Láminas de esculturas y poemas de Pepe Balmón (2 de 5). Del libro de 2019 ‘¡O todos o ninguno!’

Figura de un hombre torturado y esposado.

Arte en prisión

Láminas de esculturas y poemas de Pepe Balmón (2 de 5)

Del libro de 2019 ‘¡O todos o ninguno!’

Amnistía

Pasta de papel. Altura: 35 cm.

Prisión de Daroca. 1989.

Dos guardias civiles llevan detenido a un obrero.

Pedía trabajo

Papel reciclado. Altura: 28 cm.

Prisión de Daroca. 1989.

Entre 3 llevan a un compañero caído.

Morir para sobrevivir

Pasta de papel. Altura: 50 cm.

Prisión de Daroca. 1989.

Dedicada a Kepa Crespo Galende, muerto en huelga de hambre en 1981.

Mujer y dos hombres portando la llama encendida, un libro y un eje de motor.

La rueda de la historia

Papel reciclado. Altura 50 cm.

Prisión de Daroca. 1989.

Una madre con su hijo muerto en brazos.

Droga: Arma política

Pasta de papel. Altura: 30 cm.

Realizado para “Madres contra la droga”

La fábrica

Giran las ruedas

rugen los motores,

y las sirenas rasgan

el manto de la noche que se escapa…

Se han abierto las fauces

que engullen a la sangre renovada

y expulsan a los hombres vencidos de

cansancio…

Prosigue el ciclo

productivo y sangriento…

Giran las ruedas,

rugen los motores,

los electrones vuelan dócilmente;

se funden los metales,

se domina el acero…

La técnica precisa,

la máquina perfecta,

el cerebro electrónico,

el cálculo exhaustivo,

se han dado cita en cada piececilla,

en cada movimiento del obrero…

Organización. Ritmo. Cronómetros. Economía…

¡Producción! ¡Producción! ¡Producción!

Aceleración continua…

Explotación desnuda y calculada.

Giran las ruedas,

rugen los motores,

gritan los corazones en silencio…

Se conoce la ciencia y la materia.

Se asimilan el método y el orden.

Se está forjando una nueva conciencia.

Se acumula la fuerza proletaria.

Se madura el programa de clase…

Minuto a minuto.

Sudor a sudor.

Hombro con hombro…

prosigue el ciclo productivo

de Revolucionarios.

La Fábrica

es una fortaleza

que resiste y combate.

Pepe Balmón. Prisión de Soria, 1985.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.