Prisión para saharaui que recibió a expreso político / Informe ‘Vida en la Necrofrontera’: 1.020 ahogados en 16 meses / España atacó al Rif con armas químicas.

Foto. Ali Al-Taluki.

Internacional:

Sahara

-Ali Al-Taluki, activista saharaui, condenado a un año de prisión por recibimiento a expreso político

Ali Al-Taluki fue condenado ayer a un año de prisión por el tribunal de Smara, territorios ocupados del Sáhara Occidental. El joven fue acusado de “agredir a funcionarios durante el desempeño de sus funciones, participar en una manifestación y estar en posesión de un arma”.

La acción brutal de un comando paramilitar marroquí contra Al-Taluki y otros dos activistas está documentada en vídeo y es prueba de que toda la acusación se basa en falsas declaraciones de la policía.

Las autoridades marroquíes golpearon brutalmente a los tres activistas saharauis en la recepción del preso político y periodista Salah Lebsir, que fue liberado el 7 de junio. Los activistas saharauis fueron de inmediato detenidos y presentados posteriormente ante el tribunal.

Después de la brutal intervención en Smara Salik Mubarak Abdi y Walid al Salik Albatal fueron trasladados el 10 de junio a la ciudad de El Aaiún y presentados en el tribunal de apelación ante el juez de instrucción.

Ali Al-Taluki fue presentado al tribunal de Smara el mismo día.

Salik Mubarak Abdi y Walid al-Salik Albatal se encuentran ahora detenidos en la prisión negra de El Aaiún en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Según varias fuentes, los tres activistas cuyo ataque fue filmado se encuentran en un estado de salud grave debido a los golpes y torturas sufridas a manos de las autoridades marroquíes.

El ataque fue filmado y un vídeo divulgado por el Equipo Media muestra cómo un grupo de agentes marroquíes armados con palos golpeó brutalmente a los tres ciudadanos saharauis en la ciudad de Smara, en el Sáhara Occidental, ocupada por Marruecos.

https://porunsaharalibre.org/2019/06/25/ali-al-taluki-activista-saharaui-condenado-a-un-ano-de-prision-por-el-tribunal-de-smara/

El planeta tierra, rodeado de alambre de espino.

África. Migración

-Informe Vida en la Necrofrontera

Una denuncia contra las políticas fronterizas que recupera la memoria de más de un millar de personas muertas o desaparecidas en su intento de llegar al Estado español por la Frontera Sur.

Hacer morir y dejar morir”, afirma el informe Vida en la Necrofrontera, presentado por el colectivo Caminando Fronteras. Una denuncia contra “toda una industria de violencia y muerte que se beneficia de vigilar, detener, encarcelar y deportar, traficar y esclavizar e incluso rescatar y asistir a quienes quieren atravesarlas”.

La contundencia de sus cifras echa por tierra todo intento de disfrazar de éxito estas políticas: 1.020 víctimas entre 2018 y el primer cuatrimestre de 2019. Resultado de 70 naufragios y de 12 embarcaciones desaparecidas, en tres rutas distintas: la del Estrecho, la del Mar de Alborán y la ruta de las Canarias

https://www.elsaltodiario.com/fronteras/informe-caminando-fronteras-vida-necrontera

Foto de tropas españolas en el desastre de Annual.

Rif

-España usó armas químicas

España utilizó enormes cantidades de armas químicas en su guerra contra el Rif y su líder revolucionario Abd-el-Krim. En 1919 se prohibió a Alemania, y por ende al resto de países, el uso de armamento químico tras usarse de brutal manera, con horrorosas consecuencias, en la Primera Guerra Mundial. En 1925 fue el Protocolo de Ginebra quien dio a esta prohibición categoría de ley. Pero España, Francia, Gran Bretaña y Alemania hicieron caso omiso a esta prohibición, y fue precisamente España, la que primero las usó a toneladas contra sus enemigos políticos, en este caso los rifeños. En la primavera de ese mismo 1925, España bombardeó desde tierra y aire con armas químicas, no sólo los destacamentos y los puestos guerrilleros de Abd-el-Krim, sino a la población en general de varios puntos del Rif. El Ejército fascista español empleó iperita (gas mostaza), fosgeno, cloropicrina y cianuro de hidrógeno. Ya se conocían entonces muy bien sus efectos: muerte por irritación o ahogamiento, efectos secundarios que acababan en terribles cánceres, envenenamiento de cosechas, pastos y manantiales… Estos gases químicos o sus elementos para fabricarlos le fueron suministrados a la España de Alfonso XIII y Primo de Rivera por parte francesa desde 1921 y, sobre y ante todo, por Alemania desde 1924. En Melilla, en los destacamentos militares, se venían rellenando proyectiles con carga química desde junio de 1922, pero debido a su casi nula funcionalidad (necesitan de carcasa especial que España aún no había fabricado), no fueron usados compulsivamente hasta el 25. Pero ya en agosto de 1922 se hicieron las primeras pruebas contra poblaciones rifeñas. En 1920 Gran Bretaña las usó en Irak e India y consultando a sus instructores, España desde ese 1922 empezó a perfeccionar su guerra química: carcasas útiles, calidad de los gases (más mortalidad), mejor empleo (como el calor del día disipaba su efecto, se bombardeaba aéreamente a las noches –a partir de 1923-), lanzamientos selectivos al principio (contra las kabilas resistentes –en 1924-) y generalizados en el transcurso de la guerra. De hecho, en el desembarco de Alhucemas el 8 de septiembre de 1925, se emplearon contra los guerrilleros, la población en general, las casas, los animales de crianza… Cientos de rifeños, guerrilleros o población del Rif en general murió por esta modalidad de guerra sucia total. Miles quedaron con secuelas y cientos de miles han transmitido genética mutada, enferma o alterada por los componentes de dichas armas químicas a sus descendientes. Hoy por hoy, el Rif es la zona de todo Marruecos con más casos de cáncer entre sus habitantes, del orden de 3 a 1 con el resto de Marruecos.

Del libro: ‘Breve memoria-historia (subjetiva) del siglo XX y XXI’

-Cuando España bombardeó con gases a los rifeños

Guerra química en el Rif, cáncer y asunción de responsabilidades

https://serhistorico.net/2019/06/24/guerra-quimica-en-el-rif-cancer-y-asuncion-de-responsabilidades/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.