Las Milicias de la Cultura lograron que el índice de analfabetismo en las filas del Ejército Republicano se redujera en pocos meses de un 70% a un 2,5%.

Cartel de Mauricio Amster. “Las Milicias de la Cultura luchan contra el fascismo combatiendo la ignorancia”.

Pluma Pincel Palabra. 1931-1939. Al sevicio de la Cultura Popular

Agenda

Las Milicias de la Cultura

Las Milicias de la Cultura fue una organización creada durante la guerra, en 1936, que definía su objetivo como el de “Elevar la cultura del soldado significa fortalecer su conciencia política. Porque para nadie puede ser un secreto que nuestro Ejército Popular ha de ser un conjunto de hombres conscientes del ideal por el cual luchan y mueren si es necesario. Se impone pues, que tengan una cultura literaria, científica y política todo lo más elevada posible dentro de las circunstancias.”

Su objetivo principal fue alfabetizar a los combatientes.

Las Milicias estaban formadas por maestros, profesores de Enseñanza Media y de Universidad. Su actividad educativa se desarrollaba en diferentes niveles: desde el elemental (lectura, escritura y operaciones aritméticas sencillas), hasta la profundización de la aritmética, geometría, gramática, ciencias naturales, geografía e historia. También, y a requerimiento de los mandos centrales del ejército, las Milicias se ocuparon de la formación de mandos en cursillos intensivos de quince días o un mes, a fin de completar la escasa formación de muchos oficiales y suboficiales y donde se daban, además, clases de táctica y técnica militar, a cargo de profesionales del ejército.

Cartel de Álvaro Ponsá. “Milicias de la Cultura ha enseñado a leer y escribir en un mes a 13.142 soldados analfabetos”.

Las Milicias crearon escuelas específicas para atender a los soldados analfabetos, donde se impartían las clases; en los Hogares del soldado se proyectaban películas, se representaban obras de teatro y se instalaron bibliotecas con libros de estudio y de literatura.

En plena confrontación bélica, las Milicias lograron que el índice de analfabetismo en las filas del Ejército Republicano se redujera en pocos meses de un 70% a un 2,5%. Cerca de 80.000 soldados fueron alfabetizados.

El número de maestros activos en las Milicias llegó a superar los 2.000 (sin contar personal auxiliar). Los milicianos de la cultura no eludieron los peligros, doce de ellos murieron en el cumplimiento de su deber, en los frentes de guerra.

Las Milicias publicaban la revista Armas y Letras, además de dotarse de una emisora de radio con fines educativos y de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *