Pétain entregó Francia a Hitler. Derrota y capitulación de los colaboracionistas. Resistencia del Pueblo.

Foto. Pétain con Hitler.

Luchas, derrotas, victorias… Antifascistas

Agenda

La derrota de Francia y su capitulación

En abril de 1940, la ofensiva del Ejército alemán era imparable. Invadió Dinamarca e hizo desembarcos en Noruega, los dos países fueron ocupados rápidamente; en mayo invadió Bélgica, Holanda y Luxemburgo. Sin cosechar más que derrotas, los ejércitos de estos países fueron retrocediendo y no pudieron ofrecer una resistencia prolongada. Fueron traicionados por las clases dominantes que hallaron un idioma común con los nazis. Explotando su éxito, las divisiones acorazadas alemanas rompieron las posiciones francesas de Sedán y trasladaron las operaciones a Francia.

En Francia primaron claramente los elementos capituladores de las esferas políticas, económicas y militares más reaccionarias, elementos que saboteaban por todos los medios el empleo de las cuantiosas fuerzas de que disponía el país; retiraban unidades militares de la línea del ataque principal del ejército nazi para trasladarlas a los sectores más alejados donde eran inoperantes.

Lo que más temían los gobernantes de Francia eran a las masas populares de su propio país. Por ello rehusaron la propuesta del Comité Central del PCF de armar al pueblo y organizar la defensa de París, amenazado directamente por el ejército alemán. Con un miedo cerval a la perspectiva de que la guerra se convirtiera en una guerra nacional revolucionaria, se apresuraron a acabar con las hostilidades aunque fuera mediante la derrota total y la rendición ante los hitlerianos.

El 14 de junio, París fue entregado a los hitlerianos y tres días después se nombró jefe del Gobierno al mariscal Pétain, uno de los líderes de la reacción y partidario del cese inmediato de la guerra con Alemania.

Pétain solicitó el armisticio, Hitler dictó a los representantes de Pétain las condiciones de la capitulación total de Francia. Dos terceras partes de Francia, incluido París, fueron ocupadas por el ejército fascista alemán y los costes para el mantenimiento de estas fuerzas corrían a cargo del pueblo francés. La parte meridional del país sería gobernada desde la pequeña ciudad de Vichy por el gobierno del fascista Pétain.

Pero el pueblo francés no quiso someterse al invasor alemán y se formaron los primeros grupos de la Resistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.