Las dos líneas de la coalición antifascista: URSS puso los muertos y las derrotas contra los nazis. Los ‘aliados’, se comprometieron al 2º frente en 1942, lo hicieron dos años más tarde.

Foto histórica. Colocan la bandera comunista en la jefatura nazi en Berlín.

Luchas, derrotas, victorias… Antifascistas

Agenda

La lucha entre las dos líneas dentro de la coalición antifascista

A lo largo de toda la guerra habían quedado patente dos líneas dentro de las fuerzas que combatían al nazismo: la política de la URSS que luchaba por derrotar a los invasores hitlerianos y eliminar el fascismo de la faz de la tierra y la política de los gobiernos de los EEUU y Gran Bretaña, que pretendían subordinar la conducción de la guerra a sus intereses particulares. Su objetivo era eliminar a Alemania, Japón e Italia como peligrosos rivales de los imperialistas anglo-norteamericanos en el mercado mundial y afianzar su hegemonía en el mundo, a la par que debilitaban a la URSS.

La política de los gobiernos de los EEUU e Inglaterra durante toda la guerra fue demorar la apertura de un segundo frente en Europa, cosa que originaba grandes dificultades al Ejército Rojo y dilataba la II Guerra Mundial, ya que el Ejército nazi pudo concentrar todas sus fuerzas en el frente oriental. El gobierno soviético había planteado ya en 1941 a sus aliados occidentales el problema de la apertura de este segundo frente declarando con precisión que, bajo este nombre debía entenderse el desembarco de nutridas fuerzas anglo-norteamericanas en el norte de Francia. Se comprometieron a abrirlo en 1942, después en 1943, pero nunca lo cumplieron. Solo en el verano de 1944, cuando el avance arrollador del Ejército Rojo había decidido el desenlace de la guerra, las tropas anglo-americanas emprendieron el desembarco en Francia. Su objetivo era impedir que el Ejército Rojo liberara Europa Occidental. Así las cosas, no les convenía ya a los monopolios angloamericanos demorar la apertura de un segundo frente en Europa. El 6 de junio, las tropas anglo-americanas comenzaron por fin las tan largamente esperadas operaciones de desembarco en el norte de Francia. Disponían para ello de una gran superioridad en tierra, mar y aire sobre las tropas alemanas que se le enfrentaban en aquel teatro de operaciones, pero las hostilidades en el norte de Francia se desplegaban con extraordinaria lentitud y flojedad. El 15 de agosto, las tropas anglo-norteamericanas desembarcaron también en el sur de Francia y empezaron a avanzar hacia el norte. Atendiendo al llamamiento de la dirección de las fuerzas francesas de la Resistencia, el pueblo francés se sublevó contra los alemanes y fue liberando una ciudad tras otra. El 18 de agosto, los patriotas franceses entablaron combate con la guarnición alemana de París. El 25 de agosto, cuando las divisiones aliadas entraron en París, la capital de Francia se hallaba ya en manos del pueblo sublevado.

Foto histórica. Desembarco en Normandía.

Este retraso en la apertura de un segundo frente se debió al propósito de los gobiernos de los EEUU e Inglaterra de economizar fuerzas propias y al mismo tiempo, conseguir el debilitamiento máximo de la URSS, para poner al pueblo soviético, desangrado por los años de dura lucha contra los invasores nazis, en situación de dependencia económica del imperialismo anglo-americano. Y así, cuando aún no había terminado la guerra caliente comenzó la guerra fría. Las potencias imperialistas se cebaron contra la población civil de Alemania y Japón que ya habían sido derrotadas, con unas acciones de una barbarie que nada tiene que envidiar a la desplegada por los nazis; los comunistas griegos fueron encarcelados en campos de concentración no por los fascistas sino por el ejército inglés en colaboración con los fascistas griegos, desencadenando una guerra que duraría cuatro años. Los gobernantes y los capitalistas de los países fascistas que habían sido los artífices de la guerra, excepto algún juicio simbólico, como el de Nuremberg, a los jerarcas militares del ejército alemán, fueron otra vez recolocados en puestos de responsabilidad; otros muchos criminales de guerra fueron acogidos en los EEUU, eludiendo cualquier responsabilidad, mientras tanto los ejércitos populares y la resistencia que había sido dirigida principalmente por los Partidos Comunistas, a medida que el ejército inglés y norteamericano iban controlando el territorio, eran desarmados e impedían que los fascistas fueran detenidos y juzgados.

Un comentario sobre “Las dos líneas de la coalición antifascista: URSS puso los muertos y las derrotas contra los nazis. Los ‘aliados’, se comprometieron al 2º frente en 1942, lo hicieron dos años más tarde.

  1. Pingback: Las dos líneas de la coalición antifascista: URSS puso los muertos y las derrotas contra los nazis. Los ‘aliados’, se comprometieron al 2º frente en 1942, lo hicieron dos años más tarde. – PoderObrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.