Mussolini y sus camisas negras se hicieron con el poder / Catón de guerra alemán / Recoged esta voz, Miguel Hernández.

Mussolini y mandos de los camisas negras.

Luchas, derrotas, victorias… Antifascistas

Agenda

-El ascenso del fascismo en Europa

Italia fue el primer país donde los fascistas se hicieron con el poder tras lo que podría ser calificado como golpe de Estado. Miles de camisas negras, con Mussolini a la cabeza, marcharon sobre Roma exigiendo la jefatura del Gobierno, que les fue otorgada sin discusión por el Parlamento y la Monarquía con la colaboración del Ejército y la policía. A partir de este momento se impusieron decretos para anular todas las libertades políticas; el parlamentario socialista, Giacomo Matteotti, que había denunciado el régimen fascista fue secuestrado y asesinado. El propio Mussolini asumió la responsabilidad del asesinato en su discurso en la Cámara de Diputados, sin encontrar ninguna oposición:

«Declaro aquí, a esta Asamblea y al pueblo italiano, que asumo, solo yo, la responsabilidad política, moral, histórica, de todo lo sucedido. ¡Si las palabras más o menos son suficientes para colgar a un hombre, traigan el poste y la cuerda! ¡Si el fascismo no ha sido más que aceite de ricino y porra en vez de una pasión arrogante de la mejor juventud italiana, es mía la culpa! Si el fascismo ha sido una asociación criminal, si las violencias han sido resultado de un determinado clima histórico, político y moral, denme a mí la responsabilidad de esto, porque este clima histórico, político y moral lo he creado yo con una gran propaganda desde sus inicios hasta hoy.»

Tras este discurso se eliminó el Parlamento y el partido fascista se hizo con todos los resortes del gobierno. La política interior se caracterizó por la represión más brutal contra el movimiento obrero y el Partido Comunista Italiano; en el plano exterior fueron las agresiones a los países vecinos.

Pero Italia no estaba sola en el ascenso del fascismo en Europa, pronto se sumaron Hungría, Rumanía, Bulgaria, Portugal, Alemania, Austria y España, por no hablar de la creación de organizaciones paramilitares en todos los países europeos para sembrar el terror entre los sectores populares, con el visto bueno y el apoyo de sus gobiernos “democráticos”.

Dibujo. Puño estruja una esvástica.

-Catón de guerra alemán

CUANDO LOS DE ARRIBA HABLAN DE PAZ

el pueblo llano sabe

que habrá guerra.

Cuando los de arriba maldicen la guerra,

ya están escritas las hojas de movilización.

Bertolt Brecht, 1937-38.

Parte de escultura. (El pueblo fusilado).

-Recoged esta voz

Naciones de la tierra, patrias del mar, hermanos

del mundo y de la nada:

habitantes perdidos y lejanos

más que del corazón, de la mirada.

(…)

Abierto estoy, mirad, como una herida.

Hundido estoy, mirad, estoy hundido

en medio de mi pueblo y de sus males.

Herido voy, herido y malherido,

sangrando por trincheras y hospitales.

Hombres, mundos, naciones,

atended, escuchad mi sangrante sonido,

recoged mis latidos de quebranto

en vuestros espaciosos corazones,

porque yo empuño el alma cuando canto.

(…)

Aplicad la pasión de las entrañas

a este pueblo que muere con un gesto invencible

sembrado por los labios y la frente,

bajo los implacables aeroplanos

que arrebatan terrible,

terrible, ignominiosa, diariamente,

a las madres los hijos de las manos.

(…)

Un porvenir de polvo se avecina,

se avecina un suceso

en que no quedará ninguna cosa:

ni piedra sobre piedra ni hueso sobre hueso.

España no es España, que es una inmensa fosa,

que es un gran cementerio rojo y bombardeado:

los bárbaros la quieren de este modo.

Será la tierra un denso corazón desolado,

si vosotros, naciones, hombres, mundos,

con mi pueblo del todo

y vuestro pueblo encima del costado,

no quebráis los colmillos iracundos.

Miguel Hernández – 1937.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.