Barre todo lo podrido / ¿Qué es un Soviet? / La mujer trabajadora en el camino de su emancipación.

Dibujo. Barriendo el mundo de capitalistas, reyes, banqueros…

Tiempos de barrer, conocer y estudiar

-Toma la escoba.

Por Ernesto Estévez Rams

Solo cuando los efluvios del planeta

llegan a tus narices te sobresaltas.

Hasta ahora, el hedor repugnante de ciertas geografías

ocultados quedaban debajo de perfumes celebrados

por los periódicos, por la televisión, por la radio.

Últimamente, también escondido en eso que llaman las redes.

Como si el enredo social del planeta fuera novedad

y no viniera andando desde hace tanto.

Como si no hubieran existido etonocidios,

ni barcos llenos de negros,

ni plantaciones, ni heces en forma de látigos.

Ni asiáticos tildados de monos, y los otros

vaporizados en bombas.

Como si Verdún no hubiese

sido una fiesta atroz del capital jugando al monopolio.

Y en Leningrado los niños no hubiesen tenido que comer pintura

para engañar al hambre.

Como si Rhodesia no hubiera existido, Ian Smith fuera

solo un personaje para asustar a niños de Zimbawe.

Ni apartheid, ni niños mártires de Soweto,

ni fosas llenas de muertos en Ruanda.

Ni sífilis inyectada a indias guatemaltecas

en nombre del avance de la civilización blanca.

Ni esterilizaciones forzadas. Ni experimentos humanos

en las selvas americanas.

Como si no hubiesen lanzado al mar cientos desde helicópteros,

ni otros en la boca de volcanes.

Niños sesgados de sus padres asesinados,

y luego privados de sus abuelas.

Como si Wounded Knee fuese el título de otro filme

de héroes blancos.

Como si el agente naranja

fuera el nombre publicitario de un extracto de jugo fortificado.

Como si Lynch y Crow fueran nombres cualquiera,

y la quema de cruces y la soga, preámbulo

de un suculento barbecue de negros.

El estupro y la pedastería,

accidente y no sistema.

Ahora que nos han vendido la idea,

que las redes han hecho al mundo más pequeño.

¿Dime tu que exploras en ellas?

¿Cuántas paginas vistas de Timor Leste?, ¿Angola?

¿Cuántas de Armenia miraste esta semana? ¿Pakistán?

¿Cuánto aprendiste de Jamaica?, ¿Dominicana?

¿Qué sabes de los negros haitianos?, ¿y los negros de otros lugares?

¿Cuánto nuevo de los trinitarios?

¿Cuáles amigos hiciste de Samoa, Viet Nam, Cambodia?

¿Cómo se visten en Yemen (Si las bombas

y la hambruna les permiten vestirse. Allí, quizás

ni haya pintura para engañar al hambre)?

¿Qué estrellas de actuación brillan en Mongolia,

triunfan en Sierra Leona, escandalizan en Bulgaria?

¿Qué libros llaman la atención en Albania, se comentan en Chile,

se prestan en Honduras?

¿Quién ganó el campeonato de Basket en Jordania?,

¿el de Volleyball en Costa de Marfil?

¿Qué club de football en Malasia?

No será que esa aldea global no es tan global.

No será que cuando te venden que vas,

en realidad te vienen.

No será que te acosan, te asaltan. Te roban la vista y por esa entrada,

mientras crees ver, en realidad te miran.

No será que te amaestran y te mutilan, te reducen y te venden.

Cómo un número, un gusto, una tendencia.

Un esclavo de sensaciones que se sintonizan.

No será que te tocan la flauta, te encantan

y te llevan a los parajes donde todo huele igual.

El fragancia engañoso que te venden

cuando en realidad te compran.

Despierta, hace rato que algo huele podrido

y no es de Dinamarca. Ahora que el hedor

inescondible llegó a tu nariz,

no estires la mano buscando un perfume,

toma la escoba.

Vamos a limpiar la casa.

https://lapupilainsomne.wordpress.com/2020/04/12/toma-la-escoba-por-ernesto-estevez-rams/

Foto. Guardias rojos en Leningrado.

