Juan García Martín: O sea, que a lo mejor, tras el ‘traspapeleo’ y tener que empezar de nuevo, para fin de año me operan. Y mientras, la vista del ojo no operado, y del operado por el sobreesfuerzo al que ya se ve sometido, sigue deteriorándose.

Cartel sobre la desasistencia a Juan García.

Cartas desde prisión:

Juan García Martín

Puerto III. 16-4-2019

Querido… Me alegro de verdad que entre hospital y enfermedades hayas tenido un ratito para escribirme y también para mandarme alguna publicación internacionalista.

En tu carta de febrero me das un vistazo panorámico de cómo ves el mundo de la solidaridad allí en Euskal Herria y el de la izquierda abertzale. Muy interesante, y preocupante. Y sobre la lucha resistente que están llevando unos cuantos fuera de la “oficialidad”. El campo ha quedado desolado, y los que se han mantenido en la trinchera, ya es bastante meritorio. Pero a mi entender, en la nueva situación, hay que saber para qué, tener una estrategia y una táctica perfectamente definidas, unos objetivos y unos medios acordes con ellos si no se quiere volver a caer en el activismo o el militarismo. Y, en el caso de Euskal Herria, además, en el doble plano de la lucha de clases y la lucha nacional. Siguiendo el símil, ocupar las trincheras para seguir disparando en la misma dirección, con las mismas armas, sin pretender salir y ganar terreno y sin valorar quién está a tu lado, aunque sea en otra trinchera más allá de la tuya, es repetir los mismos errores que llevaron al colapso a la izquierda abertzale ‘oficial’, y a esa situación de descomposición y conciliación actuales. Así, volviendo a los de la trinchera, las adquisiciones y rectificaciones empezarán cuando se sienten a analizar cómo y qué les ha conducido hasta aquí (más allá de las traiciones y dejaciones individuales, que también las ha habido), los errores estratégicos y de partida que han venido arrastrando ETA y el MLNV. A partir de aquí, a aprender tanto de teoría y experiencia acumuladas (por su movimiento y por otros movimientos del Estado), como de la práctica. Confío en que lo van a lograr, en que no les faltan ganas y gente dispuesta en educar y comprometerse en la lucha, sin hacer concesiones al nacionalismo burgués.

Cambio de tema. Muy optimistas sois al pensar que a estas alturas (pasado mediado de abril), ya estaría operado de la vista. Ya os contaron cómo pasó marzo a fecha fijada para sacarme a operar, y al hacerlo e ir a reclamar, que yo no costaba en la lista de espera, a pesar de tener delante el informe del especialista, de septiembre 2018, donde quedaba prescrita la operación y con los papeles del consentimiento debidamente firmado. Pues nada de esto aparecía en la oficina correspondiente. ¿Solución? Parece que volver a empezar por un reconocimiento nuevo, nueva lista de espera y claro, ¡que no vuelvan a ‘extraviarse’ los papeles! O sea, que a lo mejor, para fin de año me operan. Y mientras, la vista del ojo no operado, y del operado por el sobreesfuerzo al que ya se ve sometido, sigue deteriorándose.

Me alegro que X esté recuperada y que Z esté trabajando, menos mal. De la que no sé nada hace meses (se ‘interrumpió’ la correspondencia que llevamos desde hace años) es de Y.

Bueno, cuidaros mucho. Un fuerte abrazo. Y que os sea leve el atracón de urnas.

Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.