La huelga de carceleros empeora la vida de los presos. Castellón II, Zuera…

Dibujo. (la Justicia tirada y con una espada en el cuello).

En la prisión de Albocàsser la huelga de carceleros empeora aún más las condiciones de vida de los presos

Más sobre la huelga de carceleros

La huelga y las protestas de los carceleros siguen, aunque no se oigan tantas noticias.

El pasado 18 de diciembre publicábamos el escrito de una persona que se encuentra en la prisión de Albocàsser, donde ya comentaba cómo están los ánimos y como los funcionarios aprovechan cualquier oportunidad para victimizar y buscar supuestos argumentos para justificar sus demandas.

Nos llegan ahora más testigos de esta huelga de carceleros, y de cómo siguen pisando a presos/as y las personas cercanas a ellos/as para conseguir sus objetivos.

Instancia de Francisco Aroca.

Adjuntamos aquí dos imágenes de documentos que nos han hecho llegar también desde la cárcel de Castellón II, en Albocàsser.

Son del 29 de noviembre. Una de ellas es una instancia hecha por Francisco Aroca Lirón, donde pide qué está pasando con parte de su correspondencia ya que ésta no le está llegando, y lo relaciona con esta huelga.

En la misma carta el compañero nos comenta que desde seguridad le han respondido que si no le llegan cartas es por motivos externos a ellos, aunque Francisco está convencido de que sí tiene que ver con la huelga de funcionarios, ya que incluso un carcelero se lo aseguró.

Nota del preso sobre la situación.

También nos llega una nota breve de una persona que se encuentra en ingresos de este mismo centro penitenciario, donde explica cómo está de tenso el ambiente y como los carceleros aprovechan cualquier situación para hacer valer su prepotencia y autoridad. Este compañero relata como apalean a la gente sólo para tocar el timbre de la celda (“si picas, piillas”).

Por otro lado, tenemos noticias de que en la cárcel de Zuera, en Zaragoza, hay personas que no han podido comunicar a través del cristal el pasado fin de semana (22-23 diciembre) debido a la huelga de carceleros. Y, como es natural en su trato denigrante, no han avisado hasta que los familiares y/o amigos han llegado a la misma prisión, habiendo recorrido muchos kilómetros de carretera.

FAMILIAS FRENTE A LA CRUELDAD CARCELARIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.