-¿Qué lleváis ahí? ¡apesta! -Niños muertos y mierda -¿Niños muertos? -¡Sí, niños muertos! ¿por qué se extrañan? no tenemos aire, comida, ni agua. Aquí sólo hay muerte. Se miraron los guardias civiles y uno de ellos dijo: ‘¡Qué carroña!’.

Juana Doña Jiménez.

Memoria histórica imprescindible:

Juana Doña Jiménez

Madrid 1918, Barcelona 2003.

“No quería olvidar; olvidar es convertir en cenizas la parte más larga de tu vida, porque el olvido llega cuando casi ya no vives. Olvidar es un despilfarro, es quedarte sin nada”.
(del libro ‘Gente de Abajo’)

Juana Doña llevó toda una vida entregada a la lucha, a la lucha por un mundo nuevo y más justo. Era de esas personas militantes que son de todo el pueblo trabajador, sus experiencias vividas son todo un ejemplo de ética y coherencia de las que tenemos mucho que aprender.

Entró a militar en el PCE con 13 años, cuando en el Partido sólo había otras 6 mujeres más. Fue activa militante, hasta su detención. Permaneció 15 años en las cárceles fascistas por su militancia comunista, fue condenada a muerte y conmutada por la intervención de Eva Perón. Se dedicó a escribir para, a través de sus libros, hacer dialéctica de la lucha, del dolor, del no-olvido.

En todos sus libros sus palabras te ponen la piel de gallina, te humedecen los ojos, te hacen un nudo en la garganta, te encogen el corazón, te arde la rabia, porque aún de casi no haber tenido la más mínima publicidad, sacan a la luz los testimonios y cartas de torturas, hambrunas, cárceles de exterminio, de lucha contra el fascismo, el recuerdo de su compañero Eugenio Mesón (dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas, fusilado en Madrid en el primer consejo de guerra celebrado al terminar la guerra), el coraje de madre, de militante comunista.

Son un homenaje a los fusilados por la traición de la Junta de Casado, a la República, a sus correligionarios, a las miles de muertas que ella conoció en las cárceles fascistas, al pueblo de Madrid que no se rindió, a la militancia comunista, a la dignidad. Un repaso a la historia oculta a ostias y silenciada a vergazos, cartas de amor y de odio de clase después de 60 años en la que pide que se haga justicia popular y que no se olvide todo aquello por lo que centenares de miles de antifascistas murieron en el combate, en los paredones o en las torturas.

Juana Doña, militante de la JSU, acompañada de un niño de pecho, escribió uno de los primeros libros testimoniales sobre la represión, enumerando la primera etapa de aquel calvario: Un gran campo erizado de alambradas y vigilado estrechamente les aguardaba: el ‘Campo de los Almendros’. Allí, como volquetes de arena, eran volcados para volver a marchar por nueva carga, sin comida, ni abrigo, ni un reloj que marcase la hora para medir el tiempo, ni nada. Sólo hombres y mujeres desnudos, esperando, sin saber qué; despersonalizados, ausentes de todo lo que había sido antes su vida.

Juana Doña nos narra una de las etapas del exterminio fascista:

Habían pasado dos días y aún el campo no había cambiado de fisonomía, el tren estaba largas horas parado y cuando andaba lo hacía a paso cansino, era la lentitud de la muerte, otro niño había muerto en el vagón […] Dos guardias civiles asomaron la cabeza e instintivamente se taparon la nariz; el olor pesado y pestilente de cadáveres en descomposición les echó para atrás. Con la nariz tapada preguntaron:

– ¿Qué lleváis ahí?, ¡apesta!
– Niños muertos y mierda- contestó una mujer.
– ¿Niños…, muertos?
– ¡Sí, niños muertos! contestaron las mujeres, ¿Por qué se extrañan? No tenemos ni aire, ni comida, ni agua. Aquí sólo hay muerte.

Se miraron los guardias y uno de ellos exclamó: ‘¡Qué carroña!’.

Leer a Juana Doña es un verdadero deber de todo aquel que se identifique con la resistencia y con el antifascismo. Gloria eterna Juana.

Portada libro «Desde la noche y la niebla’.

Bibliografía:

– Mujer, 1977
– Desde la noche y la niebla. Mujeres en las cárceles franquistas. Novela-testimonio, Prólogo de Alfonso Sastre, Madrid, La Torre, 1978
– Gente de abajo. No me arrepiento de nada, Prólogo de Manuel Vázquez Montalbán, A-Z Ediciones y Publicaciones, Madrid, 1992
– Querido Eugenio. Una carta de amor al otro lado del tiempo, Prólogo de Manuel Vázquez Montalbán, Barcelona, Lumen, 2003

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.