Poemas y canciones obreras y revolucionarias desde Argentina. Grupo Cultural «Letras al porvenir»

Dibujo. Manifestación levanta pancartas, que son puños gigantes.

Argentina:

Poesías y canciones OBRERAS Y REVOLUCIONARIAS

-«Amigo obrero, hermano socialista»

Ahora,

ahora, ya soy una mujer;

necesito, más aún,

tu amistad, tu bondad, tu solidaridad,

al proseguir mis horas

de simple, pero justa, trabajadora.

Ahora,

que yo también lucho,

junto a mis compañeros,

junto a mis amigos del pueblo,

junto a mis hermanos de clase trabajadora,

necesito contar con tu abrazo,

con tus sabios consejos

y con lúcida y decidida compañía.

Ahora mismo te necesito,

amigo obrero, hermano socialista,

ferviente proletario de los pueblos,

para que mis hijos, tus hijos

y los hijos de nuestros hermanos,

de nuestros amigos, de nuestros vecinos

y, también, de quienes, aún, no conocemos

ni, quizás, jamás conozcamos,

puedan vivir, con mayor justicia y libertad,

que vos y yo,

que nosotros y tantos, tantos otros más,

apenas, hemos podido discernir, soñar y anhelar.

Analía Páez Gutiérrez.

-«El burgués posmodernista»

El burgués posmodernista

ha sabido adaptarse

a la ruina imperialista,

sin que nadie lo desplante.

El burgués ha infiltrado

movimientos populares,

ha invertido en sus tiranos

y en sus redes clientelares.

El burgués posmodernista

ha sabido disfrazarse

de «simpático» elitista;

mientras: hay hambre en las calles.

El burgués ha delineado

las políticas actuales

en que, aún el pobre honrado,

cree ir «rumbo a liberarse».

El burgués posmodernista

ha logrado, al fin, venderse

como un «rico populista»

y quedar como «agradable».

El burgués actual te explota,

te persigue y te masacra,

mas los pobres no lo notan:

muchos pobres lo idolatran.

Mas, aunque el burgués se ría

y lo niegue, sabe bien

que, hoy, mañana, o algún día…,

alguien… lo podrá vencer

Juan Rafael Panario

Postal. Dibujo mujer puño en alto.

-«Soneto de mi infancia obrera»

Está lloviendo, fuera de esta sala,

besando las ventanas de esta noche

primaveral de evocaciones vanas,

aquel recuerdo de otros sinsabores.

Fugaz ventisca trae, apasionada,

muy melancólica pero fulgente,

a esta juventud que arde en mi alma.

las mil memorias de mi infancia alegre.

El agua tímida se hizo diluvio,

la luna, luego, izó su plenilunio

y, a modo de metáfora, mi azar,

en lágrimas, halló lejanas claves:

mi infancia obrera, mi niñez de hambre,

¡me llama a la Revolución Social!

Analía Páez Gutiérrez

-«Entre la ruindad y el lujo»

Entre el fanatismo de unos

y la indiferencia de otros,

entre la ruindad y el lujo,

se nos burla un poderoso.

Demagogia, hipocresía,

sin moral ni convicciones;

sobran los oportunistas,

falta gente que razone….

Arribistas que se venden,

que se alquilan y que roban;

trepan, tejen y destejen,

explotando a las personas…

Trepan mucho tantas mafias,

tantos falsos y matones;

y el obrero, el que trabaja,

sufre hambre y privaciones.

En tal crisis, tambalean

las corporaciones que usan

a quien crea las riquezas

y le pagan con penurias.

Tanta destrucción le sirve

al rufián más desalmado:

al que estafa a los Humildes,

al Mercado y al Estado.

Tanta trampa, que se extiende

en las sendas que hoy surcamos,

colma al pueblo de indigentes

y enriquece al más ricacho.

Ya no sirve más rendirse

por tres míseras migajas;

es urgente, hoy, instruirse

y empuñar nuestra esperanza.

Ya no sirve doblegarse

ante tanta inequidad…

¡Es urgente organizarse,

por justicia, unión y pan!

Fernando Adrián Zapata

«Sin memoria no hay futuro».

-«Historias de mi abuelo socialista»

Mi abuelo, aquel pobre anciano que enviudó,

entre guerras y dictaduras de variados signos,

quien recorrió países de ignota identidad

y de legendarios cultos,

me ha susurrado historias al sinfin.

Historias de asambleas y de huelgas,

de unidades proletarias

que desplegaban fuerzas,

entre avanzadas, retiradas y contrataques,

contra enemigos crueles y todopoderosos.

Historias de miseria y de masacres,

historias de combates casi infinitos,

casi sin armas, casi sin comida

y casi sin ayuda,

para tumbar a odiosos opresores.

Historias que, muy paradójicamente,

se vuelven como chispazos

de lumbre en las tinieblas,

como atisbos de lo por venir.

Soy también una pobre obrera

y recién, muy recientemente,

con mis dolores y mis esperanzas,

pude comprender sus historias.

Tan solo muy, muy recientemente,

pude descifrar sus ideas y sus palabras,

al ir a huelgas y a asambleas,

a manifestaciones, a comicios

y a donde fue preciso sumar mi presencia,

tal como lo hizo él, mi abuelo socialista,

en pos de liberar y de unir

los triunfos de nuestra clase trabajadora.

Analía Páez Gutiérrez

¡Trabajadores de todo el mundo: uníos! ¡Viva la revolución obrera, campesina e intelectual! ¡Viva la clase trabajadora, viva el socialismo, viva el comunismo!

Grupo Cultural «Letras al porvenir», Argentina, enero de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.