Sangrienta Transición y guerra sucia. 44 muertos en 1980. (6 de 9).

Sobre dibujo revolucionaria muerta «Sangrienta Transición. 1980»

La transición sangrienta en 9 capítulos

(6 de 9)

-1980

*9 DE ENERO. LOIU (VIZCAYA)

Ana Teresa Berroeta Álvarez (19 años). Su cuerpo aparece semidesnudo, con decenas de puñaladas en cara, cuello y tórax, y signos evidentes de violación. La acción criminal es reivindicada una vez más por el Batallón Vasco Español, protagonista de la guerra sucia del Estado contra la izquierda abertzale.

*14 de enero, muere en Valencia en el hospital, por las torturas infringidas por la policía, la militante de los GRAPO Josefa Jiménez Zamora, de 27 años de edad. Había sido herida grave el 20 de noviembre de 1979, siendo torturada hasta su fallecimiento.

*15 DE ENERO. LEZO (GUIPÚZCOA)

Carlos Saldise Korta (33 años). Simpatizante de Herri Batasuna, miembro activo de las Gestoras Pro-Amnistía. Fue tiroteado en la puerta de su domicilio. El atentado fue reivindicado por una de las bandas parapoliciales que actuaban impunemente en Euskadi, denominada Grupos Armados Españoles (GAE).

*20 DE ENERO. ALONSÓTEGI (VIZCAYA)

Liborio Arana Gómez (54 años), Manuel Santacoloma Velasco (57 años), María Paz Armiño (38 años) y Pacífico Fika Zuloaga (39 años). Todavía Alonsótegui formaba parte del municipio de Barakaldo, cuyo alcalde era miembro del PNV. Activa militante de ese partido era la dueña del bar Aldana. Allí habían quedado un grupo de amigos para celebrar el éxito en la organización de la Cabalgata de Reyes. Dentro del bar había unas 15 personas. En la puerta, alguien había dejado una caja de cartón. Al moverla Liborio Arana, se produjo una enorme explosión: 6 kilos de Goma-2, destinados a provocar una masacre. Liborio quedó completamente destrozado y sus restos esparcidos a varios metros; Manuel, María Paz y Pacífico murieron. El techo se derrumbó, el segundo piso entero se desplomó, los tanques de gas del bar explotaron, el edificio hubo de ser derribado por completo.

Al día siguiente, una llamada a Diario Vasco reivindicaba el criminal atentado en nombre de los GAE, señalando que luchaba por la unidad de España respondiendo a los «focos de violencia» en el País Vasco, y concluyendo con la amenaza de volver a atentar en «una población conflictiva de Guipúzcoa».

El oficial de policía al frente de la investigación fue precisamente el subcomisario José Amedo, jefe del Servicio de Información de la Policía en Euskadi. (No es necesario recordar su participación en crímenes de terrorismo de Estado en nombre del GAL.) El juzgado número 4 de Bilbao archivó rápidamente la causa por el atentado. Según el abogado Txema Montero se pusieron en conocimiento de las autoridades pistas fiables que señalaban a dos policías de la misma comisaría de Barakaldo como presuntos responsables. El hijo de Liborio Arana afirma, haciéndose eco de la opinión generalizada en el pueblo: “Yo estoy seguro de que fue la Policía. Lo tengo clarísimo. Sin ninguna duda”. Declaraciones más recientes del mismo Amedo lo ratifican: “Después de las primeras informaciones que yo había aportado, fue el entonces jefe superior de Policía, Santos Anechina, quien me ordenó que paralizase las investigaciones. Desde Madrid le habían sugerido que no se diese más publicidad a aquello”.

*1 de febrero, en Ipazter, mueren a manos de la Guardia Civil los militantes de ETA Gregorio Olabarria Bengoa, de 22 años de edad y Xabier Gorritxategi Agote, de 26.

*1 de febrero: Yolanda González fue brutalmente asesinada el 1 de febrero de 1980 por lo que se denominaba la “extrema derecha” que estaba llena de conexiones (que nunca se quiso aclarar) con las fuerzas policiales.

