Opinión: Sobre la presentación de dos libros: «Memorias farianas» y «Militancia clandestina y represión. La dictadura franquista contra la subversión comunista (1956-1963)».

Portada libro «Memorias farianas».

Carta de lectorxs:

Os escribo para rescatar dos ideas de sendas presentaciones de libros a las que he podido asistir.

-El primer libro se presentó el 26 de octubre en una céntrica y alternativa librería bilbaina, y asistimos unas 20 personas.

Su autor es Jesús Santrich, importante dirigente de lo que fue la organización político-militar FARC-EP, y que actualmente está encarcelado tras montaje judicial acusado de narcotráfico.

El libro se titula «Memorias Farianas (Editorial La Imprenta, Bogotá 2018») y despierta verdadero interés por su abundante contenido distribuido en las entrevistas que el propio Santrich realizó a militantes políticos que lo han dado todo en la lucha por la obtención de un mundo con justicia social.

La idea que de la presentación de este libro rescato es que al dejar el orador (Iñaki Gil de Sanvicente) espacio para el debate, que se prolongó más de 1 hora, planteó como inicio del mismo la pregunta de si en Colombia se estaba produciendo actualmente un proceso de paz o no.

Rápidamente un asistente dejó caer una contundente opinión replicando que «Esa pregunta te la puedes hacer porque vives aquí. Si fueras un habitante de las zonas urbanas o rurales colombianas, y convivieras a diario con la presencia de paramilitares a los que la guerrilla en su tiempo expulsó con verdadero sacrificio, sudor y sangre, no creo que te plantearas esa cuestión. No podrías porque no encontrarías paz en tu vida cotidiana, y si no la encuentras, es porque no la hay».

Tras esa intervención vinieron algunas más en ese sentido y otras que preguntaban al ponente sobre cómo creía él que se estaba dando la reorganización del movimiento revolucionario en Colombia, reconocida hasta por la prensa burguesa.

Tras destacarse tanto en la presentación del libro como en el posterior debate el espíritu siempre combativo de Santrich, infatigable luchador por la dignidad y la justicia social, se terminó con el cierre de turno del asistente que habló al principio agregando a dicho espíritu el contenido literal de una carta que el revolucionario preso invidente envió recientemente al ELN (organización guerrillera colombiana en negociaciones de paz) en la que solo le pedía una cosa: «no olviden que el Estado no ha cumplido nada de lo pactado con nosotros».

Dibujo. (un joven leyendo un libro).

-Con respecto a la segunda presentación, tuvo lugar el 8 de noviembre en la donostiarra librería libertaria Kasilda, congregándose 5 interesados.

El libro se titulaba ‘Militancia clandestina y represión. La dictadura franquista contra la subversión comunista (1956-1963)’, y está escrito por el historiador asturiano Francisco Erice.

De aquí destacar, como en el libro anterior, la cantidad de testimonios recogidos gracias en gran parte al sistemático método de documentación y trabajo del PCE en clandestinidad, lo cual dota al libro de una intensidad a la hora de ser leído que no deja indiferente y permite hacerse una muy buena idea de la época y de las condiciones de militancia del momento.

Como punto negativo, sacado tras el debate que pese a lo bajo en lo numérico de asistentes fue intenso y duró más de 45 minutos, quedó claro que para este historiador el sentido de luchar se agotó antes de 1975 y reconoce en el sistema que hoy padecemos una «democracia parlamentaria bastante penosita».

En fin, unos dando cómodas charlas y vendiendo el libro a 25 euros (el historiador asturiano) y otros por 12, en el caso del revolucionario colombiano. Buen espejo en el que se puede apreciar lo que cada uno entiende por militancia, y por justicia.

¡Amnistía total y ahora!

¡Libertad inmediata presos políticos gravemente enfermos!

Un saludo solidario. J.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.