Fernando Simón, premio del Opus y sobrino de Romay Beccaría. Que cuenten todo sobre los lazos que le unen a altos cargos, y luego pensamos si es un ‘mirlo blanco’.

Fotos. Simón y Romay-Beccaría.

-Lo que no se dice en la tele sobre Fernando Simón

Por Eder Mitxelena Foronda

Vistos varios artículos que nos hablan de los méritos de Fernando Simón e incluso, en ese afán blanqueador del personaje, se llega a presentarlo como adalid de la nueva masculinidad, el hombre bueno porque trabajó en África y flipadas varias, yo voy a hacer el camino inverso.
Fernando Simón Soria, zaragozano, estudió, como sus 4 hermanos, en el colegio Montearagón, uno de esos del Opus Dei al que van los niños bien. Lo de ir a África no es nada extraño entre quienes estudian en los colegios más rancios de «la obra» en Españita, que tienen programas caritativos y de colaboración y son muchos los alumnos que se apuntan a iniciativas humanitarias que les dan la posibilidad de sacarse fotos con «negritos», que les permiten «demostrar» que no son racistas. No estoy diciendo que el epidemiólogo lo sea, pero el argumento de «estuvo años en África» como prueba de lo buena persona que se es, no puede ser más ridículo y ñoño. Fernando, por cierto, estuvo allí con Medicus Mundi, ONG creada en 1963, en pleno franquismo, por la Asociación de Médicos Católicos. En 2015 recibió el premio Alumni Montearagón. Ya sabéis cómo van estas cosas; recibes el premio y sueltas un discurso de lo importante que ha sido para tu labor posterior, haber recibido educación y valores en el cole opusiano.

Dicen que Simón y su mujer, tras muchos años en África y Latinoamérica, decidieron volver porque sus hijos se lo pedían… puede que algo tuviese que ver que sabían que ambos iban a estar colocados en buen lugar gracias al tío de Cristina María Romay-Barja Quiroga, la señora de Fernando Simón. Y es que el «tito» de María Romay no es otro que José Manuel Romay Beccaría, secretario general de Sanidad durante el franquismo y Ministro de Sanidad del PP entre 1996 y 2000. Había pasado a presidente del Consejo de Estado cuando, siendo ministra de Salud Ana Pastor, en 2003, el gobierno de Aznar propuso a Fernando Simón montar y liderar la Unidad de Alertas y Emergencias Sanitarias. Dicho y hecho. En 2012, justo cuando el «tito» José Manuel recuperaba el cargo de presidente del Consejo de Estado, Simón era nombrado, por Rajoy, director del Centro de Emergencias Sanitarias. Entonces, la ministra pepera de Sanidad era Ana Mato, que desde el primer momento mantuvo en su equipo de asesores a sus dos predecesores, Pastor y «el Tito Romay».

Mato, que había manifestado su intención de reintegrar en la estructura de su ministerio al Instituto Carlos III, donde casualmente está en nómina tanto Fernando Simón como la científica especialista en enfermedades tropicales María Romay, mujer de Fernando y «sobrinísima».
Oye, que pueden ser todo casualidades. Tan «casualidades» como todas las puertas giratorias y enchufes varios que los seguidores del gran gurú Simón si soléis percibir como más sospechosos.
Por último me gustaría destacar que, si bien es cierto que todo el mundo erró con el Covid de marras, no todo el mundo es epidemiólogo como bien os encargáis de recordar, y éste en concreto, hablaba en febrero del «muy bajo nivel de transmisión» y de que en España sólo había «un caso y controlado». (https://www.heraldo.es/…/fernando-simon-no-hay-razon-para-a…) ¿Su eminencia el epidemiólogo hablaba de oídas como el resto de mortales? Preguntaos que pensaríais si hubiese sido otro quien hubiese soltado esas dos frases tan contundentes como equivocadas.

https://www.facebook.com/100003399969370/posts/2721297431326896/

7 comentarios sobre “Fernando Simón, premio del Opus y sobrino de Romay Beccaría. Que cuenten todo sobre los lazos que le unen a altos cargos, y luego pensamos si es un ‘mirlo blanco’.

  1. Charlie Contestar

    Lo importante es que como técnico lo ha hecho todo mal. Por tanto, debe dimitir. Y eso al margen de dónde haya estudiado, si estuvo en África o si fue enchufado o no.
    El artículo está plagado de prejuicios y generalizaciones, típicos de la sociedad española y de las dos Españas. No se trata de hacer juicios personales de gente que no conocéis. Se trata de valorar sus actuaciones como director de un organismo, al margen de otras cuestiones que parecen ser lo único que os importa para condenar o salvar a los políticos (según la afinidad).

  2. NoImporta Contestar

    A mi me parece que sí es importante saber de dónde viene y si está enchufado o no. De hecho, el enchufe esclarece por qué, un tipo que demuestra tal nivel de incompetencia, llega a ser responsable de algo en este país.

    El hecho de que él y otros altos cargos del Ministerio de Sanidad pertenezcan al Opus, también podría traer luz al por qué se trajo a un cura infectado de ébola a España con el riesgo que eso suponía para el resto de la población.

  3. Luis Contestar

    Lo importante es el currículum, la formación, el estudio, el nivel profesional, los conocimientos, etc. De todo esto carece este sujeto.
    Como Cirujano diré que en este tipo de cosas se pude decir y hacer de todo pero en la Cirugía (como en los toros) hay un momento en el que o vales o no vales a OJOS VISTA y un cirujano con la historia genito/enchufera de este elemento se notaría claramente que no vale para nada. Pero en los cargos políticos de bla bla bla no es tan evidente y así andamos con una panda de náufragos vendedores de humo diciendo unas cosas que epidemiológicamente es para desterrarlos. La plebe se ha acostumbrado a todo ¡un ministro de sanidad filósofo!, una ministra (ahí es nada, ni subsecretaria ni nada flojo) cajera a la que le coloca su marido, en fin. Verdaderamente es para pensar que el votante español es el mejor representado si es capaz de comerse todo esto y más. Amén

  4. Saigon Contestar

    Este sujeto abyecto e inútil es un auténtico criminal. Y no tiene sentido que nadie lo haya cesado ni esté ya en la cárcel.
    Ahora, ni es del Opus, ni el haber estudiado en un colegio religioso le convierte en el gañan en que ha devenido con el paso del tiempo.
    Así que menos prejuicios cristianofobos.

  5. Gabriel Oliver Martínez Contestar

    Chati: a mi me parece un excelente profesional, dedicado a su trabajo y aguantando las críticas de los cabrones que le pusieron, hace tiempo, en este mismo puesto.
    Si alguna vez me lo encuentro, me gustaría tomarme unas cañas o vinos con él, me parece una persona maravillosa.
    Gracias por tu dedicación Fernando. Un abrazo.

  6. JM Contestar

    Lo que si parece cierto es que DIJO que solo iban a ver uno o dos casos de COVID, pero la realidad ha sido bien distinta, solo por eso debería dimitir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.