Un ex-represor y criminal de guerrilleros y periodistas, una secta evangélica homófoba y un partido xenófobo, entre los más votados en Perú.

Carteles electorales de Urresti.

Perú

-Elecciones de la burguesía: Todo sigue igual

Todo en manos de derecha y sectas. Es obligatorio votar, y si no se hace conlleva fuertes multas.

Las elecciones parlamentarias del 26 de enero dejaron este panorama: un represor procesado por asesinato como el candidato más votado, la aparición como tercera fuerza en el Congreso de un partido radical xenófobo y promotor de la pena de muerte ligado al encarcelado ex militar Antauro Humala, hermano del ex presidente Ollanta, y la irrupción como segundos en la votación nacional de una secta evangélica ultraconservadora.

De 24 partidos presentados, siete partidos tendrán bancada para 130 escaños.

La primera fuerza parlamentaria, la derechista Acción Popular, tendrá 24 legisladores. El 11,8% de los votos.

El represor convertido en el congresista con mayor respaldo de votos es el exgeneral y exministro del Interior Daniel Urresti. Su oscura historia está ligada a los años del conflicto armado entre el Estado y el grupo maoísta EP-PCP (mal llamado Sendero Luminoso), que dejó 70 mil muertos. Urresti fue enviado en los años 80 como capitán del ejército a Ayacucho, zona andina donde nació la guerrilla y fue el epicentro del conflicto. Asumió la dirección de inteligencia, puesto clave en las operaciones militares. Eran tiempos en los cuales los secuestros, torturas, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales y matanzas de comunidades campesinas, cometidas por militares y falsos positivos eran cosa cotidiana en esa región. En noviembre de 1988, el periodista Hugo Bustíos fue asesinado por los militares. Fue acribillado y luego volado con una granada en un paraje rural de Ayacucho cuando iba en una moto a cubrir el asesinato de dos personas. Los militares, que sabían de su viaje, lo habían estado esperando. Varios testimonios involucran en el crimen a Urresti, que como jefe de inteligencia tenía un importante puesto de mando. Una campesina, que vivía cerca al lugar, lo acusó de haberla violado el mismo día del asesinato del periodista y fue amenazada con matarla. El hoy congresista electo niega los cargos y califica a sus acusadores de “delincuentes” y “terroristas”. Después de largos años de impunidad, Urresti fue procesado, pero en 2018 fue absuelto. Sin embargo, la Corte Suprema anuló el juicio por una serie de irregularidades y el militar deberá ser juzgado nuevamente, pero ahora eso no podrá ocurrir porque estará protegido por la inmunidad parlamentaria.

Movilización de la secta Frepap.

La secta evangélica ‘Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal’, que a través del Frente Popular Agrícola del Perú (Frepap) declara como ideología que los homosexuales son amorales con el mal enquistado en su corazón, han quedado en segunda posición. Se hacen llamar a sí mismos “israelitas”.

El partido Unión por el Perú (UPP), que respalda a Antauro Humala, diciéndose de izquierdas, proponen prohibir que se les dé trabajo a los extranjeros, exigen la pena de muerte y que los militares salgan a las calles para controlar la seguridad. Homofóbicos, alguna vez Antauro habló de fusilar a los homosexuales. Ha sacado 17 escaños.

El fujimorismo se hunde a la quinta posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.