*2 de febrero, en Eibar, Jesús María Zubikarai Badiola, simpatizante de Euskadiko Ezkerra, es asesinado a tiros en un atentado reivindicado por el BVE

*10 de febrero, en Vallecas, sería asesinado Vicente Cuervo Calvo, que como tant@s vecin@s de todo Madrid había acudido a manifestarse contra el acto fascista del sindicato afín a Fuerza Nueva que pretendía celebrarse en medio del corazón rojo del barrio, en el cine Paris, el acto al final no se celebró, la policía cargo contra los antifascistas que acordonaban la zona y dio protección a los fascistas, que además como era típico en la época hicieron uso de sus armas de fuego y de todo tipo de violencia, una bala disparada por los fascistas le barrió por dentro. Nunca hubo procesados…

*15 DE abril. MADRID

Jorge Caballero Sánchez. 21 años. A la salida de un cine en la Gran Vía madrileña, es apaleado y apuñalado por un grupo de militantes de Fuerza Nueva por llevar un estampado anarquista en la camiseta. Los detenidos son procesados, al cabo de 8 años, sólo por “desórdenes públicos” y condenados a ridículas multas.

*18 DE ABRIL. HERNANI (GIPUZKOA)

Felipe Sagarna Ormazábal. 42 años. Zapatero. Simpatizante de Herri Batasuna. Muerto a consecuencia de dos disparos en la cabeza, que efectuaron casi a bocajarro varios “incontrolados” del Batallón Vasco-Español.

*28 de abril, en Rentería, un policía mata al militante de ETA Francisco Javier Aranzeta Egizabal “Lepo”, de 36 años de edad.

*1 DE MAYO. MADRID

Arturo Pajuelo Rubio. 33 años. Fundador de la Asociación de Vecinos Guetaria, miembro activo de la Coordinadora de Barrios de la Zona Sur de Madrid y líder vecinal del barrio de Orcasitas, participa en la manifestación del 1º de Mayo convocada por CCOO y UGT. Grupos de fascistas han seguido el recorrido de ésta, con una pasividad absoluta por parte de la policía, que, por el contrario, se ocupa de reprimir a golpes la manifestación alternativa convocada por CNT. Arturo Pajuelo vuelve a casa junto a unos amigos, cuando un grupo se abalanza sobre ellos, alguien sujeta a Arturo por la espalda mientras otro le clava una bayoneta nueve veces en hígado y pulmones. Cae muerto allí mismo. Sus amigos Carlos y Joaquín reciben varias puñaladas que les causan heridas graves, pero consiguen sobrevivir. Los asesinos se van andando.

Testigos de la agresión y los propios agredidos identifican como autor del crimen al falangista Daniel Fernández de Landa y Roca. La instrucción se prolonga intencionadamente y, llegado el proceso, el asesino ha huido y está en paradero desconocido.

*6 DE MAYO. MADRID

Juan Carlos García. 20 años. A los gritos de “¡Viva Cristo Rey!” y “¡Os vamos a matar!”, un grupo de fascistas irrumpe en el bar San Bao y golpea con cadenas y palos de béisbol a los jóvenes allí reunidos. Suenan cuatro disparos. Dos de ellos alcanzan por la espalda a Juan Carlos y lo matan. Las otras dos balan van a parar a Ramón Carlos Bornal (19 años) y Vicente Seoane (20 años). Los autores materiales del asesinato son identificados: Iñigo Guinea Pérez y el antes citado Daniel Fernández de Landa. También ahora, el juicio se demora y, cuando llega, ambos están huidos. Los otros procesados ven rebajada su pena a 2 años. El juez Hijas Palacios argumenta: “No existe alevosía en la muerte de Juan Carlos García a pesar de haber recibido el disparo por la espalda. No fue un ataque traidor, porque el condenado entró en el bar gritando ‘salid si tenéis cojones’ y el que avisa no es traidor”. Textual.

*8 DE MAYO. SAN SEBASTIÁN (GUIPÚZCOA)

María José Bravo del Barrio. 16 años. Asesinada la tarde del 8 de mayo de 1980 en el barrio de Loyola de San Sebastián. Acompañaba a su novio, Javier Rueda. Un grupo de jóvenes fascistas les asaltó en el camino. A Javier Rueda le golpearon con un bate de béisbol y le dejaron sin sentido, con una fractura en el cráneo y hundimiento del parietal derecho. El cadáver de María José Bravo apareció un día después. La habían secuestrado, violado y asesinado. El crimen fue reivindicado por el Batallón Vasco Español.

No hubo ninguna investigación del crimen, y sí un completo abandono institucional a la familia. Alberto Bravo, hermano de María José, denuncia que no pudieron ni recuperar la ropa de su hermana que se llevó la policía para la investigación: «El gobernador, Pedro de Arístegui, nos dijo que había desaparecido».

*11 de junio, en Ziburu (Euskal Herria Norte) el BVE secuestró e hizo desaparecer hasta fecha de hoy al militante de los CAA José Miguel Etxeberria Álvarez “Naparra”, de 22 años de edad.

*30 DE JUNIO. HARO (RIOJA)

Manuel Luciano Pérez. Vecino de Labastida (Álava). Se encontraba con su hermano y varios amigos en la discoteca La Masía de Haro. Un guardia civil de paisano le mata de un tiro en el corazón. Según el Gobierno Militar de Logroño “se produjo un forcejeo y se disparó el arma reglamentaria”. Los testigos lo desmintieron indicando que tras una discusión en el interior del local el agente instó a Manuel Pérez a salir a la calle, donde tras tirotearlo amenazó a todos los presentes con su pistola.

La familia no fue avisada del juicio, en el que el agente asesino fue condenado a 6 años de prisión.

*13 julio, en Orio (Gipuzkoa), mueren a tiros de la Guardia Civil los militantes de ETA Carlos Lucio Fernández “Zaharra”, de 29 años de edad e Iñaki Gabirondo Agote “Donibane”, de 22 años.

*23 DE JULIO. BILBAO

María Contreras Gabarra. 17 años. Embarazada de 8 meses. Antonio Contreras Gabarra. 12 años. Ambos hermanos pasaban junto a la guardería Iturralde, propiedad de Antonio Artiñano, teniente alcalde de Ceberio, militante de Herri Batasuna y miembro de las Gestoras pro Amnistía. Un potente artefacto de Goma 2 colocado para atentar contra dicha guardería, estalla al tocarlo el hermano pequeño, Antonio. Los dos quedan destrozados. También el avanzado feto de María.

Anastasio Leal Cerradillo. 59 años. Empleado municipal de la limpieza. Es herido gravemente con politraumatismos en la misma explosión que María y Antonio Contreras. Trasladado al hospital de Cruces, en Barakaldo, es sometido a una intervención quirúrgica de urgencia pero fallece.

*25 DE JULIO. LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Belén María Sánchez Ojeda. 16 años. Jornadas históricas de lucha de los trabajadores del puerto de Las Palmas, entre los que estaba el padre de Belén María. Estaban en huelga por el primer convenio colectivo del sector, contra la privatización de los puertos, en defensa de los puestos de trabajo y del derecho mismo de huelga, amenazado por un decreto del gobierno Suárez.

Se está desarrollando una concentración pacífica de mujeres e hijos de estibadores a la entrada del puerto, cuando un coche arremete contra ellos y arrastra más de 150 metros a Belén María, pese a los gritos de los manifestantes pidiendo que parara. La joven fallece unas horas después.

Nunca se ha llevado a cabo una investigación sobre lo sucedido. El crimen, este también, ha quedado impune

*28 DE AGOSTO. IRÚN (GUIPÚZCOA)

Jesús María Etxebeste Toledo. 46 años. Cuando se dirigía a su trabajo, unos encapuchados abrieron fuego contra él y se dieron a la fuga en un coche robado. Le alcanzaron tres disparos en la columna vertebral, el abdomen y un brazo. Los asesinos eran miembros del Batallón Vasco Español.

Dibujo. Sobre un cuerpo, sangre.

