Tras la guerra, se presentó a los nazis austriacos como víctimas. Escaso reconocimiento a la Resistencia, que la componía en un 75% los comunistas.

Foto. Resistentes austriacos, en Viena.

Luchas, derrotas, victorias… Antifascistas

Agenda

Austria al final de la guerra

En 1945, se presentó a los nazis austriacos como víctimas de la política nazi tras su anexión en 1938. La realidad fue bien diferente. Antes de la anexión había 100.000 nazis en Austria y 700.000 en 1945.

El desmantelamiento de la Wehrmacht propició que muchos miles de soldados de Hitler fueran recibidos en Austria como trágicas víctimas, mientras que a los resistentes se les otorgaba un escaso reconocimiento cuando no la persecución. En especial a los comunistas. Seis de cada siete resistentes comunistas eran antiguos socialistas y constituían el 75% de quienes mantuvieron la resistencia. «Sobre un amplio muestreo de miembros activos de todo tipo de grupos de resistencia clandestinos (…) casi todos los austriacos que resistían activamente eran afiliados al Partido Comunista. Los que consiguieron escapar de los campos de concentración tuvieron grandes problemas para conseguir un pasaporte que les permitiera la vuelta a su país.»

Así relata un miembro de la resistencia sus dificultades para volver a Austria y su decepción: «Pese a la gran, gran alegría que sentí ante la derrota de Hitler y la liberación, tenía muchos motivos para sentirme deprimido. (…) Había esperado poder regresar a casa de inmediato. Pero a lo largo de todo el año 1945 fracasé, pese a enormes esfuerzos para obtener el permiso necesario para regresar a Austria (…). Esa fue mi primera decepción. La segunda fue que se creó un gobierno provisional en Austria con Karl Renner al frente (…) Para mí, Renner era el hombre que, en 1938, había dado la bienvenida a la anexión de Austria por la Alemania de Hitler. Desde aquel momento lo había dado por políticamente muerto.»

El testimonio de Bruno Furch, liberado de un campo de concentración en 1945 es bastante significativo: «Los dos principales partidos de Austria (el Partido Socialista y el Partido Popular) comenzaron a jugar a un juego repugnante y vil. Lo diré sin medias tintas. Emplearon el legado del gobierno nazi y del fascismo en sus cabezas y sus corazones para librar la Guerra Fría en Occidente. El juego consistía en emplear la herencia del anticomunismo y el antisovietismo para sus propios fines anticomunistas, manteniéndola viva, hasta en el poder. No se trataba meramente de cotejar el voto de los 600.000 miembros del Partido Nazi: eso solo ocurrió en 1949, durante las siguientes elecciones. No, ya había comenzado en 1945. De modo que no era solo una cuestión de votos sino de aprovechar esa fuerza desde el principio.»

En 1948 se amnistió al 90% de los investigados por colaborar con los nazis.

En 1986 Kurt Waldheim, que estaba acusado de crímenes de guerra por los yugoslavos, y en la lista de sospechosos de crímenes de guerra de EEUU, fue elegido presidente.

Un comentario sobre “Tras la guerra, se presentó a los nazis austriacos como víctimas. Escaso reconocimiento a la Resistencia, que la componía en un 75% los comunistas.

  1. Pingback: Tras la guerra, se presentó a los nazis austriacos como víctimas. Escaso reconocimiento a la Resistencia, que la componía en un 75% los comunistas – PoderObrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.