«¡Y dale con tu necia fórmula! -gritó el estudiante. …Dos clases nada más -prosiguió tozudo el soldado-. Y el que no está con una clase, está con la otra…» John Reed, ‘Diez días que estremecieron el mundo’.

Portada del libro de John Reed.

Alientos de lucha

Agenda

Diez días que estremecieron al mundo

John Reed

(EEUU 1887 – Moscú 1920)

“Nos encaminamos a la ciudad. A la salida de la estación había dos soldados armados de fusiles con la bayoneta calada. Los rodeaba un centenar de comerciantes, funcionarios y estudiantes, que los atacaban con apasionados argumentos e imprecaciones. Los soldados se sentían molestos, como niños castigados injustamente.

Dirigía el ataque un joven alto de uniforme estudiantil y expresión muy altanera.

-Creo que está claro que vosotros -decía insolente- que, al levantar las armas contra vuestros hermanos, os convertís en instrumento en manos de bandidos y traidores.

-No, hermano -responde seriamente el soldado-, vosotros no comprendéis. En el mundo hay dos clases: proletariado y burguesía. ¿No es eso? Nosotros…

-¡Me sé yo esas estúpidas charlatanerías! -le interrumpió con rudeza el estudiante-. Los mujiks ignorantes como tú os habéis hartado de consignas, pero no sabéis ni quien lo dice ni lo que eso significa.

-¡Repites como un papagayo!… -La gente se echó a reír…

-¡Yo mismo soy marxista! Te digo que eso, por lo que vosotros peleáis, no es socialismo. ¡Eso no es más que anarquía al servicio de los alemanes!

-Bueno, sí, comprendo -respondía el soldado. A su frente asomaba el sudor-. Usted, por lo visto, es un hombre instruido y yo soy muy simple. Pero me figuro que…

-¿Crees en serio -le interrumpió con desprecio el estudiante- que Lenin es un amigo verdadero del proletariado?

-Sí que lo creo -respondió el soldado, que estaba pasando un gran apuro.

-Bien, amigo. ¿Pero sabes tú que a Lenin lo mandaron de Alemania en un vagón precintado?

-¿Sabes que a Lenin le pagan los alemanes?

-Bueno, eso yo no lo sé -respondió terco el soldado-. Pero a mí me parece que Lenin dice lo que yo quisiera escuchar. Y toda la gente del pueblo dice lo mismo. Porque hay dos clases: burguesía y proletariado…

-¡Imbécil! ¡Yo, hermano, me pasé dos años en Schlüsselhurg por actividades revolucionarias cuando tú todavía disparabas contra los revolucionarios y cantabas el Dios salve al Zar! Me llamo Vasili Gueórguievich Panin. ¿No has oído nunca hablar de mí?.

-Nunca, y perdone… -respondió humilde el soldado-. Yo no soy hombre de muchas luces. Y usted debe ser un gran héroe…

-Así es -dijo el estudiante en tono convincente-. Y me opongo a los bolcheviques porque están destruyendo Rusia y nuestra libre revolución. ¿Qué dices ahora?

El soldado se rascó la nuca. -¡No puedo decir nada! -el esfuerzo mental contraía el rostro-. Para mí la cosa está clara, pero no tengo instrucción. Parece que es así: hay dos clases, el proletariado y la burguesía…

-¡Y dale con tu necia fórmula! -gritó el estudiante.

-… dos clases nada más -prosiguió tozudo el soldado-. Y el que no está con una clase, está con la otra…”

Foto. John Reed.

Sobre el autor:

Ejemplo de periodista combativo y revolucionario. Comenzó su actividad profesional dando a conocer la situación y los conflictos obreros que sacudían los EEUU. Posteriormente fue corresponsal en México y cabalgó junto a los ejércitos de Pancho Villa; de esa experiencia nació su obra México insurgente; durante la Iª GM estuvo en los frentes de guerra

denunciando a los imperialistas. En 1917 viajó a Rusia, donde escribió su obra más destacada: Diez días que estremecieron al mundo. A su vuelta a EEUU participó en la fundación del Partido Comunista Obrero de EEUU. En 1919 volvió a la URSS para participar en el II Congreso de la Internacional Comunista como delegado norteamericano. Allí murió y fue enterrado en las murallas del Kremlin, como un héroe de la Revolución de Octubre.

Descarga del libro:

–http://www.presos.org.es/index.php/2021/02/18/otra-lectura-imprescindible-diez-dias-que-estremecieron-el-mundo-impresionante-obra-de-john-reed-sobre-la-revolucion-bolquevique-descarga/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.