*29 DE AGOSTO. MADRID

Abelardo Collazo Araújo. 34 años. Militante del GRAPO. Se había fugado hacía poco tiempo, junto con otros cuatro compañeros, de la cárcel de Zamora. La Brigada de Información de la Policía Nacional montó un dispositivo de seguimiento. Le localizaron en la zona de Cuatro Caminos. Iba en compañía de José Luis Fernández González. Según la versión oficial del Ministerio del Interior, les dieron repetidamente el alto, Abelardo Collazo sacó un revólver y entonces los policías dispararon. Collazo Araújo cayó muerto en el acto y José Luis Fernández resultó gravemente herido por un impacto de bala en la columna vertebral. Sin embargo, numerosos testigos presenciales afirmaron que los dos grapos entraron en la calle Coruña seguidos por cuatro policías de paisano que, desde el centro de la calzada, les dieron gritos de “¡Policía, policía!” y dispararon inmediatamente matando a uno e hiriendo a otro, sin que Abelardo Collazo Araújo hiciera uso de ninguna pistola.

*30 DE AGOSTO. ONDARROA (VIZCAYA)

Ángel Etxaniz Olabarría. 43 años. Había sido detenido y torturado en repetidas veces por la Guardia Civil en pleno franquismo: 1964, 1968 y mayo de 1976. Presentó denuncia por torturas. Mientras estaba detenido, el Club 34, una sala de fiestas de la que era propietario, sufrió un atentado con explosivos, reivindicado por la Triple A. El 30 de agosto de 1980, un individuo entró en la sala, tomó una consumición, dio varias vueltas y salió. Al poco entró acompañado de otro individuo cubierto por un pasamontañas y, armado con una metralleta, se dirigió al punto donde se encontraba Ángel Etxaniz con su prima, Noelia Etxaniz, sobre los que disparó una ráfaga. Ocho balas alcanzaron a Ángel, dos de ellas en el corazón, por lo que resultó muerto en el acto. Su prima Noelia resultó herida muy grave, así como la taquillera del Club, Francisca Aurresti, con una bala alojada en la región lumbar. El crimen es atribuido al conglomerado de marcas de conveniencia de la primera fase de terrorismo paraestatal en Euskal Herria: BVE, Triple A, GAE… un General (Sáez de Santamaría) ya dijo que eso «sólo son siglas, nombres que van saliendo y se utilizan conforme se necesita». A los asesinos nunca se los detuvo.

Los únicos detenidos relacionados con el caso fueron tres vecinos acusados de participar en un grave altercado con la Guardia Civil el día del funeral…

El impacto en Ondarroa fue enorme y las movilizaciones de denuncia multitudinarias. El funeral se convirtió en una gran manifestación de respuesta en la que se respira rabia, indignación… y es entonces cuando un coche «camuflado» con guardias civiles en su interior aparece en la escena. Pretenden abrirse paso entre la multitud que acompaña el féretro. La gente se indigna, la tensión crece y un uniformado baja del vehículo empuñando su arma.

–«Lo que queremos es que se vayan»

–El capitán respondió propinando un sopapo a su interpelante.

–Otra persona gritó: «¡A esto no hay derecho!».

–El capitán sacó en ese momento su pistola, golpeando con ella en el rostro al último en hablar.

La situación es caótica, los manifestantes se enfrentan al capitán, entonces llegan más refuerzos del cuartel, armados con metralletas, unos de uniforme otros de paisano. Dicen que ha desaparecido la pistola… La Guardia Civil registra la zona e incluso miran dentro del féretro…. Todo esto ocurre mientras se esta enterrando a la víctima del terrorismo parapolicial.

