Escritos imprescindibles de Roque Dalton.

Frase sobre la propiedad privada, y silueta de Roque Dalton.

Los imprescindibles

Agenda

Roque Dalton

Reparto de cosa ajena en el mercado de los ladrones

Nos han dicho que el Poder Ejecutivo

es el Primer Poder

y que ese Poder Legislativo que se reparten

un grupo de sinvergüenzas

fraccionado en “Gobierno” y “Oposición”

es el Segundo Poder

y que la prostituida (pero siempre Honorable)

Corte Suprema de Justicia

es el Tercer Poder.

La prensa y la radio y la TV de los ricos

se autonombran el Cuarto Poder

y desde luego marchan

tomadas de la mano con los primeros tres poderes.

Ahora nos salen con que la juventud nuevaolera

es el Quinto Poder.

Y nos aseguran que por sobre todas las cosas

y todos los poderes

está el Gran Poder de Dios.

Ya están todos los poderes repartidos

-nos dicen a manera de conclusión-

no hay ya poder para nadie más

y si alguien opina lo contrario

para eso está el Ejército y la Guardia Nacional”.

Moralejas:

1) El capitalismo es un gran mercado de poderes

donde sólo comercian los ladrones

y es mortal hablar del verdadero dueño

del único poder: el pueblo.

2) Para que el verdadero dueño del Poder

tenga en sus manos lo que le pertenece

no deberá tan sólo echar

a los ladrones del Templo Comercial

porque se reorganizarían en los alrededores:

por el contrario, deberá derribar

el mercado sobre las cabezas de los mercaderes.

De: Desenterrando poemas

Sobre dolores de cabeza

Es bello ser comunista,

aunque cause muchos dolores de cabeza.

Y es que el dolor de cabeza de los comunistas

se supone histórico, es decir

que no cede ante las tabletas analgésicas

sino sólo ante la realización del Paraíso en la tierra.

Así es la cosa.

Bajo el capitalismo nos duele la cabeza

y nos arrancan la cabeza.

En la lucha por la Revolución

la cabeza es una bomba de retardo.

En la construcción socialista

planificamos el dolor de cabeza

lo cual no lo hace escasear,

sino todo lo contrario.

El comunismo será, entre otras cosas,

una aspirina del tamaño del sol.

De: Taberna y otros lugares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *