Carta de Lucio García Blanco: sobre su situación médica, la prensa e información que recibe, y un análisis de la situación política en E.H., Catalunya…

Foto. «Lucio García Blanco. Preso político PCE(r)»

Cartas desde prisión

Lucio García Blanco

Topas, 1-7-2018

¿Cómo sigue la vida y la cosa política por esa tierra? Por aquí ando pachucho de salud, con una bronquitis desde hace nada menos que seis semanas que me tiene bastante mermado, tanto física como mentalmente, y ayer el médico ha optado por hacerme unos análisis el 9 de julio. La cuestión es que por esta vez y estando como estoy, no me podré enrollar como en otras ocasiones, y tan solo será una cartita. Supongo que cuando llegue la tuya de respuesta habré recuperado la forma y te podré dar otra chapa política jeje.

Cartel. «Escribe a los presos políticos, rompe el aislamiento, muestra tu solidaridad».

Me decías que suponías que me llegaría de prensa diaria al menos el GARA, pero ya hace más de un año que perdí el contacto con los presos políticos vascos y no me llega. Y desde hace tres años la institución carcelaria tampoco nos mete la prensa diaria, así que dependemos del mentidero de la TV que es un poder mediático con una capacidad de manipulación y tergiversación de la realidad muy superior a la que tenían en la época de Franco. Sin embargo, mis camaradas, amigos y solidarios me enviáis bastantes escritos interesantes de recortes o de internet.

Respecto a las Jornadas por la Amnistía de Madrid ya me han enviado alguna otra información y es muy positivo que sigan creciendo y siendo un referente político antifascista para todo el Estado.

Y también me parece importante que continúe asistiendo el movimiento pro-amnistía y antirrepresivo vasco y, sobre todo, la carta de los presos políticos revolucionarios vascos remarcando que se suman a la lucha antifascista con todos los colectivos del Estado; y señalando como objetivos políticos la amnistía, la autodeterminación, la República Popular, etc. Aquí creo que cabe destacar el hecho de que se llegue a asumir la unidad política en torno a un programa, como el del SRI o incluso el programa de ruptura que hace tiempo sacó el PCE(r), por encima de que se empiece compartiendo una serie de actividades o actos de protesta. El asumir un programa político supondrá una mayor discusión y vida política conjunta, que es lo que más puede soldar la unidad, y así mismo elevar el nivel político del movimiento antifascista y las masas populares, que sin duda es lo más importante en estos momentos.

Por otra parte, y refiriéndome ya al MLNV en concreto, siempre tuvo una gran capacidad de lucha pero poco programa, y poca formación política e ideológica, lo que quizás sea una de sus mayores carencias, que les llevaba a un activismo desenfrenado sin apenas norte político. En realidad, su planteamiento no pasó de reivindicar la autodeterminación, la unidad territorial, y al hablar del socialismo lo hacían en abstracto, sin contenido.

Sobre el lema “Gudariak direlako, amnistia”, que el Movimiento pro-amnistía y contra la represión está llevando a cabo en Euskal Herria, me parece acertado porque desenmascara la claudicación de Sortu y de los presos políticos que comulgan en su línea política y pone unas bases mínimas pero fundamentales para continuar desarrollando allí la lucha contra el fascismo. Y claro, por supuesto, que no denunciar y silenciar la existencia de presos políticos supone rendirse al Estado terrorista. El supuesto traslado de estos presos a Euskal Herria todo indica que será un paripé, con unos pocos para recompensar algo la traición y dar un poco de protagonismo electoral a Bildu.

Lo que se ha movido bastante desde la última carta que te envié ha sido la situación política en el conjunto del Estado, con por ejemplo la moción de censura y el cambio de gobierno. Como trasfondo de ello bien se puede hablar de un desarrollo de las movilizaciones populares, de la lucha por la amnistía, y sobre todo de la lucha del pueblo catalán con cierto avance de la desobediencia civil promovida por los CDR. Pero, por el otro lado, también se ha venido produciendo un agravamiento de la crisis política del Estado; un proceso de cierta descomposición de éste con la agudización de las contradicciones y enfrentamientos en el conjunto de las instituciones y los partidos del régimen, así como en el seno de la propia oligarquía financiera. Han venido destacando en ese sentido, la guerra interna en el PP, agudizada por la salida de Rajoy y el cambio de Gobierno. Todo indica -gestos aparte- que a medio plazo este partido puede quedar realmente debilitado y tocado para siempre.

Por ese mismo lado, parece bastante evidente que la moción de censura fue promovida y apoyada por parte de la oligarquía financiera para apartar del gobierno al PP, que con su política represiva no había podido contener el desarrollo del procés, y estaba exacerbado el enfrentamiento político con el pueblo catalán y el conjunto de las masas populares del Estado. Claro que con Sánchez habrá una continuidad de las políticas que venían haciendo los peperos, aunque con mínimas reformas o reformas cosméticas -y eso, se tendrá que ver incluso-. Todo ello, y es lo principal, acompañado de la represión y de una nueva imposición del 155 ‘de otra manera’, lo que también supondrá un desarrollo de la lucha es esta nación y por todo el Estado.

¡Hai qu’armala!

Lucio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.