Carta de Santi Rodríguez Muñoz desde la prisión de Jaén. Lo que se pudo aprender con pública y buena divulgación científica…

Foto. Santiago Rodríguez Muñoz. Preso político GRAPO.

Cartas desde prisión

Santiago Rodríguez Muñoz

Jaén, 10 junio 2018.

Llegaron a mis manos tu carta del 18 de febrero, seguida al poco tiempo de las postales solidarias a raíz del fallecimiento de mi madre. Agradezco el calor que me trasladasteis en aquel momento, tan duro para mí. Apenas transcurrido un mes de la pérdida, se me fue también otro familiar muy cercano, un tío que siempre me prestó las atenciones de un padre. Pero la vida prosigue su curso y debemos seguir sirviendo a los objetivos que nos hemos impuesta en ella.

En tu carta de febrero, me aclaras el origen de tu entusiasmo por las cosas del campo y la vida natural. En lo relativo al incremento de los incendios forestales, has captado a la perfección algunas de las causas que te señalaba. El crecimiento en vertical del combustible forestal como consecuencia del abandono y la despoblación del mundo rural, con el consiguiente cese de las actividades humanas que impedían su expansión. A este tipo de factores objetivos hay que sumarles los de carácter subjetivo, principalmente las políticas forestales mercantiles sobre las que se erige toda una industria alrededor del fuego. Medios aéreos, maquinaria pesada y otros muchos recursos puestos en acción por la mafia empresarial de turno, en plena colusión con las administraciones corruptas puestas a su servicio. Aprovecho, de paso, para aclararte que aunque trabajé unos cuantos años en el sector, nunca fui guarda forestal.

Comparto contigo el gusto por el documentalismo de Félix Rodríguez de la Fuente, cuyas virtudes son de todos conocidas. Tengo 47 tacos y a lo largo de mi infancia y adolescencia disfruté como asiduo espectador de todo lo que ofrecía aquella televisión pública de gran calidad. Fui uno de los muchos chavales que se deleitó, en compañía de sus mayores, con “El hombre y la tierra”. Y con “El mundo submarino”, de Jacques Cousteau, ni te cuento, una inmersión en los misterios oceanográficos que podía al mismo tiempo complementarse con los paseos siderales que nos ofrecía Carl Sagan en su mítica “Cosmos”. Tres grandes talentos de la mejor divulgación científica. No hace mucho cayó en mis manos una biografía reciente de Humboldt, el famoso naturalista, titulada “La invención de la naturaleza. El nuevo mundo de Humboldt”, que leí con agrado.

En cuanto a los asuntos políticos, no estaría mal que nos ampliases información sobre lo que comentas de la recomposición del MLNV tras la liquidación otegista, y también acerca de la disidencia de las FARC (número estimado de combatientes, cuadros de mando conocidos, zonas de actuación, etc.)

Date por abrazado, doblemente. Con Cariño.

Santi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.