Juan García Martín desde Puerto III: como entre el ‘bicho’ aquí no hay quien lo pare. Y lo que oculta la pandemia como ensayo general imperialista…

Foto. Juan García, puño en alto.

Cartas desde prisión:

Juan García Martín

Puerto III, 25 marzo 2020

Queridiños: (…/…) De por aquí, salvo la incomunicación “en persona” (cartas y teléfonos aún funcionan con las reglamentarias restricciones), no hay novedad en lo referente a la salud; tampoco hay noticias, a día de hoy, de que en esta prisión haya algún caso (hay 11 aislados que volvieron de permiso y… por si acaso). Eso sí, de asistencia médica, la justa, o sea, reparto de pastillas y basta de contar. Desde enero no aparece ningún médico por el módulo. Ni siquiera el detalle de hacer alguna circular puramente sanitaria para informar a los presos, alguna charlita, en fin, un algo que dé confianza, tranquilice –o intranquilice conscientemente- y dé a entender que hay un equipo médico pendiente de los acontecimientos. Por supuesto, no han dado mascarillas ni ningún equipo de protección. Vamos, que como entre el bicho aquí no hay quien lo pare.

Le comentaba a un camarada por carta que hace tiempo que he renunciado a hacer previsiones a corto plazo porque lo más fácil es equivocarse dada la agudeza de la crisis general del imperialismo, la profundidad de la crisis particular del Estado fascista español (del que la rápida “ascensión” al co-gobierno de los Podemitas y la extraña defenestración del Borbón padre son los últimos episodios), la tendencia irrefrenable a la guerra de la competencia entre potencias y lo cogido con alfileres que resultan todos las medidas que puedan tomar los diferentes gobiernos, de tal manera que cualquier incidente lo pone todo patas arriba y echa abajo los mejores pronósticos. Es lo que ha ocurrido con el monarca-virus, cuando hace solo unos años otras gripes similares e incluso más virulentas apenas desataron una alarma sanitaria limitada.

En relación a la extraña pandemia que nos ocupa y preocupa, es inevitable que las más variadas hipótesis y teorías (incluida la “conspirativa”, porque la capacidad para “soltar” virus de lo más variado existe y la falta de escrúpulos de los gobernantes, también) se vengan a la cabeza, pero me parece un ejercicio teórico inútil; si los chinos, que es a quien le han cargado el muerto, tienen algo que decir al respecto, lo harán… yo prefiero quedarme con algo mucho más evidente: el Estado, todos los Estados, están aprovechando la aparición del virus a tope y en todas las direcciones posibles y con un objetivo claro: hacer un ensayo general y una puerta al día de la masacre imperialista en ciernes, más concretamente como si hubiera un ataque biológico.

Cartel situación Juan García ¡libertad!.

Como decía, este virus es multiusos, más allá de los valores eugenésicos sobre la población. De entrada, están tensando y poniendo al día sus aparatos represivos y propagandísticos en una especie de guerra preventiva en contra, claro, de su población civil, comprobando también su grado de docilidad. Delante de nuestras narices y sin resistencia se están llevando a cabo de manera acelerada reajustes económicos y sociales, primando unas líneas productivas frente a otras “obsoletas” y aplicando un reajuste de plantillas verdaderamente salvaje, al tiempo que se dotan de una coartada propagandística para los recortes sociales que se avecinan; aún están por ver las consecuencias económicas que va a acarrear a posteriori este estado de alarma, por más himnos triunfalistas que azoten. Y, naturalmente, estamos asistiendo a un nuevo capítulo de la feroz competencia que existe entre las potencias, cargado de navajeros y filibusterismo, cuyo más destacado exponente es Trump.

En lo referente a España, desde aquí percibo el famoso “confinamiento” como un verdadero “estado de guerra”, toque de queda y despliegue del Ejército incluidos; el lenguaje es revelador: batalla, lucha, combate, victoria, unidad ante el enemigo (exterior, por supuesto), “tiempos de guerra”, “guerra irregular y rara”, “en esta guerra todos somos soldados”, según frases del mandamás del Ejército español. Encima, todas las movilizaciones que empezaron a organizarse (campesinos, estudiantes, pensionistas, sanidad, por no hablar de Catalunya) para exigir a los socialfascistas y sus acólitos verdaderas mejoras, han quedado “olvidadas” en aras del “bien común” que representa la urgencia sanitaria.

Con esto no quiero decir que la pandemia no sea grave; pero no hay que tratarla como si de una plaga bíblica se tratase: tiene culpables, no sabemos si por acción, pero sí por omisión ya que décadas de deteriorar la sanidad pública en beneficio de la privada les ha pillado con el culo al aire. Y, desde luego, la pandemia tiene unos beneficiarios en lo inmediato: los capitalistas imperialistas y sus Estados; otra cosa será a medio y largo plazo… pero ya te dije antes que no quiero hacer pronósticos.

Bueno, reitero lo del principio: ¡cuidaros! Aquí procuraremos hacerlo también.

Un fuerte abrazo.

Juan

2 comentarios sobre “Juan García Martín desde Puerto III: como entre el ‘bicho’ aquí no hay quien lo pare. Y lo que oculta la pandemia como ensayo general imperialista…

  1. Ibana Contestar

    Hola camarada! Gracias por tu lucha por dedicar tu vida A tus principios a la no dominación del sistema.. quien diría que ahora somos todas presas, ya predecíamos que en realidad todas éramos presas de una forma u otra, simplemente ahora llego la hora del confinamiento en algunos M2 … si nos ha de coger el nuevo orden mundial que no sea sometidos y con la cabeza agachada.. siempre con los pies por delante y si puede ser el de ellas.. conciencia de lo que ha de llegar y aquí estaremos para continuar tu lucha y la de todos los gudaris… ✊🏾✊🏾💪🏽💪🏽😍

  2. Pedro Contestar

    Que gran exposición ha hecho Juan del estado represivo y de desinformación que nos encontramos,
    y sobre todo de estado cuartelero, con la complicidad como no puede ser de otra manera de los medios
    de desinformación, la Brunete mediatica cada vez más tecnica.Contandonos lo que les parece.

    Salud Camarada.

    Hasta la Victoria Siempre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.