Poemas obreros del militante comunista Pepe Balmón, desde las muy diversas cárceles en que estuvo (I de III). Lucha y dignidad.

Dibujo. (desde la reja de una celda, una mano con un pañuelo rojo y la otra con el puño cerrado).

Arte en prisión: Pepe Balmón

Algunos de sus poemas obreros, desde las muy diversas cárceles en que estuvo (I de III)

Conjunto de 16 poemas rescatados de documentación por X.L.

-A LUCHAR POR LOS HIJOS

Miro a mis hijos

a los que tanto quiero,

y encuentro en ellos a millones de niños…

Pienso en la situación de mi clase:

La explotación, el paro,

la represión, el hambre…

Veo que esa situación se agrava cada día

y adivino el negro porvenir de éstos pequeños…

¡No!

El miedo no va a quitarme la vergüenza:

Lucharé decidido junto a mis Compañeros.

Afrontaré los sacrificios necesarios.

Ha sonado la hora de aplastar al verdugo

y forjar un radiante porvenir para todos…

Un hijo,

no es un refugio de cobardes,

sino una bandera de lucha

para defenderla

a sangre y fuego.

Prisión de Carabanchel, 1977.

 

-ASESINATO DEMOCRÁTICO

Un nombre en una lista tenebrosa.

un secuestro al amparo de la noche.

Una rueda de “profesionales”,

y en el centro, un obrero esposado,

un padre de familia,

un hombre honrado…

Se desata un alud de violencia,

un ciclón de frialdad asesina:

la barra, la picana, la bañera…,

un infierno dantesco

de “derechos humanos”,

las garras del imperio de la ley

apretando insaciables…

Y la muerte le estalló en las entrañas,

se las desintegraron.

Su estertor

fue ahogado por las risas:

Fríamente.

Científicamente.

Democráticamente…

Nadie se extraña,

todo está claro,

es la “democracia”

contra el Pueblo Llano.

Su delito era tener Conciencia y una Causa,

creer en su derecho a defenderla

y luchar por su Clase hasta morir por ella.

Hermano,

les ganaste la última batalla

a golpes de silencio y estertores…

Con las entrañas rotas

y con la frente alta igual que tu bandera,

sigues entre nosotros…

Y sabremos vengarte con los gritos.

Y sabremos callar

como nos enseñaste,

porque también se vence con Silencio…

Nadie pregunta,

todo está claro:

Es la “democracia”

contra el Pueblo Llano.

A José España Vivas, militante del PCE(r)

asesinado por torturas.

Prisión de Soria, 1978

Foto. Bandera republicana popular ondeando al viento.

-NANAS DEL PAN

No pidas pan, mi niño

que no tenemos,

yo te contaré un cuento

mientras te duermo:

Un papá sin trabajo

se fue del pueblo,

a correr los caminos

tras tu sustento.

Como no lo encontró

llamó a la puerta

y recogió sus cosas

y su escopeta.

Lo buscan los civiles

por todas partes,

han quedado sin pan

curas y alcaldes.

Muchos papás se esconden

allá en los montes,

me lo ha dicho el arroyo:

vendrá esta noche.

Duérmete, niño,

duerme tranquilo,

que tu padre defiende

tu pan a tiros.

Prisión de Soria, 1978

 

-LA VENTANA

Dentro de este sepulcro de la Libertad

que es mi celda,

la enrrejada ventana

es un marco de vida y de quimera…

Por ella entra la luz

que marca el ritmo

de mi vida apresada;

me trae los mil sonidos

de la vida diaria… Y si burlo la estrecha vigilancia,

puedo subirme a ella

y ver en la distancia

la ciudad y la sierra…

Pasan nubes y astros

y vuelo del rincón

al infinito espacio…

Subido a la ventana,

sueño la Libertad,

mis hijos y mi amada:

yo miro siempre a ella

desde mi fría cama…

Es por eso que el vil carcelero,

sepulta en la mazmorra sin ventana

para intentar romper al prisionero…

Penal de Burgos, 1978

Foto de Pepe Balmón.

-EL TRASLADO

Ayer crucé por llanos y montañas,

Ayer crucé de norte a sur España…

Cajón con ruedas y blindado… ¡Raudo!:

Pasan raudos sembrados y encinas,

pasan raudos la gente y la vida…

Me olvidé de que estaba encadenado,

las ganas de vivir, me traicionaron.

Corrí por los senderos de la sierra,

cogí flores de arroyos y riveras,

retocé con mis hijos subidos a mi espalda

y tuve entre mis brazos a mi amada:

me olvidé de que estaba encadenado,

las ansias de vivir, me traicionaron…

Solo fue un intermedio,

fue un traslado…

y en un nuevo cajón

me han sepultado.

Penal del Puerto de Sta. María,

Diciembre de 1979

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.