Carta de Georges Abdallah sobre la imparable lucha de Palestina / Carta del preso político italiano Cesare Battisti sobre la pandemia / Francia: destrozar la cara de un pelotazo, 1.350 euros.

Foto. En la mani del 27J, pancartas por la libertad de Georges Abdallah.

Internacional:

Palestina

Carta del preso político Georges Abdallah

Declaración de Georges Abdallah leída durante la manifestación el 27 de junio de 2020 en París, contra la anexión de Cisjordania, contra la ocupación sionista y en apoyo de la resistencia del pueblo palestino
Queridos amigos, camaradas,
En condiciones particularmente difíciles, las masas populares palestinas y sus vanguardias revolucionarias han estado luchando incansablemente desde finales de los años sesenta. El surgimiento y afirmación de la revolución palestina contemporánea, tras la derrota de la burguesía árabe y sus diversos regímenes en 1967, ciertamente ha despertado el entusiasmo de las masas y las fuerzas en el mundo árabe, especialmente en el Mashreq… Sin embargo, los reaccionarios de todas las tendencias nunca quisieron, y no pueden querer, convivir con este centro revolucionario en esta región y de alguna manera respaldar una resistencia real a la entidad Sionista que, por cierto, no es solo uno de los muchos instrumentos que sirven al imperialismo para saquear y dominar la región. En realidad es una extensión orgánica del imperialismo occidental. Es por eso que la lucha del pueblo palestino asume una buena tarea en la región, más complicada que cualquier otra lucha de liberación nacional contra el colonialismo tradicional.
Desde el comienzo de la década de 1970, la liquidación de la revolución palestina ha estado en la agenda de las fuerzas imperialistas y sus asiduos reaccionarios regionales. Las guerras y las masacres se han sucedido desde entonces y las masas del pueblo lo han enfrentado con los medios y capacidades disponibles… aunque la revolución fue dividida (todavía lo es hoy) entre dos polos: uno mirando todos los costos de las negociaciones y concesiones interminables y el otro centrado en la resistencia por todos los medios y particularmente la lucha armada.
Se han librado innumerables batallas, algunas se han perdido, otras se han ganado, pero en conjunto y a pesar de todas las pérdidas y pese a todos los errores, las masas pudieron consolidar ciertos logros que hoy nadie puede cuestionar su alcance estratégico.

Pancarta en la mani del 27 J, «Stop annexion Palestine Vaincra»

El pueblo palestino sigue allí y la causa palestina está más viva que nunca: un viaje histórico cuyos contornos están dibujados por la sangre de los revolucionarios palestinos y la dinámica perpetuada por el compromiso prematuro de estas Flores y otros cachorros del León de Palestina: luces, cada vez más esclarecedoras, antorchas de libertad, héroes indomables y resistentes cautivos en las cárceles sionistas…
Todos dicen en estos días su rechazo a los infames Acuerdos de Oslo. Quizás sería útil señalar que estas iniciativas para cualquier negociación y al precio de concesiones están lejos de ser insignificante, se han multiplicado del «programa intermedio» llamado «programa de diez puntos» alrededor de 1974, durante el apogeo de la lucha palestina; luego con la aceptación de las resoluciones 242 y 338 cuando se vendió el Consejo Nacional en 1988; y finalmente con Oslo, que no se usó para detener la colonización y confiscación de tierras palestinas o para evitar la acelerada judaización de Al-Quds…
Durante más de 27 años «ellos» han seguido albergando ilusiones sobre el establecimiento de un «verdadero estado soberano «en menos del 22% de Palestina en medio de un proyecto de asentamiento activo, un asentamiento de estar; las ilusiones de dos «estados» uno al lado del otro como viejos vecinos que se han caído sobre un pedazo de tierra; ilusiones sobre la capacidad de la entidad sionista de existir simplemente en tiempos de paz y establecer otras relaciones con la región (y no solo con el pueblo palestino) que no se traducirían en los intereses de esta «extensión orgánica del imperialismo».
Desde 1993, las masas palestinas se han visto obligadas a soportar horribles masacres, un sitio genocida y la detención de niños y familias enteras sin mencionar la demolición de casas y otras propiedades, porque un estrato de compradores podría haber vislumbrado sus intereses florecientes al final de la túnel de fantasía!
Definitivamente salir de los pantanos de Oslo no es una tarea pequeña, mucho más que los instrumentos de represión están esencialmente vinculados a los mecanismos de la contrarrevolución al servicio del ocupante sionista…
El pueblo palestino y sus vanguardias combativas se han acumulado a lo largo de su lucha existencial lo necesario para enfrentar el desafío y continuar la lucha hasta la victoria. Las fuerzas de la resistencia en la región son de tal poder que se puede decir con confianza y sin bravatas: la victoria está más que nunca en la agenda. Todo, naturalmente, en las masas y sus puestos de avanzada.

