Carta de Israel Clemente desde Botafuegos, cuidados, lecturas y trabajos pendientes para el verano.

Cartel Israel Clemente, escribir para romper el aislamiento.

Cartas desde prisión

Israel Clemente López

Algeciras, 2 de junio de 2018

(…) Recibí tu carta en mayo. Este mes pasado he estado liado con un par de exámenes que tenía. Ya los terminé y vuelvo a la rutina: escribir, deporte, lecturas varias, algún cafelito…

Te agradezco el envío del catálogo de libros de Templando el Acero. Les he echado el ojo a algunos títulos que me parecen interesantes. Ya os diré.

Por cierto, ¿alguien tiene el libro de “Terra Lliure Punto de partida”, de Sastre, Benítez, Musté y Rocamora y que en 2013 lo tradujo Txalaparta?. Un favor bibliográfico, prestármelo unos meses.

Joper, me cuentas la situación médica, y dices de echar un brindis, pero de momento, a mí tampoco “no procede” por las circunstancias penitenciarias y porque dudo esté en condiciones de hacer excesos en ese sentido. En 2012 me detectaron pequeños divertículos y el especialista del hospital me puso un año de tratamiento antibiótico preventivo y específico para el intestino. Me dijo que para una temporada me iba a quitar problemas y hasta este 2018 no volví a tener mayores problemas. En febrero sí tuve una crisis y más antibióticos. Estuve dos semanas fastidiado en que apenas comí gran cosa. Estoy pendiente de pasar consulta otra vez a ver qué me dicen. Intentaré que me hagan pruebas diagnósticas. Ahora mismo estoy perfecto, y tocando madera para que eso dure.

Jajaja, en vez de una estimulante carta combativa de puño alzado y roja bandera, parece un parte de averías o el estadillo de alguna enfermería de cuerpos estropiciados…

Libro que solicita.

Para este verano tengo planes de ir finiquitando las traducciones al inglés de “La negación de la negación” y artículos conexos.

En cuanto a estudios y lecturas tengo en mente unas cuantas de Karl Marx (no sobre economía política) y meterle mano al Manual de Economía Política de los soviéticos, el de 1956, de forma profunda, sosegada. Con eso, aderezado con lecturas de historia militar y algo de literatura a las noches, tengo para lo que resta del 2018.

Me alegro de que te hayan gustado las “chapas” con las que os castigo periódicamente. Pues me resulta inexplicable je, je.

Esta semana la crisis política de Estado ha desembocado en la llegada del partido socialfascista al gobierno. No me lo esperaba, la verdad, me ha cogido con cierta sorpresa. La cosa promete, en el sentido de que puede ser el candidato “ilusionante” que más pronto queme las expectativas depositadas en él. Los ciclos de ilusiones reformistas cada vez son más cortos y no tardará en defraudar a quienes le han aupado. Más pronto que tarde. La realidad es que no hay margen real para reformas de calado; eso lo condiciona todo. En todo caso, lo que quede de legislatura será cualquier cosa menos aburrida. Esta mañana, al levantarme, he visto por la ventana como una gaviota estaba devorando a una paloma en el patio. Le comía las tripas, y como asociación mental he pensado en las vueltas azarosas que puede dar la legislatura debido al desarrollo de la crisis de Estado.

Un abrazo cargado de resistencia. Por el comunismo. Venceremos.

ICL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *