La solidaridad con los mineros asturianos que recorrió España en 1962. 1 de 2.

Foto año 1962. Manifestación con pancartas «Solidaridad con los mineros».

La solidaridad, arma imprescindible entre los pueblos

Agenda

Solidaridad con los mineros asturianos -I de II-

Las huelgas del 62 en las cuencas mineras se prolongaron durante cerca de dos meses; la represión fue brutal: hombres y mujeres detenidos y torturados, centenares encarcelados. Sin embargo, la solidaridad y el apoyo de la clase obrera de todas las nacionalidades fue masivo. Fue la primera vez que, tras la Guerra Nacional Revolucionaria, se levantaba un movimiento solidario tan masivo y combativo. A continuación recogemos algunas consignas que se difundieron a lo largo y ancho de todo el Estado, cuyo contenido era casi idéntico:

«¡Obreros de Tarrasa! La causa de los mineros es tu causa. Ayudad. ¡Viva la huelga!

«¡Malagueños! Como en Asturias, ¡vayamos a la huelga como un solo hombre!

«¡Trabajadores de Hytasa, Eleano y de toda Sevilla! ¡Que nos sirvan de ejemplo las huelgas de los mineros de Asturias y León! ¡Solidaridad con ellos!

«¡Trabajadores madrileños! Hagamos cuanto esté a nuestro alcance para ayudar a los mineros. ¡Adelante con nuestra solidaridad! ¡Viva la huelga minera!

«¡Trabajadores barceloneses! Por un salario justo, por la libertad sindical y el derecho de huelga, ¡todos a la huelga en solidaridad con los mineros de Asturias!

«¡Viva Asturias! ¡Democracia, vivan los mineros! ¡Solidaridad con Asturias, derecho de huelga! ¡Todos con Asturias! ¡Asturias sí, Franco no!» Los trabajadores gallegos pintaron muchos letreros como este en sitios visibles, para que Franco y su comitiva se enteraran durante su viaje a Galicia.

La huelga de Asturias y el ejemplo de abnegación y firmeza que en la defensa de sus derechos dieron los mineros, conmovieron en lo más hondo a los trabajadores de las minas de toda España. Y fueron un gran estímulo para su lucha.

«Los de León han seguido el ejemplo de Asturias –decía un minero de Puertollano. Los demás lo seguiremos, de eso no hay quien libre a Franco.» En Puertollano, la noticia de las huelgas de Asturias y León avivó la agitación que ya reinaba entre los mineros. También en este sector los conflictos eran continuos, la combatividad de los mineros creció.

En Riotinto se hacía el siguiente llamamiento: «¡Nuestros hermanos nos necesitan, llevan cinco semanas en lucha! ¡Nuestro deber es solidarizarnos moral y materialmente! ¡Vivan los mineros asturianos y leoneses! ¡Vivan los de Río Tinto!, que sabrán hacerse eco de su lucha».

Entre los mineros de Peñarroya circularon numerosas hojas manifestando la solidaridad con Asturias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.