Mónica Refoxos desde la cárcel de Jaén. Os recomiendo un libro: «…en las cárceles no todo es inmundo. Allí se hacina todo en confuso montón oscuro. Pero a la oscuridad le brillan resplandores de luz»

Poster. «Mónica Refoxos. Presa antifascista de los GRAPO».

Los presos políticos nos escriben y opinan. Entrega 10ª

Carta de Mónica Refoxos Pérez

Prisión de Jaén. Diciembre 2018

Saludos,

Tengo por aquí tu carta de septiembre, junto con las fotos del Museo Pedagógico de Santiago. A las dos fotos, la del aula republicana y la de la franquista, las separa un abismo enorme, son dos mundos diferentes. Una transmite progreso, laicidad, la enseñanza como objetivo para formar a los jóvenes sin distinción del sexo y en la otra se nota enseguida el retroceso, la incultura, la imposición de la iglesia, la relegación de la mujer, la ideología dominante…¡¡qué diferentes!!

Desconocía lo que me cuentas de las “escolas de ferrado”, con esa peculiar forma de pagar a los maestros, me recuerda un poco a cuando se les pagaba a los médicos con gallinas o cualquier otra vianda que pudieran aportar por sus servicios. Me pregunto quiénes irían a esas escuelas, pues la agricultura gallega es más bien de subsistencia y aportar una parte del grano para el maestro supondría un gran esfuerzo ¿no?

El aula franquista me trae recuerdos de mi paso por la escuela, no teníamos esos pupitres de madera, pero el crucifijo no faltaba en ninguna clase, ni el retrato del rey borbónico, ya que Franco llevaba muerto un par de años, pero el rey era el legítimo heredero nombrado por él para que siguiera con su obra. Pocas cosas cambiaron desde esa foto. Mi colegio era público, teníamos en todos los cursos religión, nos hacían aprender de memoria todas las oraciones existentes y a partir de sexto nos llevaban una vez al año a escuchar misa y a confesarnos. Era “voluntario”, pero si no ibas, la charla con el director (un franquista reconocido) era inevitable. Vale, cambiaron la estética, se incorporaron las nuevas tecnologías, pero el espíritu impregnado desde los años 40 sigue latente, por mucha “democracia” y transición que nos quieran vender. Ahora andan con el aniversario de la Constitución y me gustaría saber cuántos artículos se están incumpliendo o cuántos son meras frases vacías, dónde están las viviendas para todos, el trabajo, la educación, etc. Son cuarenta años de continuidad con el régimen anterior con una Constitución que solo es modificada, no para favorecer a la “ciudadanía”, sino a los intereses económicos y políticos que la crearon a su imagen y semejanza…

«Cartas desde prisión» (boli, papel, sobre).

Cambiando de tema… mira por donde los galosos han perdido el único feudo que tenían. La Susana se ha dado un buen batacazo, su cara y la de sus colaboradores eran un poema y no quiero ni pensar cómo andarán todos esos funcionarios y cargos medios que después de 36 años tienen que abandonar el pesebre. La subida de Vox y los naranjitos puede ser una sorpresa, aunque si lo piensas bien, tampoco es para tanto dado el descrédito que tienen los partidos. Para mí lo importante en estas elecciones es el aumento de la abstención; fue el nivel más bajo de participación en años, mandando un claro mensaje de que no creen en la farsa electoral, ni en sus instituciones para arreglar sus problemas reales. El Estado salvó a la banca y hundió a los trabajadores, reformó la Constitución, no para dar soluciones, sino para garantizar que la deuda con Europa se pagaría sí o sí, en vez de recortar en gasto militar, se recorta en educación, sanidad, cultura etc. Para qué votar si esos representantes elegidos democráticamente van a defender al capital antes que a los trabajadores. Para mí que ese aumento de la abstención les preocupa mucho más que el ascenso de Vox. Ahí está el coletas agitando la bandera del antifascismo como si fuera un fenómeno nuevo ¿es que antes no existía? Será que piensa que el Ejército es democrático y que el régimen del 78 está bien y que hay que seguir con él, es ahora cuando descubre el fascismo y que hay que luchar contra él. Más oportunista no se puede ser. Fíjate que esa consigna de luchar contra el fascismo, me recuerda a hace unos años (bastantes) cuando los peperos, después de los escándalos de los galosos, podían entrar a gobernar, que se creó un clima de cierto miedo porque la derecha podía ganar. Pero pienso que ya no tiene cabida en los tiempos que corren, pues la catadura fascista del Estado ya hace tiempo que está desenmascarada. ¿Qué pueden ofrecer tanto unos como otros para revolucionar el sistema o simplemente para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores? Nada, el lema del 15-M sigue vivo “No nos representan”.

El tiempo no me da para mucho más, solo haceros una recomendación. Hace poco me he leído el libro ‘Tea roms’ de Luisa Carnés, una escritora de la generación del 27 un poco olvidada y con un claro compromiso con la clase obrera. Refleja muy bien el Madrid de los años 30, las luchas obreras y el papel que la mujer debe desempeñar junto con sus compañeros. Un descubrimiento para mí esta autora. Me gustó una de las frases sobre las prisiones y con ella me despido:

«…en las cárceles no todo es inmundo. Allí se hacina todo en confuso montón oscuro. Pero a la oscuridad le brillan resplandores de luz”.

Un abrazo.

Mónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.