La represión, algo genético desde 1939 en España.

Joseba Arregi, reventado hasta la muerte en torturas. 5 fotos.

La represión, ese foco actual que es el hecho histórico

Opinión

Muchísima gente joven, ha abierto los ojos con la brutal represión que se está viviendo en Catalunya. Sólo hay que ver lo que corre por las redes sociales, y que ha servido en gran medida para que millones de personas, incluso la prensa internacional, haya dispuesto de fotos, vídeos o grabaciones sonoras de las cientos de actuaciones represivas.

Pero también hay que oír, de mucha gente joven y de otra no tanto, que esto es la muestra del carácter no democrático del Estado español, olvidando, unos lógicamente por edad y otros por amnesia, que la represión, en España, desde 1939, no ha conocido un solo día de descanso.

Ni un sólo día las cárceles han carecido de presas y presos políticos, ni unas pocas horas han pasado desde el triunfo del fascismo hace 78 años sin que en una manifestación, una huelga, una asamblea, una bronca de barrio o de bar, una detención política, un ataque a la libertad de expresión del pueblo, un asalto a centros sociales, casas okupadas o desalojos y un larguísimo etc, no se haya respondido con represión a las peticiones populares.

La diferencia actual es que muchos de los porrazos, asaltos, pelotazos, chulerías policiales o guerra sucia han podido ser grabados y difundidos al momento. En 2017, nadie interesado puede negar que no tiene acceso a ese tipo de denuncias inmediatas. Lo han hecho las web, las redes sociales y telefónicas, incluso varias televisiones y radios locales.

Y ello ha ayudado a socializar lo que ahora se vive en Catalunya y la represión sufrida también en su apoyo en otras cientos de localidades, pero también demuestra que quien quiera conocer de dónde nace todo esto, lo que se venía viviendo en la realidad española en el campo represivo, también tiene larga memoria documental.

Como muchas opiniones versan sobre el “fracaso del 78”, que se remitan a estudiar algunos documentos fundamentales de esa época y verán cómo actuaban los cuerpos represivos.

Podéis escuchar las grabaciones de las emisoras policiales del 3 de marzo de 1976 en Vitoria, donde cometen una matanza de 5 obreros e hieren a otros 100, mientras emplean esa impunidad que iba a caracterizar la realidad represiva tras la muerte de Franco. O los asesinatos en Montejurra y la complicidad y pasividad de la “ley”.

Podéis leer el libro “La sombra de Franco en la Transición”, que narra los asesinatos, las acciones represivas y de guerra sucia que se vivieron en esa época impune para los herederos directos de Franco.

O la multitud de documentos, revistas, prensa obrera, octavillas… narrando las brutales golpizas, emboscadas mortales a militantes políticos, asaltos a barrios obreros, impunidad para chivatos y grandes traficantes, asalto de manifestaciones o de escuelas…

Todo como estos días, sí, pero no condensado en los cientos de wasapp que llegan en un minuto. Pero ahí están, al alcance de quien quiera interesarse, en internet, en bibliotecas, incluso en archivos de consulta de entidades potentes, como universidades o archivos históricos. O hablando en el barrio o en la reunión. Volvamos a la historia pues.

Dibujo. (Capitalista lleva de la correa a un policía. En su comedero hay dinero).

Podemos ver vídeos sobre las huelgas de hambre llevadas en España a cabo por militantes antifascistas, comunistas o independentistas. Si queréis ver prepotencia, cerrajón fascista y poder represivo, ver qué significan 435 días en huelga de hambre en manos del estado represor.

¿Acaso si escucháis las canciones de La Polla Records de hace 30 años no cuentan historias que han pasado… hoy?

Pues escuchar también las que también desde aquella época les ha hecho acabar en la audiencia política nacional. Fue Negu Gorriak, fue S.A., han sido muchos, especialmente con fijación más reciente en raperos combativos o comunistas.

¿Y nunca os ha contado el hermano mayor, la tía, o un familiar las noches que volvieron a casa morados a porrazos por ir a manifestaciones de jóvenes, de obreros, antinucleares, de solidaridad con los presos políticos, concentraciones de apoyo a insumisos, desahuciados o cosas del barrio, pegar carteles o hacer pintadas, o de estar en contacto en el momento menos adecuado de alcohol policial o de guerrillero de cristorey? ¿De los cientos de “melenudos”, indigentes o LGTB agredidos por serlo en decenas de calles o comisarías?. ¿Y de las no legalizaciones de final del 70 a las ilegalizaciones de Partidos del 2003?

Sí, historia de esos años de negación, de lucha, de solidaridad, de represión. Solo que los correspondientes a los manipulados -¿quién tenía hasta poco la casi exclusividad de la información?- años de 1975 al 2000.

Desde 2000 es más sencillo acceder a esos periodos referentes a la información represiva a través de documentos o prensa alternativa e internet. Pero no se puede olvidar que también en 2017 sigue existiendo, por poner solo un ejemplo, prensa política clandestina, lo que da el pulso del nivel de libertades en este Estado.

Y hoy mismo tenemos muchas otras oportunidades. Hay cientos de convocatorias a lo largo del año, de actividades o movilizaciones. Exposiciones, charlas, videotecas, conciertos, Jornadas. Si se quiere estar al día informativamente hablando, con el poso necesario de saber de dónde se viene, lo podemos estar.

De ahí, al lógico cabreo de darnos de bruces con lo que supuso la falsa transición y las mentiras contadas, a lo que han llevado las leyes especiales represivas y antiterroristas que atenazan cualquier movilización popular, hasta “ese vacío informativo sobre represión” que algunos pensaban que cojeaba en España. No, nunca ha faltado, está ahí, posible si quieres.

Desde luego, la falta de libertades políticas y sociales para la clase obrera y los movimientos populares ha sido una constante, que ha conllevado cientos de muertos en la represión, miles de heridos, encarcelados, torturados, amenazados o que han sufrido actos de guerra sucia.

E información sobre todo ello existe. Solo retazos, pero suficientes para hacerse un conjunto de valores, de aclaración de ideas, que nos lleve a organizar ese cabreo y seguir teniendo la calle como su principal foco para expresarlo.

Un comentario sobre “La represión, algo genético desde 1939 en España.

  1. Jose Manuel García Rios Contestar

    La unidad del pueblo es necesaria y para la lucha una misma dirección y la suficiente información que el pueblo tiene que estar fuerte culturalmente para hacer frente al fascismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *