‘Red Álava’, grupo de espías vascos creado por mujeres en la dictadura / Himmler vitoreado en 1940 por el falangismo / La familia Monasterio introdujo marca KFC en España en 1971 gracias a los franquistas.

Foto de Tere, Delia, Bittori e Itziar.

Memoria Histórica imprescindible:

-La ‘Red Álava’, el grupo de espías vascos creado por mujeres durante la dictadura franquista

La ‘Red Álava’ fue una red de espionaje que entre 1937 y 1940 se dedicaba a trasladar información confidencial entre las cárceles y el Gobierno vasco, en aquella época en el exilio por la dictadura franquista.

Bittori Etxeberria, Itziar Mujika, Delia Lauroba y Tere Verdes fueron cuatro mujeres que vivían en diferentes lugares de Euskadi y Navarra durante el franquismo. A la vista de los demás, eran mujeres de a pie, cada una con su oficio: Itziar era sombrerera en San Sebastián, Bittori empleada de una fonda en Baztan y Tere, hija de un librero en Bilbao. Pero las cuatro guardaban un secreto: fueron las precursoras de la ‘Red Álava’, una red de espionaje que entre 1937 y 1940 se dedicaba a trasladar información confidencial entre las cárceles y el Gobierno vasco, en aquella época en el exilio por la dictadura franquista. Estas mujeres, junto al grupo que formaron de entre 30 y 50 personas, se encargaban de dar comida y medicinas a los presos y, gracias a sus informaciones sobre el régimen de Franco, se lograron impedir detenciones e incluso ejecuciones.

https://www.eldiario.es/euskadi/red-alava-grupo-espias-vascos-creado-mujeres-durante-dictadura-franquista_1_6298276.html

4 fotos. Visita de Himmler en Donostia.

-El nazismo reverenciado por el franquismo en 1940

En las 4 fotos, dentro de la visita especial de Himmler a España en octubre de 1940, su estancia en Donostia.

Poco después de atravesar la frontera hizo parada en San Sebastián donde fue agasajado por las autoridades locales y visitó diversos lugares. Realizó otra parada en la ciudad de Burgos y visitó su famosa catedral, además de mantener en esta ciudad castellana un encuentro con Franco. Himmler fue recibido con honores en la Estación del Norte de Madrid el 20 de octubre, siendo recibido por una comitiva militar, el embajador alemán en Madrid y Serrano Suñer. En las calles de la capital, decoradas con banderas nazis y falangistas, fue recibido por falangistas en uniforme y efectivos de la nueva Policía Armada. El órgano oficial del régimen, el diario ‘Arriba,’ no escatimó en elogios hacia el dignatario extranjero, llegando a comentar que «con hombres como Himmler llegan a su cenit los Estados fuertes». Tras reunirse con Serrano Suñer en la sede del Ministerio de Exteriores, Franco le recibió en el Palacio de El Pardo. Himmler asistió posteriormente a una corrida de toros que se ofreció en su honor en Las Ventas, tal y como recogió el diario nazi Völkischer Beobachter, a su llegada a la plaz de toros fue recibido por un gran aplauso.

Al día siguiente Himmler se trasladó a El Escorial y a Toledo, donde recorrió las ruinas del destruido alcázar. La vista la realizó con el general fascista Moscardó.

Por la noche el jefe de las SS asistió a una cena en el madrileño Hotel Ritz que había organizado José Finat, y a la que concurrieron las principales jerarquías de Falange. El 22 de octubre, por la mañana, Himmler visitó el Museo del Prado, la sede de Auxilio Social y el Museo Arqueológico de Madrid, y ya por la tarde dio un discurso en la sede madrileña del Partido Nazi. Durante su alocución el jefe de las SS anunció que «todos los judíos del Gran Reich Alemán serían reasentados en un «gueto cerrado» del Gobierno General».

Tras su estancia en la capital, la comitiva alemana se dirigió en avión hacia Barcelona. Aterrizó en el aeródromo del Prat la mañana del 23 de octubre, siendo recibido por las autoridades militares y civiles. Acompañado del capitán general de Cataluña, el general Orgaz, y del alcalde de Barcelona, Miguel Mateu y Pla, asistió a un acto folclórico en el Pueblo Español de Montjuich. En la ciudad condal Himmler y su séquito se alojaron en el Hotel Ritz. La comitiva se trasladó hasta el monasterio de Montserrat.

A su regreso a Barcelona visitaron el consulado alemán y posteriormente asistieron a una cena ofrecida por el Ayuntamiento. Tras la cena Himmler y otros jerarcas franquistas visitaron una antigua «checa» republicana. Al día siguiente tomó un avión y volvió a Alemania.

Monasterio de KFC.

-El franquismo enriqueció a los fascistas, que se mostrarán eternamente agradecidos

La familia de Rocío Monasterio introdujo la marca de comida KFC en España en 1971 gracias a los franquistas

La familia Monasterio ostenta un linaje producto de sus negocios bajo diferentes dictaduras. Y les viene de lejos. En concreto, su padre era dueño de la Compañía Azucarera Atlántica del Golfo en la Cuba del dictador Fulgencio Batista, a través de quien amasaron su cuantiosa fortuna por los tratos de favor de los que gozaban. Beneficiarios de la política injerencista de ‘patio trasero’ que Estados Unidos mantenía hacia la isla, se les otorgó casi en exclusiva la exportación azucarera.

Su relación histórica con las fuerzas militares ultraderechistas y las dictaduras les hizo aterrizar en España. La compañía fue expropiada para el bien común en Cuba, por lo que decidieron, gracias a la acogida de Franco, regresar. Aquí es donde fundaron el primer restaurante de comida rápida de la cadena Kentucky Fried Chicken en 1971.

https://laultimahora.es/la-familia-de-rocio-monasterio-introdujo-la-marca-de-comida-kfc-en-espana-gracias-a-la-dictadura-franquista/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.