La sanguinaria represión de Queipo en Écija / Campo de concentración para homosexuales en Tefía / En 296 campos se asesinaron a miles de republicanos / El cura verdugo de la cárcel de Ocaña.

Sobre foto de Queipo, le mana sangre.

Memoria Histórica imprescindible:

-La fosa donde enterraban a menores y embarazadas: la feroz represión de Queipo en Écija

Desde menores, a jóvenes embarazadas y niños se encontraban dentro de esta fosa que albergaba en 1937 más de doscientos fusilados. En 2020, será de nuevo abierta para terminar de identificar lo que allí ocurrió.

https://www.publico.es/politica/queipo-ecija-fosa-enterraban-menores-embarazadas-feroz-represion-queipo-ecija.html

Foto. Placa a los presos de Tefía.

Cuando te hablen de fascismo en España. Recuerda:

-Los campos de concentración que Franco abrió en los 50 para «reformar» al colectivo homosexual en Canarias

El Auschwitz de Fuerteventura estaba en Tefía. Durante la represión franquista se confinaron en esta colonia agrícola, entre 1955 y 1966, un centenar de presos que sufrieron todo tipo de vejaciones y torturas. Su historia es inédita. Octavio García cuenta el infierno vivido como uno de los últimos supervivientes.

https://www.publico.es/sociedad/franco-canarias-campos-concentracion-franco-abrio-50-reformar-colectivo-homosexual-canarias.html

Foto. campo concentración en Santander, a rebosar de presos.

-España mantuvo 296 campos de concentración que perpetuaron el «holocausto ideológico» del franquismo

Implantados en lugares públicos desde los primeros días de la la sanguinaria dictadura fascista, por los 296 campos de concentración pasaron casi un millón de hombres que fueron torturados, humillados, o fusilados.

Más de 700.000 españoles fueron encerrados en plazas de toros, estadios de fútbol e incluso edificios religiosos que se convirtieron en testigos del terror. Entre ellos, 10.000 fueron directamente fusilados y otra porción incalculable acabó «frente a pelotones de fusilamiento o en cárceles que especialmente en los primeros años de la dictadura fueron verdaderos centros de exterminio», además de los que sufrieron una muerte lenta por la falta de alimento o sanidad.

Los campos estaban organizados por categorías: los que debían ser fusilados, calificados como «asesinos, forajidos o enemigos de la patria española», y aquellos que podían ser «reeducados mediante el sometimiento, la humillación, el miedo y los trabajos forzosos”.

Muchos de los liberados, a pesar de la falta de pruebas o de su inocencia de los delitos acusados: «Volvieron a ser detenidos, encarcelados o fusilados tras ser sometidos a nuevos procesos judiciales. Quienes estaban en edad militar tuvieron que hacer la ‘mili de Franco’, iniciando un nuevo período de cautiverio y trabajo esclavo. Todos, casi sin excepción, permanecieron para siempre vigilados y marginados social y económicamente: los empleos y los nuevos negocios fueron solo para quienes habían combatido en las filas del Ejército vencedor».

Foto. Cárcel de Ocaña, atestada de presos.

-El ‘cura verdugo’ del penal de Ocaña

Entre 1939 y 1959, 1.300 presos políticos fueron asesinados en Ocaña. El capellán de la prisión era el encargado de dar el tiro de gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.