La versión oficial se publica en una carta al director en el diario El País: en la carta versión Guardia Civil se arremete contra la crónica realizada por ese medio sobre los hechos y ¡recuerda! al periodista cómo debe contar las cosas sobre «los sucesos de Ondarroa», así denominan ellos a la genial idea de irrumpir con un coche y empuñar una pistola entre los asistentes a un funeral, dicen que «el capitán no tuvo más remedio que sacar su pistola reglamentaria con el solo propósito de intimidar pero le empujaron por la espalda, tirándole al suelo a patadas y golpes, le continuaron maltratando, haciendo lo mismo con el chófer, al cual, poniéndole una navaja en la garganta, le robaron su documentación, así como 5.000 pesetas que llevaba en su cartera… en esta brutal agresión, dirigida principalmente contra el capitán, al que le habían arrebatado el arma, el chófer pudo introducirse en el vehículo y, en un acertado acelerón, salir del tumulto, llegar al cuartel de la Guardia Civil y pedir refuerzo para auxiliar a su capitán… librándole así de una certera muerte pues cuando llegaron se encontraba tendido en el suelo, brutalmente pateado y con diversos cortes y sangraba abundantemente por el rostro y manos… Librándole de una certera muerte». Para cuadrar ese inverosímil relato patriótico-policiaco solo faltaban unos detenidos y arrestaron a tres vecinos de Ondarroa, que como es costumbre fueron brutalmente torturados.

*6 DE SEPTIEMBRE. DIRECCIÓN GENERAL DE SEGURIDAD. MADRID

José España Vivas. 25 años. Casado y con un hijo, pertenecía a la Junta de la Asociación de Vecinos del Barrio Venecia en Alcalá de Henares y era militante del PCE(r). La policía le detiene y procede a un registro de su casa en la noche del 4 al 5 de septiembre, sin mandamiento judicial. No encuentran nada sospechoso ni ilegal.

Es llevado a la Dirección General de Seguridad (hoy sede de la Comunidad de Madrid), en la Puerta del Sol. La familia trata de verle, pero les anuncian que está incomunicado. El día 6 le llevan a la sala de interrogatorios de la Brigada de Información. Apenas una hora más tarde sufre un desvanecimiento, con pérdida de consciencia, miosis, frialdad de miembros con acrocianosis, le sobreviene un estertor y fallece.

*6 DE SEPTIEMBRE. BILBAO (VIZCAYA)

Luis Quintana Monasterio. 46 años. La indignante versión oficial habló de un enfrentamiento entre un policía nacional de paisano y unos delincuentes comunes. Todos los testigos presenciales la desmintieron. Según ellos, los hechos fueron éstos: un joven, de unos 23 años, abofeteó a una mujer mayor del barrio, frente al bar Corinto. Varios jóvenes le recriminaron. El joven de paisano, que resultó ser policía, les pidió la documentación; ellos le contestaron que antes se identificara con su placa de policía. En lugar de hacerlo, propinó varios golpes y puso una pistola en el cuello a una chica que estaba entre los que le increpaban. La gente trató de detenerle pero él realizó un disparo al aire y comenzó a gritar “Os mato a todos”. Salió huyendo por la calle La Laguna disparando a la gente que trataba de acercarse a él para reducirle. Luis Quintana resultó muerto de un disparo en el pecho. Los otros heridos graves fueron: Manuel María Urbizu Ortuzar (26 años, montador, herida de bala en hombro); Rafael Carrasco González (25 años, herida de bala en el costado izquierdo), y Juan Diego Bernardo Mogado (24 años, herida de bala en pierna derecha, con fractura de tibia).

*7 DE SEPTIEMBRE. HERNANI (GUIPÚZCOA)

Miguel María Arbelaiz Echevarría y Luis María Elizondo Arrieta. Simpatizantes de Herri Batasuna. Acudieron juntos a la despedida de soltero de un amigo. Ya de madrugada regresaban a su domicilio cuando fueron tiroteados. Según confirmó la autopsia, fueron rematados en el suelo con varios disparos de pistola. Los asesinatos fueron reivindicados por el Batallón Vasco Español.

*16 DE OCTUBRE. BARACALDO (VIZCAYA)

José Luis Sancha Lasa. 17 años. Sobre las 12h de la noche, un grupo de inspectores y agentes de la Policía Nacional, entra en el bar Los Arcos y pide identificación a los clientes. Según la versión oficial, el propietario, Jerónimo Dosier Fontelo, y otros clientes increparon a los policías y arremetieron contra ellos amenazándoles con botellas que habían roto a tal efecto. La nota dice: “Cuando uno de los más agresivos intentó cortar la cara de un inspector, el policía Julio López desenfundó su revólver reglamentario, ante lo cual el citado individuo arrojó la botella al suelo y se abalanzó sobre él, intentando arrebatarle el revólver…. En el forcejeo se disparó accidentalmente la pistola, alcanzando un disparo al individuo que intentó arrebatar el revólver”.

