¡Fue tanto el odio al euskera, catalán y galego! Denegación intelectual, prohibiciones, multas, obligatoriedad del castellano, punto de mira del fascismo…

Lámina con aguilucho y la obligación de hablar castellano.

Guerra contra los idiomas de las nacionalidades

De 1932 a 1940

*1932

-Lenguaje de vacas

Ocupándose del bilingüismo, dice el señor Unamuno que es contrario a la enseñanza bilingüe, porque no se puede exigir de ningún español que, aparte del castellano, aprenda los dialectos de cada región. Puede haber gentes que no conozcan la lengua de la región y que no quieran aprenderla, y puede haber algún natural que la conozca y que no quiera que la aprendan sus hijos; esto es, que desee que estos aprendan en lengua española. En Vasconia no se presenta el caso de la enseñanza bilingüe. La enseñanza en vascuence es cosa que nadie ha tomado en serio, porque en las Vascongadas las tres cuartas partes de la población no saben vascuence, aun habiéndolo aprendido de sus padres. Ni con el vascuence ni con el catalán se pueden pensar cosas de elevado sentido. En estas lenguas regionales es posible, por ejemplo, hablar de cómo se alimenta la vaca o de cómo se siembra el maíz. El catalán tuvo literatos, cronistas, poetas maravillosos; pero esto se perdió en el siglo XVI, y la lengua ha estado muerta cuatro siglos hasta que en el principio del pasado un grupo de entusiastas volvió a prestarle vida. / Agrega que no admite la Universidad vasca, ni la catalana, ni la valenciana, porque es restringir el problema hasta un sentimentalismo rural y aldeano. / Hay que procurar que todo ciudadano español sea bien español y después que sea universal.

“Don Miguel de Unamuno frente al Estatuto”. ‘ABC’. 2 junio 1932.

*1933

-Necesidad de interpretes

España ya no es una. En la Constitución que nos rige os encontraréis con que se le da el atributo de nación y, en cambio, se están cumpliendo muchos Estatutos regionales. Dentro de unos años no sabremos si tendremos que llevar interpretes para recorrer tierras que fueron de España. En cada sitio se hablará una lengua; en cada sitio se estudiará una historia, porque España no es ya ni siquiera una agrupación de regiones: es una República cantonal.

Jose Antonio Primo de Rivera, 13 de noviembre de 1933.

*1936

-Obligación de perseguir y destruir

Camarada: tienes la obligación de perseguir y destruir al judaísmo, a la masonería; al marxismo y al separatismo. Destruye y quema sus periódicos, sus libros, sus revistas, sus propagandas.

‘Arriba España’, Pamplona, 1 de agosto de 1936.

-Prohibido el ‘agur’

Asimismo, se prohíbe la palabra «Agur», importada por los separatistas en lugar del «Adiós», genuinamente español. Con lo dicho y para quien quiera entender quede de sobra explicado el motivo de la publicación de este Bando y lo que con ello se persigue. Pasadas las cuarenta y ocho horas de plazo y si esta Autoridad sospechara que las cosas que se pide se entregue, no han sido entregadas por alguna persona o Entidad, se harán registros domiciliarios, aplicando a los contraventores la pena que haya lugar. ¡VIVA NAVARRA! ¡VIVA ESPAÑA! (Estella, 25 de septiembre de 1936).

Bando del Comandante Militar Ricardo Sanz Iturria en Estella, a 25 de septiembre de 1936.

-Una sola lengua

España se organiza en un amplio concepto totalitario, por medio de instituciones nacionales que aseguran su totalidad, su unidad y su continuidad. El carácter de cada región será respetado, pero sin perjuicio de la unidad nacional, que la queremos absoluta, con una sola lengua, el castellano, y una sola personalidad, la española.

Alocución radiada de Franco, el 1 de octubre de 1936.

-Bandera española por hablar euskera

Mi primer recuerdo infantil es un recuerdo de guerra y tiene relación con el euskera. Estaba yo en una larga cola, arrastrando un cubo mucho más grande que yo, avanzando pasito a pasito hasta una fuente pública que había entonces en una de las esquinas del mercado de San Martín, en el centro de San Sebastián. Y en esto pasó, montada de costado sobre un burro, una mujer, una cashera, con un pañolón en la cabeza pero que dejaba ver que tenía la cabeza rapada y con un «kiki» en el centro atado con una cinta formada por la bandera española. Le habían hecho eso por hablar euskera, me explicaron luego. Seguramente le darían ricino también, que era un castigo muy usado entonces. Su imagen perdida en mi niñez ha quedado como explicación para tantas cosas que he visto después.

Recuerdos del escritor Torres Murillo en “El bilingüismo en Europa. Hay lenguas a la defensiva y otras al ataque”, hacia 1936-37.

Octavilla «Hable bien, Arriba España». Editada en Galiza.

-Duros de mollera

Otra cosa. No podemos comprender, anticipamos que somos duros de mollera, por qué todavía no se han borrado ciertos rótulos, letreros, o lo que sean, de algunos comercios. No los citamos; porque en este periódico tenemos la buena costumbre de cobrar los reclamos. Tampoco pretendemos hacer una campaña contra el vascuence, aunque no renunciamos a emprenderla, cuando tengamos tiempo y humor, contra los malos usos y peores costumbres de los malandrines vascófilos de la última hornada, que, hasta del idioma hicieron una muralla; ya que su «Basko» no lo entiende ni su Jaungoikoa. Nos conformamos con menos; con que se manden suprimir los letreros eusquéricos de mal gusto; de ortografía super-vanguardista. Son trágalas, que por su amargor separatista, se atascan en nuestras gargantas afónicas de gritar ¡Viva España!

El Diario Vasco’, 7 de noviembre de 1936 .

-La grafía vasca viola el glorioso idioma español

No ya solamente por exigencia morfológica, sino por constituir un reto y una afrenta a los sentimientos de todos los españoles, es preciso que desaparezcan todos los signos evocadores del bastardo y vituperable nacionalismo; y, en consecuencia, se advierte a todos los guipuzcoanos que en un plazo de 48 horas han de suprimirse de los rótulos, carteles y anuncios de k, tx, b, etc. con que han violado los nacionalistas el glorioso idioma español, bajo la multa de 500 pesetas, por primera sanción.

Orden del Gobernador de Vizcaya y Guipúzcoa para que desaparezcan los «signos nacionalistas», 7 de diciembre de 1936.

*1937

-Unidad e idioma

La Falange en sus gritos -que es tanto decir como en sus anhelos- postula, ante todo, la España Una… Para lograrlo hay que evitar toda diferencia. Hay que polarizar los espíritus en un sentido íntegro y completo de españolismo que excluya todo elemento de incomprensión entre quienes hemos de formar el Haz de la Patria Nueva. Y esto, más aún, en las relaciones públicas. Por eso, pedimos que en la zona de la España liberada no se escuche otro idioma que el español. No es esto una ofensiva ciega ni un odio injustificado contra los idiomas regionales; pero éstos deben quedar para la intimidad. Bajo el cielo claro de España suene sólo el idioma inmortal que nos dio para siempre la primacía maternal sobre el continente. Si eres español, ¡habla español!

«Unidad e idioma». ‘Unidad’, 31 de marzo de 1937.

-¿Hasta cuándo?

En la Avenida se oye hablar mucho «vasco» y mucho «catalán». ¿Hasta cuándo vamos a tolerar que no se hable en «español»?

‘Unidad’, 7 de abril de 1937.

-«Habla español»

En todos los cafés. En todos los restaurantes. En todas las tiendas. En todas las oficinas deberían colgar carteles que digan: «si eres español, habla español».

‘Unidad’, 8 de abril de 1937.

-Condena de la grafía vasca

Con motivo de estar procediéndose a la edición de nueva «Guía de Teléfonos» el señor Gobernador Civil de Guipúzcoa y Vizcaya ha cursado un oficio al director de las redes urbanas de Guipúzcoa ordenándole que en la composición de diferentes nombres se supriman determinados signos ortográficos con que el Nacionalismo ha mistificado y deformado el idioma vascongado, señalando concretamente la tx con que han sustituido arbitrariamente a la ch, auténtica y genuina expresión fonética del idioma referido. Por consecuencia; deberá desaparecer la redacción con que en la «Guía» aparecen palabras como Etxe, Txoco y otros varios de tipo análogo. A los propietarios de las villas o casas donde figuran las palabras aludidas redactadas en tal forma, se les requiere por este Gobierno Civil a rotularlas con la ortografía aceptable, eliminando la de sabor separatista.

‘El Diario Vasco’, 4 de mayo de 1937.

Multa a un padre por llamar ‘Yonchu’ a su hijo.

-Fonética de volapuk

Duele verdaderamente oír que a un chaval le llaman a voz en grito: ¡Imanol! o ¡Joseba! El crío no tiene la culpa ni ha cometido ningún delito para que su propia madre le apedree con esa fonética de volapuk que para andar por casa en alpargatas y mangas de camisa, «inventaron» unos cuantos separatistas que se consideraban «eminensias o así». No pedimos que venga Herodes, pero sí que las emacumes supervivientes se vayan dando cuenta de que hay cosas y nombres que se han acabado «per omnia sécula seculorum». ¿No les basta con supervivir? Supervivir no quiere decir vivir superiormente, ¿eh?.

«Sirimiri», ‘El Diario Vasco’, 29 de junio de 1937.

-Español, habla español

En la aduana de Irún se ha colocado un letrero que vamos a reproducir aquí: Dice sencillamente esto: «Español, habla Español». El letrero de la Aduana de Irún podía colocarse en todas las ciudades de la España liberada. Con que no se hable un dialecto cualquiera no se pierde absolutamente nada. Con que no se hable español se pierde mucho. Por lo menos en el concepto de los españoles que lo escuchan.

«En la Aduana de Irún», ‘Domingo’, 15 de agosto de 1937.

-Detenido por predicar en euskera

Un padre franciscano predicó en vascuence en Berrobi el día de san Agustín, patrón del pueblo (28 agosto 1937). Por eso fue detenido y después multado.

Ocurrido el 28 de agosto de 1937.

-Ni cerrar el puño, ni hablar dialectitos

En la sala de espera del hotel de Inmigrados de Fuenterrabía han colocado un letrero parecido al de la Aduana de Irún, pero todavía más expresivo y contundente. En él se advierte a los españoles de la obligación en que se encuentran de hablar español. Sana y noble advertencia. Con los dialectitos, que al fin y al cabo son como verrugas que le salen al idioma, se había estado haciendo un juego demasiado peligroso para que en la España Nacional puedan ser oídos con simpatía. Claro que algunos de los refugiados llegarán con la costumbre de hablar su dialecto. Es de esa mala costumbre de la que quisiéramos ver limpios a los buenos españoles. También algunos de los que se entregan a nuestras tropas lo hacen cerrando el puño inconscientemente. Claro que no por eso se les va a fusilar. Lo que se hace es enseñarles que a ningún español le está permitido ese saludo. En fin de cuentas es lo que aconseja el cartel del Hotel de Fuenterrabía en relación a los dialectitos. Ni cerrar el puño ni hablar otro idioma que no sea el español. Una cosa y otra nos han costado bastante sangre para que no las pongamos juntas, como juntos iban los marxistas con la tribu cobarde y abyecta de los separatistas vascos, y como van todavía en Cataluña ambas tendencias anti-españolas.

«Los españoles que hablen español», ‘Domingo’, 19 de septiembre de 1937.

-Si eres español, habla español.

Si eres español, tu deber como tal es hacer que todos los españoles lo hablen. Por Dios, por España y la Revolución Nacionalsindicalista.

Saludo a Franco. ¡Arriba España!

Nota de la Delegación Provincial de Propaganda de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. ‘El Diario Vasco’, 22 de diciembre de 1937.

*1938

-Diez minutos en euskera

El Sr. Comandante Militar del Sector de Durango en comunicación de fecha 30 del mes próximo pasado (que cuyo documento llegó a disposición de esta Alcaldía el 3 del actual) me dice entre otras particularidades lo siguiente: «Sírvase también tener en cuenta que en las Iglesias no debe permitirse la predicación en vascuence, y solamente si a su juicio considera que la mayor parte de los feligreses y asistentes aquellos desconocen el idioma español puede autorizarse diez minutos de pláticas en vascuence que resuma lo anteriormente expuesto y predicado en nuestro idioma»… y en los sermones y pláticas religiosas se empleará el idioma castellano y únicamente durante diez minutos podrá emplearse el vascuence. Además le hago a Vd. presente de orden del mismo Sr. Comandante que la enseñanza del Catecismo tiene que ser en idioma español. Lo que le participo para su conocimiento y fines consiguientes.

El alcalde de Yurre (Vizcaya), Pedro Jauregi. A José Intxusagarri, Cura Coadjutor, 5 de abril de 1938.

Portada del libro de Torrealdai.

-Los nombres regionales, separatistas

Delate señalarse también como origen de anomalías registrales la morbosa » exacerbación de algunas provincias de sentimiento regionalista, que llevó a determinados registros buen número de nombres, que no solamente están expresados en idioma distinto al oficial castellano, sino que entrañan una significación contraria a la unidad de la patria. Tal ocurre en las Vascongadas, por ejemplo, con los nombres de Iñaki, Kepa, Koldobika y otros que denuncian indiscutible significación separatista; debiendo consignarse, no obstante, que hay nombres que sólo en vascuence o en catalán o en otra lengua tienen expresión genuina y adecuada, como Aránzazu, Iciar, Monserrat, Begoña, etc., y que pueden y deben admitirse como nombres netamente españoles, y en nada reñidos con el í amor a la Patria única que es España .La España de Franco no puede tolerar agresiones contra la unidad de su idioma ni la intromisión de nombres que pugnan con su nueva constitución política y con la doctrina del artículo 34 del mencionado Reglamento. Es preciso, por lo tanto, volver al sentido tradicional en la imposición de nombres a los recién nacidos con oportunas variantes (…)

En su virtud, dispongo: Art. 1º «… En todo caso, tratándose de españoles, los nombres deberían consignarse en castellano».

Orden del Ministerio de Justicia, 18 de mayo de 1938

-Vascuence en el tren

El señor capitán de la quinta Unidad del Regimiento de ferrocarriles número 1, en escrito nº 11.735, de fecha 29 del actual, me dice:

«El señor teniente-coronel jefe del servicio militar de ferrocarriles, en escrito nº 23.138 de fecha 24 del corriente me dice»: «Habiéndose recibido en esta jefatura el billete militar de primera clase, nº 2.490, expedido por el Ferrocarril del Urola, con fecha 15 del mes actual, con la inscripción en vascuence por uno de sus lados, disponga usted el cese inmediato en su cargo del director del mencionado ferrocarril, que quedará suspenso de empleo y sueldo hasta tanto quede aclarado el motivo por el cual están en vigor dicha clase de billetes; debiendo usted, por su parte, efectuar una rápida información en averiguación de la fecha en que se editaron dichos billetes y quién ordenó su redacción en vascuence; prohibiendo, desde luego, que se sigan expidiendo». Dios guarde al Caudillo y a usted muchos años.

Carlos Sanz de Madrid y Dubé, Brigada jefe del destacamento de Irún, 31 de agosto 1938.

*1939

-Los idiomas al servicio del Movimiento

Los idiomas regionales deben prohibirse cuando no sirvan propiamente a un mayor ambiente o a una particular mayor esfera de divulgación de los Principios del Movimiento y de la Obra del Gobierno.

Oficio de la Subsecretaría de Prensa y Propaganda, 16 de marzo de 1939.

*1940

-Vicios de lenguaje

No por un mezquino espíritu de xenofobia, sino por exigencia del respeto que debemos a lo que es entrañablemente nuestro, como el idioma, precisa desarraigar vicios de lenguaje, que, trascendiendo del ámbito parcialmente incoercible de la vida privada, permiten en la vida pública la presencia de modas con apariencia de vasallaje o subordinación colonial. Es deber del poder público, en la medida en que ello sea posible, reprimir estos usos que contribuyen a enturbiar la conciencia española, desviándola de la pura línea nacional, introduciendo en las costumbres de nuestro pueblo elementos exóticos que importa eliminar.

Artículo 1º. Queda prohibido en rótulos, muestras, anuncios y lugares y ocasiones análogas el empleo de vocablos genéricos extranjeros, como denominaciones de establecimientos o servicios de recreo, industrias mercantiles, de hospedaje, de alimentación, profesionales, espectáculos y otros semajantes.

Artículo 2º. En el término de un mes, a partir de la publicación de la presente orden en el Boletín Oficial del Estado, deberán de rótulos y muestras las palabras que actualmente están incursas en la prohibición que antecede.

Artículo 3º. Por los Gobernadores Civiles y los Alcaldes se vigilará el cumplimiento de estas normas y se impondrán a los infractores, o se propondrán, en su caso, las sanciones gubernativas que procedan.

Orden del 16 de mayo de 1940.

Recogido del libro “El libro negro del euskera” Joan Mari Torrealdai. Editorial Ttarttalo. 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.