Sin la participación de las mujeres no hubiera sido posible ganar la guerra contra el fascismo: soviéticas, partisanas, guerrilleras, brigadistas, enlaces, informantes de comandos antifascistas…

Foto. Guerrilleras yugoslavas.

Luchas, derrotas, victorias… Antifascistas

Agenda

Sin la participación de las mujeres no hubiera sido posible ganar la guerra

Si bien la participación de las mujeres en el ejército, excepto en la URSS, estaba prohibida, en los ejércitos populares y en los grupos de resistencia, su participación fue muy importante, tanto numéricamente como en las actividades realizadas. Sin su participación no hubiera sido posible ganar la guerra contra el fascismo.

Se calcula que un 20% de los miembros de estas organizaciones eran mujeres, sin hablar de la gran cantidad de ellas que realizaron campañas de desobediencia a las tropas invasoras, pasaban información o dieron refugio a miles de partisanos.

Pero un número importante, en su mayoría jóvenes comunistas, no dudaron en empuñar las armas, luchando codo a codo con sus camaradas. Hay muchos ejemplos: Yugoslavia, Italia, Grecia, Francia, Holanda, Austria, etc.

En Holanda se formaron comandos compuestos exclusivamente por mujeres por la facilidad que tenían para moverse por el territorio y que se especializaron en la liquidación de altos jerarcas y colaboradores nazis. La resistencia francesa, en la que habían convergido refugiados de todos los países europeos a los que se sumaron los republicanos españoles, también contó con una destacada participación de mujeres, en su mayoría con una larga tradición de lucha tras sus espaldas, algunas de ellas Brigadistas Internacionales que habían luchado contra el fascismo en el Estado español y que después lo hicieron en aquellos países donde estuvieran, al igual que las republicanas españolas, que con su labor principalmente de enlaces con las Agrupaciones Guerrilleras que combatían en las montañas, aseguraban el suministro de armas, municiones, transmisiones, comida e hicieron posible la coordinación entre los distintos grupos guerrilleros. Esta división de tareas fue impuesta por la guerra, todos los hombres entre los diecisiete años y los cincuenta eran sospechosos y conducidos a campos de trabajo, y muy especialmente los extranjeros. Las mujeres se destacaron en estas actividades por su habilidad para burlar al enemigo, hay que destacar que este trabajo lo hacían en solitario, sin apoyo de ningún tipo, y que requería de una gran firmeza y serenidad.

Otro ejemplo de participación de las mujeres se dio en el Ejército de Liberación Nacional Yugoslavo, más de 100.000 mujeres formaron parte de sus filas. Una cuarta parte cayó en la lucha, unas 40.000 fueron heridas, unas 3.000 quedaron inválidas. Dos mil mujeres lucharon con rango de oficial.

Las mujeres yugoslavas levantaban las calles para detener a los tanques enemigos y Guerrilleras yugoslavas vigilaban los pueblos liberados, las más jóvenes hacían guardia y patrullaban armadas con fusiles, granadas de mano y revólveres. Miembros del Frente de Mujeres Antifascistas hacían saltar por los aires centrales telefónicas y postes eléctricos y liquidaban a oficiales enemigos. Miles de esas mujeres fueron a parar a las cárceles fascistas y a campos de concentración. Sin su trabajo, los partisanos apenas hubieran podido sobrevivir ni mucho menos luchar con éxito.

Estos son solo algunos ejemplos a los que habría que añadir la gran participación de mujeres en las insurrecciones de París, Budapest, Varsovia o en la liberación de numerosas ciudades y pueblos en Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.