De una víctima del robo de su hija en 1987 a Margarita Robles, cuando era jueza Decana del Tribunal Tutelar de Menores.

Fotos. Margarita Robles y Clara Alfonsa.

De una víctima del robo de su hija en 1987

Carta a Margarita Robles:

Señora Robles: desgraciadamente, usted y yo tenemos algo que nos une. Usted, como jueza Decana del Tribunal Tutelar de Menores en Barcelona en 1987, y yo como una niña tutelada por desamparo en aquella época. (Usted tenía la obligación de proteger el bien del menor: el mío y el de mi futura hija ya que cuando usted firmó mi tutela yo estaba embarazada).

Mire, señora Robles, solo quiero que responda a mis preguntas y colabore en esclarecer el robo de mi hija, aunque solo sea por humanidad. Usted, que se da golpes de pecho juzgando públicamente la corrupción, usted, gran defensora de la constitución…

Señora Robles ¿Cuándo va a empezar a defender mis derechos?. Sé que algunos medios de comunicación se han puesto en contacto con usted para que responda sobre mi causa y su respuesta es siempre la misma: Silencio.

Yo seguiré insistiendo, señora Robles, quizá para usted yo sea miseria humana, pero no, soy una ciudadana con todos sus derechos, igual que los suyos, señora Robles.

Señora Robles: me robaron a mi hija, y usted no puede hacer oídos sordos ante esta situación. No la estoy juzgando (no soy juez), le estoy pidiendo que colabore con la verdad y reconozca que lo que hicieron conmigo fue lo peor que se le puede hacer a un ser humano, a una mujer y a una madre.

Mire señora Robles, de lo que no hay duda es que yo estaba tutelada en un centro de protección, la administración sabía dónde estaba y no hizo nada, lo que supone una dejación absoluta de los deberes a los que estaba obligada como guardadora de mi persona.

Le recuerdo que la situación de guarda administrativa finaliza cuando un menor cumple la mayoría de edad. Mire Vd, ante las injusticias cometidas sobre un menor, deben responder Padres, Tutores, Acogedores y Guardadores legales o de hecho, pero le recuerdo que no ha de seguirse de forma literal ese orden, sino que respondería el que en ese momento concreto tenga a los menores bajo su guarda, ya que la adopción de la tutela o la guardia administrativa implican la privación de la guarda y custodia que sobre los menores pudiese corresponder a sus padres o familiares.

Yo jamás di ni consentí la adopción de mi hija, me engañaron con su falsa muerte. Me engañaron hasta tal punto que me dijeron que había tenido un varón, no una niña.

Responda a mis preguntas como responsable de mi tutela, por favor.

¿Quién permitió la adopción de mi hija?

¿Quién era Cristina Rimbau (la mujer que adoptó a mi hija ilegalmente) para poder llevarse a mi hija de hospital a las pocas horas de nacer sin ningún derecho a ello?

¿Dónde está el informe de los responsables técnicos, de fiscalía de menores, del tribunal de menores, donde ponga que yo su madre biológica no era apta para el cuidado de su hija, y se procede a la retirada de su tutela y puesta en adopción? ¿DONDE?

¿Dónde estaban los servicios sociales cuando yo di a luz a mi hija?

¿Quién consintió que Cristina Rimbau inscribiera a mi hija con sus apellidos en el registro civil?

¿Quién era Teresa Cervello Nadal para hacer lo que hizo?

¿Qué responsables de la administración decidió que mi hija tenía que nacer en la clínica Dexeus?

¿Por qué a los 21 días de dar a luz usted me retira el desamparo y me deja en la calle con tan solo 15 años?

¿Por qué me trataron como miseria humana? ¿POR QUÉ?

¿Por qué no me dieron la oportunidad de demostrar que hubiera sido una gran madre? ¿POR QUÉ?

¿Porque tenía 14 años? ¿Porque era pobre y vulnerable?. ¿No se pararon a pensar en que tenía derecho después de todo lo pasado en mi infancia a ser feliz junto a mi hija?

Inhumano lo que hicieron conmigo, señora Robles.

¿Usted sabe lo que para una mujer significa ser madre?

Yo SI, y le puedo asegurar que es lo más sagrado, y no hay peor delito que le roben un hijo a una madre, ese dolor no prescribe, y yo jamás aceptaré como madre y mujer que estando tutelada me arrebataran lo más sagrado y que usted no haga nada.

¿Vd. no cree que estoy en mi derecho?

Señora Robles: vaya a declarar al juzgado nº22 de Barcelona voluntariamente y colabore en esclarecer el robo de mi hija, como responsable en esos momentos de mi tutela, diga si lo que hicieron conmigo es justo o no.

Usted tenía mi tutela en ese momento, usted tiene que poner fin a todo esto, usted no puede consentir ni permitir que estas personas ajenas al Tribunal Tutelar de Menores hiciesen lo que hicieron conmigo, de MUJER a MUJER, haga que me devuelvan mi honor y mi dignidad.

El tráfico de vidas humanas no se puede permitir ni consentir, juzgue públicamente estos hechos, en ocasiones el silencio hace cómplice de la injusticia. No me juzguen por querer crear alarma social, júzguenme por no cesar en mi lucha por la verdad y por que se haga justicia, les aseguro que lucharé hasta el final.

Clara Alfonsa Reinoso.

http://www.tenemoslapalabra.com/opinion/1720-carta-a-margarita-robles-fernandez

Un comentario sobre “De una víctima del robo de su hija en 1987 a Margarita Robles, cuando era jueza Decana del Tribunal Tutelar de Menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *