La calamidad colonialista en Ghana, por El Hajj’ Ommar / Libertad, por José Martí / El barco esclavista llamado ‘Jesús’.

Mapa de las colonias británicas en África.

Repasando la historia:

-Ghana y la calamidad colonialista

“El sol del desastre se ha levantado por el Occidente abrazando a hombres y tierras pobladas (…)

La calamidad cristiana se ha abatido sobre nosotros como una nube de polvo.

Al comienzo llegaron pacíficamente con palabras tiernas y suaves.

“Venimos a comerciar, decían, a reformar las creencias de los hombres, a acabar con la opresión y el robo, a vencer y barrer la corrupción».

Ninguno de nosotros percibió sus intenciones y ahora somos tratados caro inferiores.

Nos han seducido a base de pequeños regalos.

Nos han dado de comer buenas cosas.

Pero acaban de cambiar de tono”.

-El Hajj’ Ommar.

Poeta del norte de Ghana (1875).

Dibujo de José Martí y la bandera cubana.

-La edad de oro

“Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía… Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el Gobierno sea bueno, no es un hombre honrado. Un hombre que se conforma con obedecer leyes injustas, y permite que pisen el país en que nació los hombres que lo maltratan, no es un hombre honrado… Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Estos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados”.

-José Martí.

Dibujo. Barco negrero con esclavos.

-¡Oh Jesús!

Dondequiera ponían los pies, los europeos causaban devastación y muerte

«El descubrimiento de América, el exterminio y esclavitud de su población, el saqueo de las Indias Orientales y la conversión de África en coto de caza de esclavos, señalan con sus idílicos procedimientos el rosado amanecer del capitalismo».

Los europeos recomenzaron a capturar africanos para someterlos a esclavitud en 1442, y lo siguieron haciendo durante 4 siglos. «Durante ese tiempo, transportaron a América cerca de 30 millones de hombres, mujeres y niños, (un tercio de su población total), despojando al ‘continente negro’ de sus mejores exponentes, e impidiendo así de hecho, su natural desarrollo. Y si consideramos que para atrapar unos pocos salvajes se masacraban tribus enteras, entonces no es exagerado afirmar que este comercio le costó a África entre 100 y200 millones de vidas humanas».

«El primer inglés que concibió la idea de apoderarse de africanos para hacerlos trabajar hasta morir en las plantaciones del nuevo mundo, fue John Hawkins. Goma su primera expedición tuvo gran éxito, para la segunda la reina le prestó un barco cuyo nombre era ‘Jesús’. Luego de ‘hacer carrera’ como negrero, la reina lo ennobleció nombrándolo caballero y él puso en su blasón heráldico la figura de un negro ‘encadenado». Así a través del tráfico triangular: esclavos en África, metales en América y especias en Oriente, la burguesía europea va a concentrar en sus manos las riquezas del planeta.

-Augusto Bianco.

De «Pequeña historia del trabajo (ilustrada)».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.