2500 milicianos gallegos en la defensa de Gipuzkoa. La solidaridad entre los pueblos, arma imprescindible.

Foto. Milicianos gallegos y donostiarras en Rentería.

La solidaridad, arma impresindible entre los pueblos

Agenda

29 julio 1936: gallegos en la defensa de Donostia

Desde el año 1920, se había instalado en Pasaia una importante colonia de marineros gallegos, que seconcentraban en el barrio de Trintxerpe y que en su mayoría pertenecían al sindicato Avance Marino, integrado en la CNT. Estos marineros nada más tener conocimiento del golpe fascista comenzaron a movilizar a sus militantes para las tareas de vigilancia y para conseguir armas y explosivos. En la mañana del 19 de julio fue asaltado el cuartel de la Guardia de Asalto de La Brecha para hacerse con las armas, camiones y material militar.

A este contingente de marinos gallegos afincados en Gipuzkoa, se unió los que llegaron al puerto de Pasaia,huyendo de la guerra, otros arribaron a las costas francesas y desde allí entraron por Hendaia para continuar la lucha. Los milicianos gallegos, unos dos mil quinientos, estuvieron en diferentes frentes abiertos en Gipuzkoa: Rentería, Peñas Aya, Erlaitz y en la defensa de Irún.

En el periódico Frente Popular apareció un artículo titulado: Cómo cooperan los entusiastas pescadores de Trincherpe a la obra común; en él se narra su participación: «Esta sufrida gente de mar ha sido la primera que se ha puesto en plan de lucha. Acudieron a la capital en cuanto tuvieron noticia de que su presencia era necesaria. Hicieron otros trabajosde metalurgia a los que no se habían dedicado nunca (…) Por otra parte, dos parejas de pesca salen a la mar conobjeto de procurar pescado para los hospitales de sangre y enfermos, así como para los compañeros que lo necesitan. Otros dos turnos de treinta hombres trabajan en los barcos de la Pysbe descargando el bacalao almacenado en las bodegas (…)».

La inclusión de este grupo de milicianos en el Ejercitorepublicano controlado por el Gobierno Vasco no fue fácil, ya que la burguesía vasca no dejaba de ver en ellos una clase obrera revolucionaria y combativa a la que venía combatiendo. El siguiente texto, justificando los motivos de su inclusión en el ejército de los milicianos gallegos, es un ejemplo de su reaccionaria ideología:

«Entre otras ventajas que nos proporcionaba la expedición,era una de ellas la de retirar de la ciudad, del puerto y de la frontera a unos cuantos cientos de gentes extrañas al País, singularmente gallegos, que imprimían un sello de violencia exótico e inconveniente a nuestra causa, que era la defensa de la Republica (…) Realmente controlábamos mal a aquellos grupos armados, extraños y pintorescos que dabanun tinte extraño a la amable vida guipuzcoana y al carácter y maneras de producirse del país».

Mientras tanto fue entre la clase obrera y los sectorespopulares donde se daban las muestras de solidaridad. «Donostiarras y gallegos simpatizaron rápidamente. El mismo ideal les unía”, recogía un periódico de la época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.