Dibujo. (una limpiadora limpia las gafas negras de dos fascistas).

Italia

-Carta del preso político Cesare Battisti

Ex-miembro de los Proletari Armati per il Comunismo a finales de la década de 1970, Cesare Battisti está recluido con cadena perpetua en la prisión de Oristano desde el 14 de enero de 2019. El 15 de mayo de 2020 entregó el siguiente texto en torno a la pandemia de COVID-19, que cierra con algunas reflexiones sobre los motines en prisiones alrededor de Italia por el virus.

El capital se reproduce sobre sus propias obscenidades. En 2005, el científico Anthony Fauci advirtió al gobierno de los Estados Unidos que pronto tendríamos la primera pandemia de infección pulmonar debido a los ataques al ecosistema, y que le seguirían otras infecciones. Desde 2005, el orden mundial establecido sobre el crecimiento económico a toda costa ha hecho todo lo posible por hacer realidad el desastre ampliamente anunciado.

Si en la oscuridad del COVID-19 difundimos teorías de conspiraciones y estragos planeados, ciertamente no ayudaríamos al mundo a entender lo que nos está sucediendo. Sin embargo, hay que reconocer que los que pudieron y no hicieron nada para evitar el pandemónium han tomado una posición sospechosa.

Nunca antes los señores de la guerra declarada al planeta Tierra habían logrado llevar el deseo de seguridad de los ciudadanos a tal punto que los hicieran aceptar el encarcelamiento masivo preventivo. El lockdown, como se suele decir: una expresión que en los Estados Unidos significa nada menos que la segregación. Donde la acción de la policía y el ejército en las calles es esencial para disuadir a los habituales «incontrolables». Y aquí nos quedamos todos en casa, incluso moralizando a los que se atreven a expresar cualquier duda sobre la eficacia y, eventualmente, el verdadero propósito de tales maniobras.

Mientras tanto, mientras la industria de las multas florece en nuestro país, en algunos países «olvidados por Dios» es incluso legítimo disparar a los incautos que se aventuran a salir a la luz.

Desde el advenimiento del COVID-19, seguir cualquier programa, en cualquier momento, en la televisión, leer un periódico de la «gran prensa» nacional e internacional es como entrar en la pesadilla de un futuro que ni siquiera el buen George Orwell se había atrevido a temer: ni una sola palabra, ni una sola imagen que no esté destinada a fomentar el pánico colectivo. Es de suponer que las voces disidentes, o al menos las críticas que existen, son debidamente ignoradas por los productores de la opinión pública. Sin embargo, esto no pudo evitar que algunas mentes libres expresaran su diferente punto de vista sobre lo que realmente está sucediendo aquí y en otros lugares.

Foto. Una calavera humana.

Sin restarle importancia al carácter dramático del virus, las palabras de Giorgio Agamben son un soplo de aire fresco: «La limitación de la libertad impuesta por los gobiernos es aceptada en nombre de un deseo de seguridad que ha sido inducido por los mismos gobiernos que ahora intervienen para satisfacerlo». A la luz de esto, ¿cómo podemos dejar de ver que el COVID-19 ha sido utilizado como un caso de prueba para un eventual estado de emergencia en caso de rebelión social a escala mundial? No queremos decir que el virus fue creado específicamente para estos propósitos -daríamos un amplio margen a los conspiracionistas pero con burlas de los que hablan de ello-, sino que esto ha sido montado artística y profesionalmente por los señores de la guerra (no es coincidencia que alrededor del COVID-19 la terminología de la guerra haya florecido), poniendo todos los recursos de quienes disponen del poder para domar una rebelión masiva: esto está ante los ojos de todos.

