CEPT denuncia maltratos en cárceles catalanas / Recuperado el libro artesanal «Con la espada encendida…», poemas de Arenas / Opinión sobre la web.

Foto. Cárcel de Brians 1.

Muro de solidaridad y denuncias:

La habitación siniestra en la cárcel de Brians 1

Un informe del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura recoge varios casos de maltrato a presos en cárceles catalanas.

Señala situaciones de maltrato en Ponent, el Mas d’Enric y en Brians 1.

En esta cárcel relata maltratos en una habitación del módulo de ingresos. Los presos le llaman la ‘siniestra’.

https://www.vilaweb.cat/noticies/informe-maltractaments-presons-catalanes-consell-europa/

Portada de «Con la espada encendida…» (una espada ardiendo sale de una hoz y un martillo)

Recuperando documentos hechos en prisión:

-Arte en prisión. «Con la espada encendida…», poemario de Arenas

En la cárcel de Soria, en diciembre de 1985, los presos políticos del PCE(r) editaron unos preciosos libros caseros, en forma de poemario, que se tituló “Con la espada encendida…”.

El proceso fue el siguiente. Le dedicaban el libro a “Manuel Pérez Martínez, recogiendo un pequeño poemario escrito por el Camarada Arenas en la cárcel de exterminio de Herrera de la Mancha, en uno de sus largos periodos de aislamiento total”.

Se escribían a máquina una a una las 33 páginas con 17 poemas de Arenas. Se linografiaban cuatro láminas de dibujos por libro, y la portada en cartulina, se encuadernaba, y quedaban preciosos, pues se hicieron unas cuantísimas decenas de copias.

Trabajadísimo arte en prisión. Se aprecian las cientos de horas dedicadas a este libro -como a otros numerosos trabajos-, al ver las marcas y puntos que las máquinas de escribir de aquellos años dejaban por la parte trasera de las páginas, pequeñas correcciones con tipex, encuadernación casera de alta calidad –“la experiencia”, siempre cuentan los comuneros de Soria-.

Lámina. (tres siluetas llevan a un caído en sus brazos).

MEMORIAL

Como no me pueden confundir

ni yo me dejo amedrentar,

los que dominan en mi país me

persiguen, no me toleran,

me amordazan, me torturan

y me cargan de cadenas.

Y no es que yo sea,

si he de decir la verdad,

lo que los polizontes

acostumbran llamar

«un ciudadano ejemplar».

Para empezar sólo les diré

que no me dejo manejar;

que paso de Calvo y su UCD

del listillo de Felipe,

y, como es natural,

de Don Santiago Carrillo

y de Alianza Popular.

En cuanto a participar

en la reforma fascista,

qué quieren que les diga:

abran un poco los ojos.

Verán cómo se ensanchan la tripa

los mismos que la predican.

Queda claro que ni entro

ni salgo en elecciones,

¿y en los sindicatos?

en los sindicatos amarillos para qué,

si sólo sirven al patrón

y aún te pegan el timo del carné.

No soy, no, un hombre de pro,

ni de esos que se tragan fácilmente

todo lo que le echan desde la radio,

la prensa o la televisión;

y menos aún, como pueden suponer,

puedo tragar la rueda de molino

llamada constitución.

En cuestiones de dogma y de fe

me considero bastante tolerante.

Solamente me resisto a creer

que lo del paro y la colza;

la droga y la prostitución

son las plagas de Egipto

que nos envía el señor.

Y no les voy a hablar de incompatibilidades

y demás corrupciones administrativas;

ni de consensos, pactos y otros fraudes.

Tampoco les hablaré de golpismo o /autonomías,

de leyes terroristas ni de torturas,

pues no quiero incurrir en delito de /apología.

De una cosa pueden estar seguros, señores:

y es de que no acumulo doblones

en la bolsa de Suiza;

ni poseo dehesas, donde muge

y afila sus cuernos el toro bravo.

Ni briosos cartujanos;

ni título ni blasón.

Ni viajé en Mistere,

ni vivo a todo trapo y confort.

No me esmera el serrallo

de Fuengirola o Benidorm.

