Solidaridad con Arango y con Iñaki Bilbao. Bienvenida Marina Bernadó. Contra la represión, organización / Mientras, 7.000 soldados más para el Ejército / Cartas: Lo avanzado en el tema antirrepresivo.

Hoja denunciando situación de Arango.

Muro de solidaridad y denuncia:

-Hoja de la célula antifascista Ramón Mercader

Denunciando la situación de Manuel Arango Riego, preso comunista gravemente enfermo y al que deniegan la libertad condicional… por no ser GAL.

Cartel concentraciones los sábados por Iñaki Bilbao.

-Situación de aislamiento de Iñaki Bilbao

Mientras se mantenga su actual situación en Puerto III, que supondría ir a las visitas esposado a lo cual se ha negado en rotundo, concentraciones en solidaridad y denuncia con este preso político vasco, todos los sábados. Donostia. 17,30 h.

El día 6 hubo concentración en Lezama, y el 9 la hay en Portugalete.

AAM

Recibimiento a Marina. (Solidari@s con banderas populares)

-Marina Bernadó, presa política catalana, en libertad

El 4 de Junio se reunieron en Barcelona más de un centenar de personas para dar la bienvenida a la presa política catalana Marina Bernardó tras 12 años en prisión.

Fue un momento de emociones y solidaridad, y Marina recordó a los que aún siguen presos, en aislamiento, enfermos y a los que ya cayeron. También remarcó la importancia de cada campaña hecha y cada carta escrita a un preso.

Por último quiso mandar un fuerte abrazo al movimiento de resistencia y a los que siguen resistiendo en las mazmorras del régimen.

¡Salud!

Marina con solidarios y banderas amnistía, Popular, catalana

¡Benvinguda Marina!

Foto asamblea antirrepresiva en Madrid.

-Asamblea antirrepresiva

La asamblea abierta que convocada por MAR Madrid se celebró el pasado 3 de Junio, tuvo buena acogida y nuevas iniciativas.

Foto. Soldado del Ejército español.

Mientras tanto…

-El ejército español se reforzará con 7.000 nuevos mercenarios sobrepasando los 120.000 efectivos

https://kaosenlared.net/el-ejercito-espanol-se-reforzara-con-7000-nuevos-mercenarios-sobrepasando-los-120-000-efectivos/

Cartel. «Amnistía». (Mani puños en alto y estrella roja)

Carta de lectorxs:

-Motivos para la esperanza, si se trabaja duro para hacer que siga creciendo.

Quiero haceros llegar mis impresiones solidarias tras asistir a las primeras jornadas por la Amnistía organizadas por el MAR de Madrid el pasado 25 de mayo.

Son dos sobre todo los aspectos que me gustaría destacar, motivos para la esperanza, si se profundiza en seguir trabajando los mismos.

Para empezar creo que es de hacer notar la multitud de lugares desde los cuales acudieron los solidarios y solidarias, y que se van repitiendo desde por lo menos los últimos 3 años.

Así se reflejaba en la crónica aparecida en este blog: «Jaén, Málaga, Cádiz, Sevilla y Córdoba. Desde Vigo y A Coruña. Desde Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. Desde Barcelona

y Lleida. Desde Asturies. Desde Cantabria. Desde Guadalajara y otras localidades castellanas…».

Creo que vale la pena detenerse a pensar lo que esto significa; gente con diferentes preocupaciones personales cotidianas, que aparca momentáneamente, porque entiende que un acto en pro del interés común, de acercamiento de un mundo mejor, merece tener un hueco, ya fijo, en su calendario solidario y en medio de la salvaje vida de supervivencia a la que nos pretende condenar el capitalismo.

No es esto poca cosa ya que la paulatina consolidación de la idea de que conseguir un mundo mejor es tarea de todos y para todos, choca frontalmente con lo que nos meten a diario hasta en la sopa, y como digo, la extensión de este pensamiento colectivo es algo que creo bien merece la pena destacar por lo que representa de esperanzador y antagónico al sistema. Mal que les pese, va ganando la idea de «queremos un mundo mejor» frente a la de «mira solo por tu culo».

