Miguel Hernández: “Hay que ascender las artes hacia donde ordena la guerra”. El rayo que no cesa.

Miguel Hernández recitando sus poemas en el frente.

Pluma Pincel Palabra Al servicio de la cultura popular. 1931-1939

Agenda

El rayo que no cesa

Miguel Hernández

Nuestra Bandera, nº 118

noviembre 1937

«HAY QUE ASCENDER LAS ARTES HACIA DONDE ORDENA LA GUERRA.

A los hombres españoles que irremediablemente dedican su vida a la vida del arte se les ofrece una tremenda, inagotable y dura cantera de donde extraer el mármol definitivo para su obra; la de esta guerra, la de esta vida que vivimos tan al desnudo en sus pasiones, en sus sentimientos.

La guerra, el gran acontecimiento, ya lo he dicho, desnuda tanto al hombre que se le ve transparente en sus menores movimiento y rasgos. Ninguna materia perpetua para el hombre que hace arte como la de una Humanidad en plena conmoción, emoción, revolución en todos sus valores morales y materiales.

Los hombres de la pintura, la escultura, la poesía, las artes en general, se ven hoy en España impelidos hacia la realización de una obra profundamente humana que no han comenzado a hacer todavía. Yo veo a los pintores, los escultores, los poetas de España empeñados en una labor de fáciles resoluciones, sin el reflejo mejor de los problemas que la situación de este tiempo ha planteado. Advierto a estos hombres, artistas de relumbrón, excéntricos de la pintura, escultura, poesía, arte en general. Veo que los pintores temen la pintura, la rehuyen y se entregan a juegos ya en desuso del cubismo y sus provocadores. A los escultores, a los poetas les sucede lo mismo: les falta la consistencia espiritual, formalidad que decimos. Veo que los hombres de España, con ambiciones creadoras, cierran los ojos y el corazón a la latente realidad que los rodea y les acosa, vestidos de un egoísmo de barro sucio, impenetrable por una voluntad mezquina de serlo.

En medio de esta realidad han aparecido libros, revistas, obras de arte que demuestran lo ajenos que se encuentran sus autores a ella.

Pero mi confianza en el porvenir de España me hace tenerla en quienes han de dar cauce bueno en ese porvenir, y espero que las artes empiecen a ascender hacia donde el pueblo español ordena victorioso y conmovido.»

Cartel. “La juventud en armas defiende la cultura”.

Aunque el otoño

de la historia

cubra vuestras

tumbas con el

aparente polvo

del olvido, jamás

renunciaremos ni

al más viejo de

nuestros sueños.

Miguel Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *