Reflexiones de Alex, de Resistencia Films, tras la absolución en la A.N., ‘es como un “perdón” después de pisarte la mano’

Logo “Resistencia Films”.

Resistencia Films, Absuelta

He recibido la noticia de mi ABSOLUCIÓN del juicio al que me enfrenté por hacer videos para mi canal de Youtube “Resistencia Films”. Aún quedaría por ver si la fiscalía decide recurrir la sentencia, pero no es el tema a tratar ahora mismo… Antes de nada agradecer a todos aquellos que os hacéis eco de las injusticias que vivimos y lucháis por acabar con ellas.

La absolución ha sido una gran noticia, que me ha quitado un gran peso que llevo cargando más de un año desde que fui llamado a declarar por la Audiencia Nazional. Con esto quiero decir, que es como un “perdón” después de pisarte la mano, como dije en el juicio el simple hecho de haber tenido que acudir ante la Audiencia Nazional ha defenderme por hacer videos, es prueba de que en este país no existen libertades. La absolución no es muestra de democracia, porque en una democracia esta absolución nunca hubiera existido, porque nunca se me hubiera abierto un proceso judicial contra mí por denunciar con mis vídeos las injusticias que veo y vivo.

Como dice el refrán popular “dios aprieta, pero no ahoga”, la represión es un arma delicada en ciertas proporciones puede ser muy efectiva para inocular el miedo en la población, pero un uso desmedido de está puede generar el efecto contrario, la perdida de todo miedo y la toma de conciencia de la necesidad de luchar para frenar la represión. De esto es consciente el Estado y obra en consecuencia, los continuos ataques represivos a la libertad de expresión están despertando cada día a más personas, esfumándose esa ilusión democrática bajo la que se escondió el fascismo en la conocida como transición. Por otro lado, encontramos una unión europea que aún quiere conservar esa careta democrática y que no para de tirar de las orejas a esa España que no deja de quitársela para reprimir con toda su violencia cualquier atisbo de disidencia.

Foto. Alex García.

Esto nos lleva al acuerdo de sala que me ofreció la fiscalía antes del juicio, una condena de 6 meses y una multa, en vez de los 2 años y 1 día de prisión que iba a pedir. Como ya comenté después del juicio, lo que el Estado pretendía con este acuerdo es que yo les hiciera el trabajo sucio, que para no ensuciarse las manos condenándome a prisión por denunciar sus injusticias fuera yo mismo el que se impusiera esa condena por el miedo a entrar en prisión.

Lo que me lleva al último punto que quería comentar, para mí su absolución vale lo mismo que su condena, no reconozco legitimidad a un tribunal fascista como la Audiencia Nazional para juzgarme. Hubiese sido cual hubiese sido la sentencia del tribunal, seguiría denunciando sus injusticias y dando voz a todas aquellas personas que pretenden silenciar.

Para terminar decir, que he sido absuelto pero que muchas personas siguen condenadas a cadena perpetua en prisión por luchar contra sus injusticias, que muchas personas aún siguen pendiente de juicio y que otras están a un paso de entrar a prisión…

No nos confiemos, ni relajemos… porque aunque relajen la mano, volverán apretar. Desde luego nunca nos van a liberar, hasta que seamos nosotros los que nos liberemos, para ello tendremos que romper con el fascismo y conquistar la AMNISTÍA TOTAL.

¡Seguimos luchando!

Alex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.