Palestina: ex-preso político, tras 18 años, autoconfinado por el virus / Actualidad en Irlanda / Hambre británica / Amazon: Los ricos, mega-ricos / Los bejucos colombianos.

Foto. El expreso político y su prometida (con mascarillas).

Internacional:

Palestina

-Libre tras 18 años, y ahora en confinamiento

«El preso político recién liberado Ismail Abu Eisha finalmente se reúne con su prometida, Ekram, después de pasar 18 años en las cárceles israelíes.

Pero primero tendrá que autoaislarse durante 2 semanas porque Israel deja a los prisioneros y trabajadores palestinos vulnerables al coronavirus.»

Cartel presos políticos. Irlanda.

Irlanda

-Actualidad política y antirrepresiva:

*IRSP recuerda mártires, y su labor en la pandemia

*Saoradh comunicado de Pascua

*Ministro de salud, llama al Ejército británico

*Comunicado del IRA (Reunificación de 2012)

*Comunicado de Pascua de Prisioneros Republicanos en Portlaoise, Maghaberry y Mountjoy…

https://nortedeirlanda.blogspot.com/

Foto. Banco de alimentos.

Gran Bretaña

-Hambre por millones

La Fundación británica de Alimentos denuncia que 1,5 millones de británicos no comen durante días enteros porque no tienen dinero o acceso a la comida. Unos 3 millones viven en hogares donde alguien se ha visto obligado a saltarse ciertas comidas.

https://www.theguardian.com/society/2020/apr/11/uk-hunger-crisis-15m-people-go-whole-day-without-food

Foto. Bezos, de Amazon.

EE.UU.

-Los ricos de EEUU se han hecho aún más ricos con el coronavirus

La prensa burguesa internacional tituló como de muy emotiva la carta que el multimillonario Jeff Bezos envió a los trabajadores de Amazon, en la que les recordó lo importante que es su labor y la necesidad de mantener en pie la compañía que presta un servicio «vital» en estos momentos de crisis.

No le dieron tanta cabida a las cadenas de contagios y positivos que cientos de sus trabajadores registraron en diez de sus bodegas en Europa y Estados Unidos.

Y camuflan cómo, después de que 17 millones de estadounidenses solicitaron el subsidio por desempleo, Jeff Bezos vio aumentar su patrimonio neto a ciento treinta y ocho mil millones de dólares cuando las acciones de Amazon alcanzaron máximos históricos.

La hipocresía mortal del capitalismo.

Portada «La Segunda Marquetalia».

Colombia

Del libro: «Segunda Marquetalia, la lucha sigue»

Los bejucos.

La selva amazónica está poblada de bejucos que al descolgarse de las ramas de los árboles proyectan ante los humanos esa diapositiva mágica, la visión que los hace sentir que se está frente a una selva de verdad.

Sin duda, los bejucos tienen el don de la solidaridad, porque al enlazar con sus largos brazos de clorofila a muchos árboles, evita que sean descuajados por la descomunal fuerza de los huracanes.

Unos son rastreros. Otros, enroscados como serpientes trepan hasta las copas y cogollos de los árboles más encumbrados.

Tienen muchas formas: hay bejucos que semejan ventanas circulares como aros. Unos son delgados, otros gruesos. Los hay anchos con rizos de olas verdes, o finos como el yaré con el cual los indios hacen canastos y otras artesanías asombrosas. El “tripa e pollo” abunda y es tan resistente que se utiliza para amarrar estructuras de madera.

Se ven lianas delgadas pero fuertes como el poliéster, hilillos que enmarañan a los trochadores.

Pero también está el agraz pincelado de acuarelas rojas, con su agua bendita y fresca que apaga la sed en montañas remotas, sin ríos y sin fuentes, y el yajé que da alas a la espiritualidad indígena.

No hay guerrillero que no haya terminado de bruces con la cabeza enterrada en el suelo o en la hojarasca luego de enredarse en un bejuco invisible. Los que caen, o ríen o sueltan procacidades.

Para eludirlos teníamos que describir amplios rodeos para retomar la ruta más adelante desde la palma o el arbusto escogido como punto de referencia. Esa maniobra quita tiempo y merma fuerzas.

A pesar de ello, los queremos y los cuidamos, porque brindan siempre con sus hojas un camuflaje perfecto a los campamentos guerrilleros que así se vuelven invisibles a los drones y a la “inteligencia del aire”.

Pero no solo: las bejuqueras también son las trincheras donde las dantas salvan sus vidas perseguidas por los tigres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.