Agenda: Solidaridad, arma imprescindible. ‘A los embusteros’. ‘La muerte de Durruti’. ‘Ha muerto mi hermano Durruti’. Valle-Inclán.

Calendario de la Agenda Solidaridad entre pueblos.

La solidaridad, arma imprescindible entre los pueblos

Agenda

Gezurtientzat

José Maria Lopetegui – diciembre 1936

Ordu biak laurden gutxietan

azaruaren zazpian

pinpi ta panpa kañonazuak

Irun’en ta Ondarrabian.

Zer ote ziran ainbeste soñu

altxatu giñan abiyan

obetoxiago entzuteko

itsas ertzera joan giñan.

Bi andrek leyotikan

parrez beriala

Madrid artu zalako

soñuak zirala.

Oik uste zuten zala

(Madrid’en sartzia

kanpantorrera joan ta

ezkillak jotzia)

Nik buruari dardar egin ta

au esan nuen aurrena

gezurra zala soñu auekin

itxura egiten zutena.

Bizkai aldetik gure anaiak

mugitzen asi zirala

aien aurkako jendia bildu

ori zala bear zuena.

Nik esanda bezela

urrengo goizian

Irun ta Ondarrabitik

zenbat joan ziran.

Oik uste zuten zala ()

Atabalakin tanborra juaz

gizon bat deika atera

irakurririk erria’ri deitzen

alkate jaunan papera.

Seietan musika soñuakin

guazen guztiok dantzara

Mondragoi ere guria da ta

gizona zer ari zera! …/

Orain erdi gordian

zokuan or daudez

erdiak erotu ta

nora joanik ta

nora joanik ez.

Oik uste zuten zala ()

Erri guztia engañatutzen

gezurren modu txarrian

orrelakorik ez da egiten

gizon zintzuen aurrian.

Zuek zauztela denen nagusi

Españiako lurrian

ez daukazute ezkillak jorik

Madri’ko kanpantorrian.

Arritzen naiz gauz ori

burura etortzia

eta oinbesteraño

gizona erotzia.

Oik uste zuten zala (…)

*A los embusteros

A las dos menos cuarto / del siete de noviembre/ se oían ruido de cañones / en Irun y Hondarribia./ ¿Qué será tanto alboroto? / Nos levantamos enseguida,/ para oír mejor,/ nos fuimos a la orilla del mar./

Dos mujeres desde la ventana / empezaron a reir / diciendo que los cañonazos eran / porque habían tomado Madrid./ Creían que para tomar Madrid / bastaba con subirse a los campanarios / y repicar las campanas./

En seguida pensé / para mis adentros / que era mentira / toda aquella farsa./ Nuestros hermanos de Bizkaia / habían empezado a moverse, movilizando a la gente como era preciso./

Como yo pensaba / a la mañana siguiente enviaron tropas / desde Irun y Hondarribia. / Creían que para tomar Madrid…

Apareció un tipo voceando / y haciendo sonar el tamboril / al tiempo que leía / el papel del señor alcalde:/ “Vayamos todos a las seis / a bailar a la plaza,/ que Mondragón ya es nuestro”. /

¡Pero qué dices, hombre! / Ahora ahí, están medio escondidos,/ ahí están, en un rincón / la mitad enloquecidos,/ sin saber a donde ir./ Creían que para tomar Madrid…

Engañar a todo el pueblo / con burdas mentiras…/ no se hace tal cosa / entre la gente honrada./ Decís que sois los amos / en la tierra de España,/ pero no tenéis quien repique las campanas / en los campanarios de Madrid./

Me extraña que a alguien / pueda ocurrírsele eso, / que pueda un hombre / llegar a tamaño desvarío./ Creían que para tomar Madrid…

Foto de Durruti.

-La muerte de Durruti

Luis Pérez Infante -1937

I – MADRID EN PELIGRO

En los frentes de Aragón

se libraba gran batalla

cuando llegó la noticia

de que a Madrid se acercaban

cinco ejércitos rebeldes

con las más modernas armas.

(…)

Buenaventura Durruti,

que en Aragón peleaba,

cuando supo estas noticias

así habló a su gente brava:

-¡Compañeros! Hay que ir

a la capital de España,

donde el fascismo pretende

clavar su sangrienta zarpa.

(…)

Vayamos, pues, a Castilla,

vamos pronto, camaradas,

que se para todo el cuerpo

cuando el corazón se para,

y ya sabéis que Madrid

es el corazón de España.

II – DURRUTI EN MADRID

Buenaventura Durruti,

pelo en pecho, dura barba,

con sus hombres más valientes

va por tierras castellanas.

Sus ojos llevan el mar

hasta las llanuras pardas

–abrazo para Castilla

de Cataluña, su hermana–.

Los vientos de la meseta

soplan gentiles. Abrasan

de ardor que nació en la nieve

y que afiló la distancia

los pechos de sí encendidos

de las tropas catalanas.

Empujado por el viento

y empujado por sus ansias

llegó Durruti a Madrid

con el clarear de un alba. (…)

-Ha muerto mi hermano Durruti

Antonio Agraz – noviembre 1938

¡Ha muerto Buenaventura!

Por la mañana acabó.

Peleaba como bueno,

y como bueno cayó. (…)

Vino a defender Madrid,

y Madrid se lo tragó,

para vergüenza de huidos

y ejemplario de valor.

Ciudad Universitaria,

que el buen pueblo levantó

para mostrar a sus hijos

fuentes de estudio y amor (…)

Contraportada agenda. «Autodeterminación para las nacionalidades oprimidas»

Valle-Inclán – Villanueva de Arosa 1866-1936

«Soy tachado de rebelde… No quise dejar el telar por ir a la guerra y levanté un motín en la fábrica. Me denunció el patrón, cumplí condena, recorrí el mundo buscando trabajo… Conozco la suerte que me espera: Cuatro tiros por intento de fuga. Bueno. Si no es más que eso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.