Italia: Los comunistas fueron los principales artífices de la lucha contra el fascismo. La Brigada Garibaldi.

Foto. Brigada Garibaldi.

Luchas, derrotas, victorias… Antifascistas

Agenda

Italia: Los comunistas, principales artífices de la Lucha Antifascista

La lucha se desarrolló en varios frentes. En las montañas eran las agrupaciones guerrilleras las que mantenían en jaque a las tropas fascistas, mientras que en las ciudades los ataques se dirigían contra la maquinaria represiva y la policía fascista, como un método de autodefensa.

Un ejemplo de cómo se combinaba la lucha en las fábricas, la lucha guerrillera en la montaña y las ciudades fue cuando los alemanes quisieron embarcar mano de obra y maquinaria de Italia para contribuir al esfuerzo bélico, pero la resistencia respondió: «¡Ni una máquina, ni un obrero han de ir a Alemania!» Para conseguir esto, las acciones de la masa de trabajadores tuvieron el apoyo de los escuadrones de defensa armada (GAP) y de las formaciones partisanas que sistemáticamente interrumpían y destruían las comunicaciones con Alemania.

Quizás el argumento más poderoso lo dio un rehén de los nazis: «No abandonéis la lucha. No dejéis que mi situación os frene. Si sobrevivo, sobrevivo, pero si he de morir cumpliré con mi destino. ¡Lo importante es que nunca os rindáis!»

Ya antes de comenzar la II Guerra Mundial, los antifascistas y principalmente los comunistas habían mantenido la lucha desde las fábricas y la clandestinidad contra el fascismo, lucha que continuaron contra los nazis alemanes. Entre el 80 y 90 % de los detenidos políticos eran, en los primeros tiempos comunistas. Cuando el movimiento antifascista despegó de forma masiva, la influencia del PCI persistió. Hacia octubre de 1944, más de la mitad de los partisanos eran militantes o simpatizantes comunistas y estaban encuadrados en las Brigadas Garibaldi,el 60 % de los partisanos que caían en combate eran militantes o simpatizantes de las formaciones comunistas.

La afiliación al PCI antes de la guerra era de 6.000 personas y de un millón ochocientas mil al final de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.