Opiniones sobre cómo está la cosa: La rabia obrera / no son suicidios son asesinatos / “Hogar”, de Warsan Shire, poeta Somalí / ¡Amnistía total!…

Dibujo: Puño cerrado y alzado, pero encadenado.

Muro de solidaridad y denuncia:

OPINIONES SOBRE CÓMO ESTÁ LA COSA…

(recogido de las redes)

-Texto escrito desde la rabia y el sentimiento de clase en el que se explica la situación de mucha de la clase obrera de este Estado.

En la anterior fábrica en la que trabajaba, trabajabas 12h obligadas, sin opción a negarte, bueno sí, pero entonces sabías que ese día acabas en la cola del paro.

Además, el ritmo de trabajo era brutal, y cuando digo brutal, digo LLORAR por el estrés y esfuerzo físico, digo a desmayarse por el gran calor que hacía y cómo los encargados y jefes te insultaban directamente.

Ayer empecé a trabajar en otra fábrica, donde una compañera me comentaba que «en verano nos obligan a trabajar 13 días seguidos, 12 horas diarias».

Además, a los nuevos que pasen piezas malas, aunque sea solo una, les obligan a ir al día siguiente 2 horas antes para revisar todos los palés, y sí, sin cobrar esas dos horas.

Además de estar controlados por cámaras de vigilancia, estamos a una temperatura de 42/45 grados, sin ventiladores porque «si se enfrían las máquinas más piezas no salen bien» y obligados a currar con pantalones LARGOS vaqueros.

Porque sí, al empresario le importa una basura tu miserable vida, y si eres de ETT como es mi caso, te puede caer una viga y nadie tendría la culpa.

Hablo de las fábricas porque es lo más reciente que he tocado, y lamentablemente las fábricas son campos de concentración de obreros, donde bajo amenazas, insultos y coacciones los mantienen a todos calladitos.

Por suerte solo me han contratado hasta agosto así que no tendré que aguantar mucho, y lamentablemente los pobres no tenemos más opción que pillar la primera mierda que nos ofrecen.

Y este es el gran problema, en España se explota a la gente. En España no hay trabajo digno, en España hay pequeños campos de concentración donde se explota a la gente por migajas de pan.

A veces me gustaría ir al médico, que me diagnosticasen cáncer terminal y me dieran 2 meses de vida. Porque iba hacer una limpieza guapa de cojones”.

Tweet sobre el suicidio en Cornellá. por desahucio.

 

-Nos informan en las redes lo que no en televisión…

«El piso en que vivía el hombre que se suicidó en Cornellá porque iba a ser desahuciado, es propiedad de Blackstone, un fondo buitre que compra inmuebles con deudas para sacar beneficio tras expulsar a los inquilinos. No es suicidio, es asesinato.

Leo esta otra información, la que lleva a las denuncias de los porqués. Centenares de miles de pisos vacíos o en especulación, y la gente del pueblo se suicida por no poder hacer frente a quedarse sin nada en la vida. Sin empleo, sin casa, sin el sustento mínimo para simplemente poder sobrevivir. Entre otros varios con nombre y apellido, los culpables en este caso, los fondos buitres, esos asesinos anónimos que luego hablan de democracia y estado de derecho. ¿Esta no es la peor de las violencias acaso?. La siempre ejercida por el capitalismo, sus manos militares, social-manipulativas y económicas”.

Foto. Migrante ahogado en el mar.

 

-Poesía “Hogar”, de Warsan Shire, poeta Somalí.

Nadie abandona su hogar, a menos que su hogar sea la boca de un tiburón. Solo corres hacia la frontera cuando ves que toda la ciudad también lo hace. Tus vecinos corriendo más deprisa que tú. Con aliento de sangre en sus gargantas.
El niño con el que fuiste a la escuela, que te besó hasta el vértigo detrás de la fábrica, sostiene un arma más grande que su cuerpo.

Solo abandonas tu hogar
Cuando tu hogar no te permite quedarte.
Nadie deja su hogar
A menos que su hogar le persiga,
Fuego bajo los pies,
Sangre hirviendo en el vientre.
Jamás pensaste en hacer algo así,
Hasta que sentiste el hierro ardiente
Amenazar tu cuello.