Según todos los testigos, tal forcejeo no se produjo. Sólo hubo enfrentamientos verbales y José Luis Sancha ni siquiera participó en ellos.

*14 DE NOVIEMBRE. CARACAS (VENEZUELA)

Jokin Alfonso Etxeberría (32 años) y Esperanza Arana (19 años). Jokin era ingeniero y dirigente de Herri Batasuna. Esperanza era su pareja. Ambos residían en Caracas desde hacía 4 años por motivos profesionales, como representante de una cooperativa de Mondragón. Tenían un papel destacado en el movimiento de apoyo a presos y exiliados vascos y habían organizado la visita que hicieron a Venezuela los dirigentes de HB Telesforo Monzón y Francisco Letamendía durante la campaña electoral de ese año para el Parlamento Vasco.

Dos individuos jóvenes, armados con una metralleta y una pistola, entraron en su apartamento de la capital venezolana y los asesinaron. Todas las sospechas sobre la autoría recayeron en los servicios parapoliciales de la embajada española en Caracas, en la que, como denunció Txomin Ziluaga, estaba destinado Antonio González Pacheco, Billy el Niño: “Que no se acuse, pues, a mercenarios o incontrolados de este asesinato, sino a la policía de la Embajada”.

*14 DE NOVIEMBRE. URNIETA (GUIPÚZCOA)

Joaquín Altimasbere Escoz (31 años) y Andrés Echeverría. El Batallón Vasco Español comunica en llamada al Diario Vasco que los cuerpos de dos etarras muertos serían hallados cerca de Andoáin. En la búsqueda, aparecen tiroteadas dos personas de etnia gitana, dedicadas al negocio de la chatarra y sin ninguna relación con ETA: Joaquín Antimasbere y su primo, Andrés Echeverría. El primero apareció muerto, con tres disparos en la cabeza, en una cuneta de la carretera Andoáin-Hernani. El segundo, gravemente herido, con disparos en cuello y espalda, moriría horas después.

*23 DE NOVIEMBRE. HENDAYA (FRANCIA)

José Camio (52 años) y Jean Pierre Haramendi (68 años). Un comando, también del Batallón Vasco Español llega en coche a las inmediaciones del bar Hendayais, frecuentado por refugiados vascos, se acerca a la ventana del establecimiento y, sin mediar palabra, abre fuego antes de huir. Dos ráfagas de metralleta acaban con la vida de José y Jean Pierre, que estaban, como tantos otros ocupantes del bar, jugando a las cartas y charlando amistosamente. Resultan heridas otras 9 personas: Roger Garrigues, Pedro Tortosa, Juan Luis Humbert, Michel Imaza, León Iraoqui; Luis Berlani, Juan José Inciarte, Amil Muley y Manuel Sein Echeverría.

*30 DE NOVIEMBRE. BARCELONA

Juana Caso (25 años) y José Muñoz (16 años). Salvador Durán, jefe comarcal en el Maresme (Barcelona) de Fuerza Joven, filial de Fuerza Nueva, y su amigo Cristóbal García, militante de la misma organización ultraderechista, proponen a unos jóvenes conocidos acompañarles a “dar un palo” a alguno de los camellos de la zona. Los jóvenes son Juana Caso, José Muñoz y Antonio Camacho (15). Les llevan en coche a una zona apartada y les disparan con una escopeta. José y Juana resultan muertos.

*30 de diciembre, el ultra José Palazón Sánchez, mata a tiros en Valencia a Francisco José Rodríguez López, de 21 años, y hiere a otros seis jóvenes.

*30 de diciembre, en Biarritz es asesinado con una bomba en el coche José María Sagardia Zaldua “Usurbil”. Reivindica el BVE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.