-Diccionario:

Los Soviets

El Poder soviético es el primero del mundo (mejor dicho, el segundo, porque la Comuna de París empezó a hacer lo mismo) que incorpora al gobierno a las masas, precisamente a las masas explotadas. (…) Los Soviets son la organización directa de los trabajadores y de las masas explotadas, a los que da toda clase de facilidades para organizar por sí mismos el Estado y gobernarlo de todos los modos posibles. (…) La libertad de imprenta deja de ser una farsa, porque se desposee a la burguesía de los talleres gráficos y del papel. Lo mismo sucede con los mejores edificios, con los palacios, hoteles particulares, casas señoriales de campo, etc. El Poder soviético desposeyó inmediatamente a los explotadores de miles y miles de los mejores edificios, haciendo de este modo un millón de veces más “democrático” el derecho de reunión para las masas, ese derecho de reunión sin el cual la democracia es un engaño. Las elecciones indirectas de los Soviets que no son locales hacen más fáciles los congresos de los Soviets, hacen que todo el aparato sea menos costoso, más ágil, esté más al alcance de los obreros y de los campesinos en un periodo en que la vida se encuentra en efervescencia y es necesario poder proceder con especial rapidez para revocar a su diputado local o enviarle al Congreso General de los Soviets.

(…) ¿Hay un solo país del mundo, entre los países burgueses más democráticos, donde el obrero medio, de la masa, el bracero medio, de la masa, el semiproletario del campo en general (es decir, el hombre de la masa oprimida, de la inmensa mayoría de la población) goce, aunque sea aproximadamente, de la libertad de celebrar sus reuniones en los mejores edificios; de la libertad de disponer de las mayores imprentas y de las mejores reservas de papel para expresar sus ideas y defender sus intereses; de la libertad de enviar a hombres de su clase al gobierno y “organizar” el Estado, como sucede en la Rusia Soviética? (…)

en Rusia se ha deshecho por completo el aparato burocrático, no dejando de él piedra sobre piedra, se ha echado a todos los antiguos magistrados, se ha disuelto el parlamento burgués y se ha dado a los obreros y a los campesinos una representación mucho más accesible, sus Soviets han venido a ocupar el puesto de los funcionarios o sus Soviets han sido colocados por encima de los funcionarios, sus Soviets son los que eligen a los jueces. Este mero hecho basta para que todas las clases oprimidas proclamen que el Poder de los Soviets, es decir, esta forma de dictadura del proletariado, es un millón de veces más democrático que la más democrática de las repúblicas burguesas.

Lenin. 1918.

Dibujo. 4 mujeres en asamblea.

-Libro: “La mujer en el camino de su emancipación”

Editorial Contra Canto. 1987.

«…La mujer trabajadora tiene que soportar una mayor explotación en la producción social y la doble jornada, lo que la convierte en una persona doblemente explotada; por un lado, en su faceta de obrera asalariada y, por otro, como reproductora de la fuerza de trabajo.

«…La doble explotación de la mujer trabajadora está indisolublemente ligada a la existencia de la unidad económica familiar. Este hecho pone sobre el tapete la contradicción flagrante, que existe en este sistema, entre la necesidad de utilizar la fuerza productiva femenina a nivel social y la necesidad de seguir perpetuando la familia como unidad económica y, en consecuencia, el papel de la mujer en ella. De hecho, con la incorporación de la mujer a la producción, se inicia uno de los fenómenos más importantes bajo el sistema capitalista: la crisis de la familia como unidad económica.

«…La opresión de la mujer en la familia -opresión ejercida por el hombre- viene determinada por la división histórica del trabajo entre los sexos y por la preponderancia económica que tal división ha proporcionado, a lo largo de los siglos, al hombre; y mientras el peso fundamental de la manutención de la familia siga recayendo en éste, su posición dentro de la misma seguirá siendo privilegiada… Las relaciones personales que se establecen en el ámbito de la familia son igualmente opresivas; no responden a una igualdad y colaboración mutuas, sino que vienen a ser el resultado de la autoridad masculina que, en numerosas ocasiones, llega a ser vejatoria y denigrante. En cuanto a la mujer, tampoco escapa a la influencia de esta ideología; la propia educación recibida la predispone a admitir, sumisamente, ese papel de segunda fila…

«…Además de la opresión en la familia, la mujer sufre también la opresión social, característica de todas las sociedades de clases, y cuya base económica es la explotación de una mayoría por una minoría detentadora del poder y de todos los derechos… De esta manera, la mujer está sometida a una doble opresión: la opresión por parte de la sociedad burguesa y la opresión en la familia, aunque -tampoco podemos olvidarlo-, la segunda es consecuencia de la primera.

«…La incorporación de la mujer a la producción y la disolución de la familia como unidad económica de la sociedad son, pues, dos hechos intrínsecamente unidos e imprescindibles para el desarrollo de las fuerzas productivas y para alcanzar la emancipación de la mujer…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.