Y como si las armas convencionales no fueran suficientes, las tecnologías más aterradoras para el control social están siendo puestas en juego. Se decía en el siglo pasado, entre los amantes de la literatura de género: un día todos tendremos un transistor —-fue hace mucho tiempo— instalado en el cuerpo desde el nacimiento, así que sabrán en todo momento lo que decimos y dónde estamos. Delirios de juventud, tiempos en los que uno se encontraba en las plazas discutiendo sobre arte y revolución. Usos interrumpidos por el asalto masivo del Estado al pensamiento libre y revolucionario en el siglo pasado. Con el consiguiente declive político y cultural de las masas que continúa hasta hoy.

Por fin el sueño del poder capitalista, ya no de reunión sino de separación, se ha convertido en un hecho. Rastrear contactos (o contact tracing, como le gusta decir a la gente que si no habla inglés tiene la impresión de no decir nada) no es nada nuevo. Nuestros teléfonos portátiles son seguidos paso a paso por los satélites y, en ocasiones, incluso nuestras conversaciones no escapan a la «gran oreja». Evidentemente, esto no fue suficiente para mantenernos a raya con la debida puntualidad y precisión. De hecho, la tecnología militar de punta tiene medios mucho más sofisticados, que se utilizan ordinariamente en operaciones de espionaje, especialmente por los departamentos del antiterrorismo. Sólo la resistencia de unas pocas instituciones internacionales garantistas ha evitado hasta ahora que toda la sociedad sea blanco indiscriminado de la tecnología del ultraespionaje.

El COVID-19 ha puesto fin a este escrúpulo ético. Hoy en día se exige enérgicamente que debemos saber a dónde va cada uno de nosotros y con quién nos encontramos. (…). Dime con quién vas y te diré quién eres.

Se sigue diciendo «nada será igual que antes», y hay que creerlo. Por desgracia, me temo que no será en el sentido que los más optimistas quieren, es decir, una especie de redención de la locura capitalista. En cambio, nos acercamos a los días en que la palabra Comunidad será primero prohibida, y luego gradualmente vaciada de sentido cívico. En la era de los cuerpos separados, la reunión es una subversión. El virus se ha perfeccionado, el único antídoto es la separación, la obediencia. Lo que estamos presenciando ya no es una guerra contra las ideologías, sino el asalto decisivo del capital contra el ser humano como comunión de cuerpo y espíritu.

Es el 25 de abril, en la prisión de Oristano, el aniversario de la liberación del nazi-fascismo. Así nos lo dijeron y lo creímos. Tanto es así que cada año el pueblo se lanzó a la calle, no sólo para no olvidar la Liberación, sino para hacerla realidad, un día, al menos para nuestros hijos. Ahora la plaza se ha ido, el pueblo está segregado. El capital de los estragos ha ocupado la escena, relegando un sueño de libertad a una mera infección viral.

Paradójicamente, un territorio donde la Comunidad está destinada a persistir hasta la última matrícula es la prisión. Los medios para sobrevivir aquí no existen, ni siquiera son posibles. En Oristano las máscaras y los guantes están prohibidos por orden de la dirección: se utilizan para ocultar las caras y las huellas dactilares. Los oficiales se mantienen en estado de alerta permanente. Las prisiones son bombas a punto de explotar. Los barrotes, en lugar de separar, unen los sentimientos de revuelta. Los reclusos no van a morir a manos de las leyes que celebran la venganza. Entonces se unen, gritan más fuerte que el virus, quieren comunicarse con la gente, decir que una solución es posible. Hablemos de ello.

En: Boletín Tokata.

Foto. Lola con la boca destrozada por el pelotazo.

Estado francés

-1.350 € a un policía por destrozar la cara a Lola Villabriga

Lola Villabriga recibió un pelotazo por parte de la policía en Biarritz en una manifestación G7 Akatu! en 2018. Le provocaron una triple fractura en la mandíbula.

La condena al policía que disparó es una multa de 1.350 euros.
La violencia policial sale barata.

https://www.naiz.eus/eu/actualidad/noticia/20200626/multa-de-1-350-euros-para-el-policia-que-desfiguro-a-la-joven-lola-villabriga?fbclid=IwAR07i4zXnxZD51kmAH87YivIvTc84hIildvgh6yF9OwqCoim7fofsWx6qOI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.