Recordando a los hermanos Cerro; y a 4 guerrilleros asturianos / Asesinatos fascistas que no se olvidan / 2000 fosas por desenterrar / Bloqueo y mentiras para no investigar el fascismo.

Foto de Doroteo y Vicente Cerro.

Memoria histórica imprescindible:

-«Hermanos, Cerro Carnero, Doroteo y Vicente»

Naturales de Argamasilla de Cva. de profesión, Ciudad Real, minero y gañan.
*Vicente, exterminado en el Campo de Concentración de Gusen (Austria).
*Doroteo, abatido por la Guardia Civil en Solanilla del Tamaral (Mestanza).
¡HONOR y GLORIA! A los que mueren de pie por no querer vivir de rodillas.

De: El Correo de la Pirenaica

Dibujo de Castelao «Pra que ergan o puño…» (dos G.C. han cortado los brazos y asesinado a un joven)

Asesinatos impunes que no se olvidan:

“Mi madre me tenía en brazos cuando los falangistas llamaron a casa y pidieron salir a mi padre y mi tío. Yo tenía año y medio”. Desde 1937 no volvió a verles.

https://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2019/06/06/angel-vuelve-casa-82-anos-despues/00031559832191970141974.htm

Concentración con pancarta: «Más de 4.500 personas asesinadas por el franquismo en fosas de Sevilla»

-2.000 fosas comunes por desenterrar

En los últimos 19 años se han abierto casi 500 fosas comunes de víctimas del franquismo, pero se calcula que quedan otras 2.000 y con el tiempo seguirán apareciendo más y más y más…

Cartel homenaje a ‘Lobo’, el guerrillero Felipe Matarranz

-Campaña para nombrar Hijos predilectos a 4 guerrilleros y resistentes antifascistas asturianos:

Vicente García Riestra, Felipe Matarranz ‘Lobo’, Comandante Robert y Cristino García

https://www.foroporlamemoria.info/2019/06/campana-hijos-predilectos-a-los-guerrilleros-y-resistentes-antifascistas-asturianos/

Foto. Edificio del Arxiu en Valencia.

-Bloqueo a investigar el fascismo

La Universitat de Valencia alerta del bloqueo en la investigación de la represión y los crímenes cometidos por el franquismo en la posguerra

«En muchos de los casos resulta imposible y lleno de dificultades a modo de una carrera de obstáculos»

Los investigadores del Aula d’Història i Memòria Democràtica denuncian el estado de los documentos sobre la represión franquista: «desaparición, dispersión, mal estado de conservación, catalogación deficiente o desconocimiento sobre el paradero».

https://www.eldiario.es/cv/historiadores-advierten-Generalitat-investigacion-franquista_0_905009697.html

Sobre foto de Franco, con Juan Carlos I. Texto. «Ostia tú, que el T.S. te hace Jefe de Estado desde el 36», «Pues así lo dije-dejé: Atado y bien atado».

-Comunicado de la Asociación de Historia Contemporánea sobre el auto de 4 de junio del T. S.

La Asociación de Historia Contemporánea considera que más allá de la problemática específica de la exhumación de los restos del dictador, la forma en que lo argumenta el Tribunal Supremo contraviene la opinión mayoritaria entre los historiadores acerca de la Jefatura del Estado de Francisco Franco al situar su inicio el 1 de octubre de 1936. En esa fecha en España existía un único Jefe del Estado legítimo, el Presidente de la II República, Manuel Azaña. Es este un hecho incontestable.

Cuestionarlo como hace el Tribunal Supremo, implica la legitimación de hecho, a posteriori, de un golpe de Estado, el del 18 de julio de 1936, que generó una guerra civil, con cientos de miles de muertos, y una represión brutal que costó la vida a otras decenas de miles.

Suspender temporalmente la exhumación con la argumentación señalada, constituye una ofensa a las víctimas; al depositario de la voluntad nacional, el Parlamento español, que aprobó la exhumación; al gobierno democrático de la nación, que la ordenó; y a toda conciencia cívica y democrática, española e internacional.

Pero esto no es todo. En distintos países europeos que han tenido que afrontar las herencias y traumas generados por dictaduras antidemocráticas, como la Italia fascista, la Alemania nazi o la Francia de Vichy, es motivo de debate la cuestión de hasta qué punto los historiadores pueden o no convertirse en “autoridades” a la hora de determinar o condicionar procesos judiciales o disposiciones gubernamentales. Todo esto puede ser discutible, pero lo que no se plantea en ninguno de estos paises es justamente lo contrario: que sea el poder judicial el que determine la “verdad histórica”.

Esta es una intromisión inaudita a la que solo ha llegado el Tribunal Supremo español. Y bajo ningún concepto cabe ignorar las posibles implicaciones de este hecho. Tales:

1. Podría llegar a tener efectos sobre la libertad de los historiadores eventualmente obligados a confrontar sus propias investigaciones con instancias que nada tienen que ver con su profesión.

2. Sitúa a España, a su judicatura y, por extensión, a la democracia española en el furgón de cola de las europeas.

3. Abre la vía a eventuales derroteros de judicialización de la historia con consecuencias tan impredecibles como inquietantes.

Por todo ello esta Asociación considera absolutamente necesaria una rectificación total y sin ambages de la anotada afirmación del Tribunal Supremo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.