa y en aquel momento la cogió la guardia para preguntarle por 2 de sus hijos, José y Manuel”. Pastora sabía que estaban en el frente republicano luchando como milicianos.

Les dijo a la guardia que no sabía dónde estaban y que si lo supiera tampoco se los diría”. Con 47 años, fue trasladada a la cárcel que habían improvisado cerca del ayuntamiento. Su vida estaba centrada en la crianza de sus hijos y nunca había participado en política. María y Valle, acompañaban a una de las hermanas mayores, Rafaela, a llevarle comida a la madre, “..hasta que un día un guardia dijo que no fuéramos más..”.

El 9 de agosto, Pastora fue fusilada en las tapias del cementerio de Paradas. La vida de las Alcaide cambió para siempre. El hambre, la tragedia, el destierro y el sufrimiento se apoderaron de esta familia. El padre, Joaquín murió poco tiempo después, sin poder soportar aquella situación y sin conocer el paradero de sus 2 hijos. A veces acompañaba a su hermana Carmelita con canastos de comida a sus hermanos prisioneros esclavos que trabajaban en la construcción del Canal de los Presos, cerca de Bellavista. José Alcaide saldría de la cárcel en 1944. Manuel murió fusilado, con apenas 20 años, en mayo de 1940.

Las Alcaide vivieron durante largos años el desprecio de las autoridades en el pueblo. María recuerda cuando no dejaban a ninguno de sus hermanos comer en los comedores sociales. “Sabían que éramos hijas de rojos y no nos dejaban entrar. Tampoco pudimos tener el subsidio de los niños que puso Franco porque teníamos que decir que mi madre había muerto y yo cómo iba a poner eso, si la habían matado”.

https://documentalismomemorialistayrepublicano.wordpress.com/2019/01/01/los-franquistas-masacraron-a-cientos-de-republicanos-en-arahal-sevilla-en-julio-de-1936/

Foto. Trabajos en la fosa de Pico Reja.

*Los trabajos de exhumación de la mayor fosa común del franquismo en Pico Reja, Sevilla, están arrojando mucha información sobre el pasado, el franquismo, que está de plena actualidad

https://www.eldiario.es/andalucia/sevilla/exhumacion-franquismo-Sevilla-primeros-represaliados_0_1031347204.html

Foto. Nicolasa Blas.

-Nicolasa Blas Santamaría (25-06-1945)

Natural de Madrid, hija de Francisco y Pascuala. Nicolasa fue encarcelada en las prisiones de Ventas, Saturrarán, Amorebieta y Málaga. Ingresó el 01-06-41 con 25 años de edad.
Vecina de Prosperidad. Sus juicios sumarísimos son los nºs: 5.980 y 61.078.
Falleció en prisión el 25 de junio de 1945 a consecuencia de un supuesto «shock post-operatorio»

(Jamás hubo tal operación. La familia supo que fueron las palizas recibidas ya que la propia Nicolasa se lo dijo antes de fallecer)

La autora Mercedes Núñez, en la página 21 de su libro Cárcel de Ventas, publicado en París, en la colección Ebro de Editions de la Librairie du Globe, en 1967, recoge el siguiente texto sobre ella:
«¡Muchacha, tú no tienes la menor idea de lo que es el fascismo! ¡Y qué les importa a ellos la legalidad! A la Nico, una de la tercera derecha, le dieron la libertad. ¡Valiente libertad! En la misma puerta la esperaban unos señoritos falangistas con un coche, se la llevaron a un local de Falange y allí la molieron a palos. ¡Siete energúmenos pegándole! Total: la Nico, que era fuerte como un roble, volvió en camilla, ciega. La vista le volvió poco a poco, aunque no del todo, pero jamás ha podido volver a enderezarse y a los veintiséis años, anda encorvada como una vieja. Además, de cuando en cuando le dan como ataques de locura y tienen que sujetarla, porque no conoce a sus compañeras y cree estar en el local de Falange. «¡Cobardes -les grita- que os ponéis a siete para pegar a una mujer!». Y como la Nico, tantas y tantas…»
.

Esquela de Nicolasa.

*Esquela de Nicolasa Blas Santamaría

Miliciana Socialista y republicana. No tuvieron necesidad de fusilarla. Murió en la cárcel de ventas el 25 de junio de 1945, a los 29 años, ciega y medio loca, reventada a palizas. Con ella, Paco, Chon, Bonifacio, Guillermo, Juan y Ángel sufrieron cárcel, enfermedades y penalidades por defender la legalidad republicana y la Constitución Española. Con ella, Paca, Amparo, Rufa, Consuelo, Ricardo, Boni, Manola, Concha, Isabel, Antonio, Juan, Chelo y Pascuala sufrieron dolor, injusticias, soledad y hambre, mucha hambre. Yo, Isabel Blas, los tendré siempre en mi memoria, como un ejemplo de dignidad, honestidad, valentía y bondad.

https://quieneseran.blogspot.com/2009/01/nicolasa-blas-santamara-25-05-1945.html?m=1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.