Y por si lo quieren saber

aun les diré que tampoco soy

ningún corajudo patriotero coronel,

de esos ávidos de ascenso,

amplio culo y buen catador

de los caldos de Domecq.

Sólo soy un comunista

al que la burguesía de su país no tolera,

persigue, tortura, amordaza

y carga de cadenas.

Sin dios, patria ni ley: un proscrito.

Por eso, roja como mi sangre es mi bandera.

La lengua en que me expreso

es la misma que habla mi pueblo.

Y estas son mis manos,

hechas por el trabajo.

Con ellas procuro el pan a los míos

y combato a los tiranos.

Con ellas también defiendo

este sol que se nos niega,

esta agua y este cielo,

y la tierra sagrada donde

enterramos a nuestros muertos.

Lámina. Preso en su celda.

GLADIADOR Y POETA

Como habéis podido

comprobar,

yo no soy poeta,

O si la preferís

soy un gladiador

que defiende

con el verso y la espada

la razón de los esclavos

a una vida nueva.

Y peleo a cuerpo limpio

contra las fieras.

Sólo ocasionalmente

tomo la pluma

para cantar a mi amada

o para degollar con ella,

(si puedo),

al fiero enemigo.

Gladiador soy.

El que tenga valor

que me siga.

A nadie pongo

en su pecho

la afilada punta

de mi espada.

A nadie obligo

y a todos exijo

lealtad, fidelidad

completa a la causa

y una voluntad férrea.

Y siempre soy el primero

en saltar a la arena.

No; yo no soy poeta;

ya lo advertí.

Lo mío es la pelea.

Postal. Dibujo (por encima de alambradas, un puño, y una mano toca una estrella roja)

Cartas de lectores:

-Sobre su página

Mi nombre es José C. Soy un autor español que actualmente busca trabajo, y que está interesado en la realidad social, tanto de España, como la del mundo en general. Ese interés me hace ver muchas cosas, y una de ellas, es la realidad que se esconde tras la fachada sociológica que se nos ofrece desde los medios, y otros entes afines.

No me es fácil escribir éste mensaje. He leído algunas de las historias que se comentan (I. K. E., E. A. A.,…), como la de Isabel…

Lamento el desenlace de ésta mujer. También el de los otros…

Es muy fácil ser un machote mediático al que todo el mundo adora de forma pagana (futbolistas, etc…). Pero parece que nos olvidamos en dos días de gente, que, sin tener ninguna obligación, arriesgan mucho por los demás y nadie se lo dedica.

En fin. Situación absurda. A veces quema la sangre.

Sólo deseo decir lo siguiente. Creo que todo movimiento social debe tener presente que se deben acometer reformas profundas en nuestro estado. Hay grupos que creen en un reformismo momentáneo (y mucha tele, claro), con la manida sanidad y educación. Que son importantes, pero, ¿y la violencia escolar y laboral? ¿Y el sistema de sanción penal actual? Y tantas otras…

España (y el mundo) necesita cambios muy profundos. Leí la historia del partido comunista que se fundó en 1975. También la de su secretario general.

Tiene mucha determinación. Creer en tu objetivo antes que nada… incluso con las penalidades que eso pueda acarrear, es admirable.

Si tiramos de Historia, Stalin estuvo en prisión en Siberia, y casi lo matan. La historia no es nueva, como dicen… (con esto quiero decir que la “historia” tiene de “presente” más de lo que creemos. Espero que se me entienda).

Quiero concluir aquí. Este mensaje no tenía motivo aparente, más que el de decir que, sea cual sea el día que España cambie (para bien), estos problemas se puedan resolver. Economía, lo Penal, lo Social… todo cabe para ser reformado hacia un estadio mejor.

Sólo añadiré esto. No me gusta la violencia, en general. Pero luego piensas en todos los procesos de cambio social que han existido (Guerras Civiles, Mundiales, revueltas populares…) y a veces te confunden. Parece que en ésta planeta apenas hay espacio para la paz.

Aquí lo dejo. Gracias por su atención, y esperemos que éstas calamidades no afecten a las generaciones futuras. Aunque parece difícil que así sea. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.