La explotación en el sector hostelería. Denuncia.

Denuncia explotación en hostelería. Carta texto.

Denuncia:

EXPLOTACIÓN Y TRATO DENIGRANTE EN HOSTELERÍA

Tengo 22 años y hace casi 4 meses me marché Bilbao para buscar trabajo. Me fui con toda la ilusión del mundo a trabajar, porque por desgracia en Extremadura, mi tierra natal, no me fue posible…

En este tiempo habré trabajado en unos 10 establecimientos (tanto en grandes superficies, como en locales pequeños). Y en la gran mayoría me he topado de frente con la cruda realidad… Explotación, acoso, despidos por enfermedad, jornadas extenuantes, accidentes laborales y un largo etcétera.

Nunca me ha gustado compartir mis vivencias, pero en este caso, lo creo necesario. DEBEMOS TOMAR CONCIENCIA DE LA REALIDAD DE ESTE PAÍS por eso me dispongo a relatar mi última experiencia como trabajadora del sector hostelero.

Comencé a trabajar hace unas 3 semanas en una cafetería de Arrigorriaga (Meneses). Me prometieron un contrato de media jornada, cuyo salario no estaba para nada equiparado con el convenio pero como me dijeron que iba a cotizar y estaba en una situación de necesidad lo acepté.

El trato a priori era normal, yo me esforzaba para hacer lo mejor que podía mi trabajo. Me subieron las horas y me bajaron 1€ por hora trabajada, se lo comenté a los dueños y no me hicieron el menor caso… pero yo seguí esforzándome como hasta entonces.

La última semana trabajé un par de días enferma, con bastante fiebre. He de señalar que aún no me habían dado de alta en la seguridad social y, evidentemente, si no trabajaba no cobraba, cosa que no me podía permitir. Al día siguiente libraba (sólo ese día) pero la jefa también se puso enferma y me pidió por favor que fuera cuanto antes para sustituirla. Yo con mi mejor intención me fui sin pensármelo (no había podido ni comer). Allí me empezó a subir cada vez más la fiebre, no paraba de tiritar y sudar y como es lógico en este estado empecé a cometer errores.

Casi me echan del trabajo pero como había trabajado muy bien hasta el momento me dieron otra oportunidad.

Seguía enferma y el día siguiente hice un esfuerzo por mantener el tipo pero el cansancio y la fiebre me pasaron factura y me desmayé mientras trabajaba. El dueño preocupado por su negocio me dijo que “cómo le hacía eso” y que “le buscaba la ruina “.

Al día siguiente me despidieron. No llegué a ver el prometido contrato, ni la afiliación la seguridad social, ni evidentemente el finiquito. He de señalar que tener a trabajadores no regularizados debía ser una práctica habitual ya que mi compañera llevaba 2 meses sin contrato.

Ayer fui a pedirles el dinero que consideraba me correspondía por el tiempo trabajado. Me querían dar 300€ por 50 horas (aunque en hostelería siempre se hacen “algunas” más…) y no lo acepté, puesto que en negro no se pagan menos de 10€ la hora en hostelería. A mi negativa de aceptar la, a mi entender, mísera cantidad que me ofrecían le siguieron insultos, descalificativos y hasta me llegaron a levantar la mano… “No vales ni para tomar por culo”, “das pena”, “muerta de hambre”, “si pudiera te pegaría unahostia” y un largo etcétera.

Finalmente me fui sin un céntimo después de 3 semanas de trabajo. Este tipo de hosteleros (porque que quiero pensar que en este sector también habrá gente honrada que traten a sus trabajadores con respeto y dignidad) se aprovechan de la necesidad ajena y exprimen a sus trabajadores por salarios de miseria, sin contratos, sin seguridad laboral y sin contribuir a la seguridad social.

Con esto que acabo de relatar, pretendo que quien lo lea sepa lo que está cada vez más a la orden del día en la vida de los trabajadores y trabajadoras. También decir que este tipo de situaciones irán en aumento (ya lo estamos viendo) si no plantamos cara al explotador y no nos organizamos y luchamos por trabajos dignos. Muchos de los que leáis esto desgraciadamente estaréis en una situación similar a la mía, a vosotros os digo, que en nuestra mano está denunciar estas situaciones y luchar por cambiarlas. Otros por suerte, esto os toca más de lejos, pero tenéis que ser conscientes de que estas prácticas perjudican a toda la sociedad en su conjunto, pensad simplemente en todos los impuestos que no se recaudan al tener a trabajadores sin dar de alta; la inseguridad y la precariedad a la que nos tienen sometidos…

¡ESTO NOS AFECTA A TODXS!

¡NO NOS DEJEMOS PISAR Y NI UN PASO ATRÁS ANTE LA EXPLOTACIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.