¿Sabes la historia de la bandera roja, símbolo revolucionario del proletariado?

Óleo de Philppoteaux sobre Lamartine y su negativa a reconocer la bandera roja.

Repaso a la historia:

La bandera roja, la historia del símbolo revolucionario

La bandera roja nace como símbolo revolucionario en la Revolución Francesa. El 21 de octubre de 1789, la Asamblea Nacional promulga una ley en la que, para evitar disturbios, los oficiales pondrían una bandera roja en las calles ‘para conminar a los manifestantes a disolverse’. El 17 de julio de 1791, la bandera roja encabezó la carga de la Guardia Nacional contra una protesta republicana. Se ocasionó la masacre del Campo de Marte.

Como respuesta, sectores populares le dieron el sentido antagónico, y en las barricadas empezaron a alzarse banderas rojas de revolución.

Tras el periodo jacobino, napoleónico y de los borbón, la bandera roja fue apagada a sangre y fuego.

Pero volvió a resucitar en la revolución de julio de 1830. Frente a la imposición monárquica, la naciente clase obrera se dotó de sus propios símbolos de lucha. Además de reaparecer la bandera roja, el movimiento obrero también se dotó de la bandera roji-negra. La brutal represión, que las borró de las calles, las guarneció en las organizaciones obreras, en la clandestinidad, convirtiéndolas ya en eternos símbolos obreros.

En febrero de 1848 se proclama la República, y junto a la tricolor, se colgó la bandera roja en el ayuntamiento de París. Cientos de revolucionarios entraron en el edificio y exigieron ‘convertir la bandera roja en la bandera nacional’.

El burgués Lamartine, les salió al paso para decir que era una bandera de lucha, de sangre contra el enemigo, y que ahora debía batirse como una bandera de paz y reconciliación. Blanqui ante este episodio derrotista dijo “Si esa bandera cae, la República no tardará en seguirla”.

Unos meses más tarde, la insurrección obrera fue apagada a sangre y fuego. Napoleón se imponía, y la bandera roja se volvió proscrita de nuevo.

Ondeando la bandera roja.

Proudhon llegó a escribir por entonces “La bandera roja es el estandarte federal del género humano”. Los obreros y primeras agrupaciones socialistas y anarquistas la lucían donde se podía, y ya en otros varios países además de Francia. Desde 1852, empezaron a lucirse banderas, pañuelos, gorros, corbatas, mantos… rojos. En 1864 aparece ya como oficial de la internacional socialista.

En 1871 se convirtió en el símbolo de la Comuna de París y ondeó, ahora sí a los cuatro vientos, en el ayuntamiento.

Desde entonces hasta 1917, se extendió por muchas otras luchas y naciones.

Desde el año de la gran revolución rusa, la bandera roja está detrás de miles de batallas a vida o muerte, de cientos de miles de manifestaciones, en cientos de millones de corazones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.