Descarga del libro «Reparto de tierras», de César Arconada. Los extremeños pobres mandan a los chicos a la escuela para que coman letras y no pan…

Portada de «Reparto de tierras», de César Arconada.

Recomendando lecturas:

Reparto de tierras

de Cesar MUÑOZ ARCONADA

Los lunes son días que pasan sobre las escuelas como mañanas de niebla baja. Los niños, que son corzos y no larvas de hombre, sienten en los lunes toda la infinita nostalgia del domingo libre, suyo, de la mañana a la noche como el de las perdices rastrojeras. En los lunes la escuela es más odiosa y las horas tan largas como lecciones difíciles. El maestro es un ogro de cuento. Los libros aburren. Huele a humedad de ratonera. Y sobre todo, angustia pensar que sólo hay domingos de seis en seis días, mientras para los animales y para algunas personas todo el año es un domingo de jubileo y de libertad. Este horror al lunes de las escuelas no se siente aquí donde debiera sentirse más: en el campo. En Robledillo del Tiétar, la escuela no es esa cárcel de todos los días que obliga a los niños, al maestro, a las madres y a las criadas a sujetarse a un horario y vivir pendientes de él como se vive pendiente de una obligación. En Robledillo la escuela es como un gallinero, abierto todo el día, y donde las gallinas entran y salen a su capricho. Aquí casi, toda la gente es pobre, y por lo tanto, los niños están sujetos a la pobreza y no a la sabiduría. Cuando en alguna dehesa se puede ganar algo, allá van los niños detrás de los padres. En la escuela queda don Pantaleón adormecido, entornando sus ojos medio ciegos. Los libros y los abecedarios esperan, o dan lecciones a las arañas. Cuando los niños pobres van a la escuela es señal de que no hay trabajo. Los pobres mandan a los chicos a la escuela para que coman letras y no pan…

PRÓLOGO
Alabemos a Dios, que ha ‘hecho rica a Extremadura’

PRIMERA PARTE
1. Un pueblo pobre en una tierra rica
II. Cómo se entierra un tesoro
III. El pan se gana en la lucha
IV. Guadalupe. Para vivir hay que pisar tierra firme
V. Trabajadores de la tierra, ¿dónde está vuestra tierra?
VI. Paisaje de otoño entre los encinares
VII. Reparto de tierras, al amanecer

INTERMEDIO EN EL OTRO CONFIN
I. Los señores feudales toman café con leche
II. ¿Qué es el marxismo?
III. Parece que se vuelve a la normalidad

SEGUNDA PARTE
I. La primera boda por lo civil
II. Los trigos crecen, ¿pero para quién serán?
III. En el verano el paludismo se une a la miseria
IV. ¡Estalla una bomba!
V. Esta es la tierra que os dan: dos metros en una celda

EPILOGO
Extremadura es rica… pero para los ricos

Descarga del libro:

https://drive.google.com/file/d/15A3sdwZcCOdT-Rl8Yi0KwOd0wzJyvNDC/view?usp=sharing

Biografía de Cesar Arconada:

http://www.presos.org.es/index.php/2018/02/18/cesar-arconada-al-servicio-de-la-cultura-popular/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.