Por otra parte, lo que también invita al optimismo es la constatación de que la famosa represión, a parte de su objetivo de atemorizar, también une, y eso se puede ver tanto en la diversidad de colectivos ponentes como en la progresiva aceptación por cada vez más de estos de un discurso verdaderamente consecuente que va a la raíz del problema, y no se limita a patalear, sino que además también a poner soluciones reales.

Así, era impensable hace solo 2 o 3 años ver a miembros de colectivos de Madrid (se me vienen a la cabeza los víctimas de desahucios) interesándose por la situación antirrepresiva en Euskal Herria, y aplaudiendo al escuchar el análisis que desde allí trajeron, con lo que demostraban su acuerdo con el mismo.

Hace años, mucha gente del Estado, estaban alienados por ese discurso de que los vascos (todos los vascos) «eran terroristas» y no podían moverse de ahí. Hasta que a tí, sin ser vasco, y además sin ser terrorista, te llega la madera, y te aporrea por intentar evitar que echen de casa a una mujer con un bebé discapacitado, o a otra mujer de 80 años, o a familias enteras.

Y de repente entonces te ves tratado como esos a quienes llamabas terroristas y caes en la cuenta de que tú para el Estado también lo eres, siendo esto lo último que pretendes.

Y luego entiendes que lo que te hace terrorista (según su jerga) no es lo que hagas o dejes de hacer, no son los métodos que utilices para tus reivindicaciones, sino que es la consecuencia con la que defiendas lo que crees que es justo sin utilizar para ello los baremos de moralidad o legalidad que te imponen desde arriba, es decir, que lo que te hace terrorista es intentar vivir en libertad, en acuerdo a lo que te diga tu conciencia.

Y lo que digo de las plataformas de desahuciados se puede hacer extensivo a los represaliados por actividades culturales, a los que están a la espera de juicio por defender su puesto de trabajo (también estos para el Estado son terroristas) a los que tienen el atrevimiento de expresar sus opiniones, más o menos concienciadas, con mayor o menor tino político, pero antifascistas, por redes sociales, o los que celebraban una fiesta en un Centro Social y se vieron asaltados casi casi cual comando de una organización armada, o esos que salieron a las calles para participar en política activamente (pero de verdad) y velar por los intereses del barrio impidiendo que se favoreciera los intereses de especuladores como en Gamonal.

En fin. Mucha de esta gente está viendo que también a ellos les están partiendo las costillas y ahora se sorprenden, ya que no son «terroristas», o al menos eso creían.

Pero ha ocurrido algo mejor. De la sorpresa han pasado a la indignación, de la indignación a la concienciación, y de esta a la necesidad de organizarse en un frente antirrepresivo común entendiendo que «si nos tocan a uno, nos tocan a todas», y que de la misma manera en la que el problema es de todos, también lo es la solución.

Produce una inmensa alegría que todxs vosotrxs os unáis al carro de los concienciadxs y politizadxs. ¡Bienvenidxs!

Por último, no deja de helar la sangre la consecuencia de aquellos que lo dan todo, de aquellos que, como dijo el ya expreso político comunista Paco Cela, «siempre están ahí, nunca fallan» .

Un tremendo nudo de emociones y orgullo de clase al ver reunido a ese valeroso puñado de militantes comunistas y antifascistas que dedican su vida entera (al igual que cada vez más gente) a que se acerque ese momento que reflejaba aquella estrofa final de la Internacional que decía que «los nada de hoy todo han de ser».

Lo dije y lo repito recién venido de estas jornadas: ¡el movimiento solidario goza de buena salud! ¡A seguir trabajando desde los distintos frentes para que esta crezca y mejore!

Un solidario. EH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.