Pero incluso entonces cargaste con el himno bajo tu aliento,
Rompiste tu pasaporte en los lavabos del aeropuerto,
Sollozando mientras cada pedazo de papel te hacía ver
Que jamás volverías.

Tienes que entender que nadie sube a sus hijos a una patera, A menos que el agua sea más segura que la tierra. Nadie abrasa las palmas de sus manos bajo los trenes, bajo los vagones, Nadie pasa días y noches enteras en el estómago de un camión, Alimentándose de hojas de periódico, a menos que Los kilómetros recorridos signifiquen algo más que un simple viaje.

Nadie se arrastra bajo las verjas, nadie quiere recibir los golpes ni dar lástima.
Nadie escoge los campos de refugiados
O el dolor de que revisten tu cuerpo desnudo.
Nadie elige la prisión, pero la prisión es más segura que una ciudad en llamas, Y un carcelero en la noche es preferible
A un camión cargado de hombres con el aspecto de tu padre.

Nadie podría soportarlo, nadie tendría las agallas,
nadie tendría la piel suficientemente dura.
Los: “váyanse a casa, negros”, “refugiados”, “sucios inmigrantes”, “buscadores de asilo”, “quieren robarnos lo que es nuestro”, “negros pedigüeños”, “huelen raro”, “salvajes”, “destrozaron su país y ahora quieren destrozar el nuestro”.
¿Cómo puedes soportar las palabras, las miradas sucias?

Quizás puedas, porque estos golpes son más suaves
Que el dolor de un miembro arrancado.
Quizás puedas porque estas palabras son más delicadas
Que catorce hombres entre tus piernas.
Quizás porque los insultos son más fáciles de tragar que el escombro,
Que los huesos, que tu cuerpo de niña despedazado.

Quiero irme a casa, pero mi casa es la boca de un tiburón.
Mi casa es un barril de pólvora, y nadie dejaría su casa a menos que su casa le persiguiera hasta la costa, a menos que tu casa te dijera que aprietes el paso, que dejes atrás tus ropas, que te arrastres por el desierto, que navegues por los océanos,

Naufraga, sálvate, pasa hambre, suplica, olvida el orgullo,
tu vida es más importante”.
Nadie deja su hogar hasta que su hogar se convierta en una voz sudorosa en tu oído diciendo:
‘Vete, corre lejos de mí ahora.
No sé en qué me he convertido, pero sé que cualquier lugar es más seguro que éste’.

Cartel. «Amnistía total». Y 6 banderas populares (A, ikurriña, galega, senyera, Popular, comunista)

Opinión de lectores:

-Me da la impresión de que focalizamos nuestra solidaridad dependiendo de la actualidad del caso concreto. Ahora los refugiados que van a venir a Valencia. Antes Alfon. Nuevamente, ahora, Altsasu. De vez en cuando desahuciados, pero no nos damos cuenta de que todo está conectado y provocado por el mismo sistema, y que en lugar de focalizar (y por lo tanto dispersar) nuestra solidaridad, y también nuestra lógica y justificada rabia, debemos de centrarla en el origen matriz de todas esas situaciones, de todas esas dolorosas consecuencias: el sistema. Lo que pasa es que es más fácil centrarse en pegar un parche que no aprender a operar para extirpar el mal de raíz, aunque solo pueda ser esta la solución que evite futuros parches. ¡Amnistía total y ahora! ¡El capitalismo no se reforma, se destruye!

Un solidario, Euskal Herria

Cartel marcha a La Camocha. Hoy en Asturies.

Convocatorias:

DESAHUCIOS EN LA CAMOCHA UN DRAMA SOCIAL INTOLERABLE

La nefasta gestión de Mina La Camocha (Asturies) llevó al banquillo de los acusados a los gestores de la extinta explotación minera y las deudas que generaron recaen sobre 37 familias que llevan décadas residiendo en viviendas incluidas ahora como activos de la mina por los administradores judiciales para liquidar deudas con los acreedores. Quienes violentaron esta injusta ley no son los residentes en esas viviendas y por tanto resulta intolerable que la aplicación de la misma sirva para dejar en la calle a personas con modestos recursos que no van a poder acceder a otra vivienda. Es una injusticia social que no podemos consentir ACUDE Y PARTICIPA.

23 Junio. 11.30h. Marcha contra los desahucios de Mina La Camocha.

Asociación afectados vecinos de La Camocha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.