Los múltiples crímenes del cura fascista Don Juan / La masacre de Azazeta en 1937 / Vida, y muerte, de guerrilleras españolas.

Foto. 2 curas fascistas y un G.C.

Memoria histórica imprescindible:

-La Santa Unción de los crímenes del cura Don Juan

El cura de Telde sacó la pistola del cinto para dar el tiro de gracia a los cinco hombres, el más joven, casi un niño, se retorcía de dolor en el suelo volcánico. D. Juan se subió la sotana para agacharse y hacerle la seña de la cruz en la frente –Por esta santa unión y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, -dijo- mientras con la otra mano cargaba el arma para dispararle en la nuca.

Aquel joven párroco había estado con Eufemiano varias noches de agosto del 36 en la Sima de Jinámar, en la Mar Fea, en los pozos de Arucas y Tenoya, acompañando a las “Brigadas del amanecer” en su miles de asesinatos. Se mantenía siempre en segundo plano con un crucifijo en la mano, bendecía rezando en baja voz, un susurro que llegaba a los oídos de los que iban a ser arrojados al vacío, simplemente por pensar diferente, por defender la democracia, la legalidad republicana.

Le gustaba al sacerdote salir a media noche, reunirse en la sede falangista de la calle Albareda del Puerto de la Luz, donde organizaban los grupos y revisaban las listas negras con las direcciones de las personas que esa noche serían ejecutadas. Bonny siempre lo miraba sonriendo, le gustaba que un sacerdote alumbrara la noche de la sangre, los hijos del Conde y la Marquesa lo invitaban a un trago de ron de caña antes de salir hacia el norte o el sur de la isla, los viejos camiones no paraban, su ruido inundaba las humildes viviendas de La Isleta, su gente atemorizada casi no respiraba para evitar que estos genocidas se acercaran a sus puertas.

El Teniente Lázaro bromeaba con el capellán cuando en la casa de algunos de los detenidos había mujeres –¿Nos las follamos padre? Los conejos rojos son los mejores, -decía entre carcajadas- D. Juan callaba con una media sonrisa en sus finos labios. Absorto miraba las violaciones múltiples desde fuera de los habitáculos. Como mucho se asomaba por las ventanas. No se inmutaba ante los gritos de las mujeres, algunas niñas, menores de 10 diez años, que sufrían los abusos sexuales de la soldadesca fascista, junto a guardias civiles, requetés y civiles, que hacían cola para entrar uno a uno donde las tenían retenidas, en muchos casos atadas a la parte posterior de las cabeceras de las camas.

Al clérigo ya no le temblaba la mano en las ejecuciones, su función de tirador de gracia parecía gustarle, asistía a los consejos de guerra, visitaba a los reos poco antes de ser fusilados para ofrecerles confesión, acompañamiento en los instantes finales, su pistola destacaba en su delgada cintura, siempre por fuera de la sotana sucia, manchada de huevos fritos y aceite de pescado. Su mirada parecía escrutar a los hombres detenidos, no se inmutaba ante los gritos y llantos de dolor, ofrecía misericordia mientras apadrinaba el crimen.

(*) Relato publicado en el libro «Tormenta en la memoria» de Francisco González Tejera .

https://viajandoentrelatormenta.com/

Foto. Homenaje floral en Azazeta.

-La masacre de Azazeta

Se han cumplido 83 años, fue la mayor acción de terror que cometieron los franquistas en Araba.

16 presos políticos alaveses fueron asesinados a sangre fría la noche del 31 de marzo de 1937.

Los 16 fueron asesinados por orden de Bruno Ruiz de Apodaca, uno de los mayores asesinos franquistas de Gasteiz.

Sacados de la cárcel, fueron asesinados:

  • Teodoro González de Zarate, alcalde republicano de Gasteiz, afiliado a Izquierda Republicana.
  • Francisco Díaz de Arcaya, concejal PSOE en el ayuntamiento republicano de Gasteiz.
  • José Luis Abaitua Pérez, del EAJ-PNV.
  • Víctor Alejandre, de Valdegovía, militante del PRRS.
  • Eduardo Covo González, empleado de Telégrafos, de Gasteiz.
  • Jaime Conca Amorós, jornalero, de Gasteiz.
  • José Domingo Elorza San Vicente, pintor, de Gasteiz, afiliado al PSOE.
  • Constantino González Santamaría, barbero, de Gasteiz.
  • Francisco Garrido Sáez de Ugarte, ajustador, de Apellaniz, afiliado a CNT.
  • Prisco Hermua Arrízola, jornalero, de Gasteiz, afiliado a CNT.
  • Antonio García Bengoetxea, mecánico, de Gasteiz.
  • Jesús Estrada Ábalos, mecánico, de Gasteiz, del PCE.
  • Daniel García de Albéniz Azazeta, labrador, de Maeztu, de CNT.
  • Manuel José Collel Aguilá, ferroviario, de Gasteiz, afiliado a Unión Republicana.
  • Manuel Hernández Ibañez de Garaio, ferroviario, de Gasteiz.
  • Casimiro Cerrajería Zarranz, pirotécnico, de Gasteiz, afiliado a UGT.

Artículo completo:

https://halabedi.eus/es/la-masacre-de-azazeta-83-anos-de-la-mayor-matanza-franquista-en-araba/

Fotos. Sagrario Vera. En 1943 y asesinada en 1945.

-Sagrario Vera, María Esquivel , Josefa Bermejo. Una historia “desconocida” de mujeres guerrilleras

Esposas, madres, hijas, hermanas que actuaban como enlaces a los guerrilleros o como propias guerrilleras en la recién estrenada dictadura fascista. El investigador José Antonio Jiménez Cubero recuerda los casos de 133 mujeres detenidas, torturadas y, en algunos casos, muertas por empuñar las armas en plena posguerra.

https://www.publico.es/politica/sagrario-vera-mari-esquivel-josefa.html?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.