La URSS no quiso la guerra y trató de contener a los nazis. Las ‘democracias’ acordaban con el fascismo, y se vio obligada a pactar para ganar tiempo y preparar la defensa.

Cartel. (soldado soviético con espada entre las manos)

Luchas, derrotas, victorias… antifascistas

Agenda

Los esfuerzos de la URSS por detener la guerra

Ya desde mediados de los años 30, ante la política agresiva y expansionista de Alemania, la guerra era cada vez más inminente.

El Estado Soviético hizo insistentes esfuerzos para impedirla. En 1933, la URSS presentó un proyecto de definición de la agresión. El objetivo era frenar el avance nazi.

La política exterior soviética defendida por Litvinov en la Sociedad de Naciones, desde el ingreso de la URSS en noviembre de 1.934, se basaba en la utilización del concepto de seguridad colectiva, política de resistencia activa a los agresores, la cual contemplaba desde su apoyo a los pueblos que eran víctimas de la agresión y luchaban por su independencia, hasta la actuación colectiva de la URSS junto a las democracias burguesas para frenar al fascismo ante cualquier agresión militar (acuerdo soviético-francés y soviético-checoslovaco suscritos en mayo de 1935), pero fueron convertidos en papel mojado porque los medios gobernantes de Inglaterra, Francia y los Estados Unidos se empeñaron en enfrentar a Alemania con la URSS y lograr su debilitamiento recíproco.

Consecuentemente con su política de paz, la URSS propuso la obligatoriedad de las sanciones políticas, económicas y militares que acordara la Sociedad de Naciones contra las potencias agresoras; luchó infatigablemente porque la Sociedad de Naciones ayudara sin reservas ni limitaciones a las repúblicas china y española, etc. Entre 1935 y 1939, la URSS, a pesar del cerco imperialista en torno a sus fronteras, se manifestó en defensa de las primeras víctimas de los agresores imperialistas: China, Etiopía, España, Austria, Albania y Checoslovaquia.

Por el contrario, los gobiernos de Inglaterra y Francia adoptaron el concepto de neutralidad y no intervención. Paralelamente, los EE.UU. ayudaban a la creación de la base económica y militar de la Alemania nazi que se rearmaba sin descanso.

La escalada imperialista nazi continúo; el 13 de marzo de 1938, Alemania se apoderó de Austria. Las potencias imperialistas occidentales callaron. Después ocuparon Checoslovaquia. El gobierno soviético propuso a Inglaterra y Francia actuar en común en defensa del país. Y Francia e Inglaterra dieron el visto bueno a esta nueva agresión con el Pacto de Múnich. Inglaterra, Francia y los Estados Unidos rehusaron el entendimiento con la URSS, así que esta se vio obligada a tomar medidas para garantizar su seguridad. En agosto de 1939, Alemania propuso a la URSS la firma de un tratado de no agresión. Un acuerdo que fue utilizado por la reacción para atacar a la URSS. El gobierno soviético necesitaba tiempo para prepararse mejor para la guerra, no tenía más que una salida: aceptar la propuesta de Alemania. El 23 de agosto de 1939 fue suscrito el tratado soviético-alemán de no agresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.