Manuel, desde C.P. Castellón II, a 08-04-2011

Carta desde Moscú de N.O. Glagoleva, presidenta del C.C del “Movimiento de toda la Unión en Defensa de los Presos políticos luchadores por el socialismo” (MUDP) dirigida a Manuel Pérez Martínez.

“Camarada Manuel Pérez Martínez (“Arenas”)

Secretario General del PCE(r). España

Sellada en Rusia, 30 – 01 – 2011

¡Estimado Manuel!

Nos permitimos dirigirnos de esta manera debido a que, ya hace más de diez años, esperamos un cambio en vuestro destino. En realidad, esperamos vuestra liberación, y en la medida de nuestras fuerzas hemos expresado decididamente nuestra opinión en el sentido de que usted debe ser puesto en libertad.

Durante todos estos años, usted ha devenido para nosotros una persona entrañablemente querida y cercana. Es pertinente referir que, desde el momento en que supimos que usted y vuestros camaradas habían sido arrestados en Francia, organizamos una manifestación de protesta ante la embajada francesa, exigiendo vuestra libertad, pues sabíamos y sentíamos que todos vosotros sois nuestros camaradas y sinceramente deseábamos que fueseis puestos en libertad y continuaseis vuestra lucha no sólo por el futuro socialista de España, sino, además, por el de otros países.

¡Es precisamente esto lo que temen vuestros adversarios! Por ello, en lugar de ponerlo a usted en libertad después de haber estado en las cárceles francesas, nuevamente lo juzgan en intentan por largos años aislarlo de vuestro pueblo. Nuestro más vehemente deseo es que usted sea liberado lo antes posible. En todo caso, aislarlo a usted del pueblo nadie lo conseguirá porque persiste vuestra figura de luchador por la dignidad y un futuro mejor para el pueblo trabajador, y vuestros artículos y libros contribuyen al fortalecimiento de las posiciones comunistas tanto en España como en todo el movimiento comunista mundial.

Algunos de vuestros trabajos han llegado hasta nuestras manos, pero infelizmente somos pocos los que dominamos la lengua española y solamente muy rara vez conseguimos traducir pasajes de vuestros libros. A propósito, hace bastante poco tiempo conseguimos traducir un artículo del libro “Tesis sobre la crisis del comunismo”. Asumimos que el libro fue escrito cuando usted se encontraba en libertad, pero la cuestión sobre la actualidad y fuerza de las leyes del desarrollo de la sociedad, que descubrieron Marx y Engels y que tan exitosamente consiguió aplicar en la práctica V.I. Lenin, hoy en día goza de gran popularidad. Y aquí, en el territorio de la Unión Soviética, actualmente, incluso en los medios de la izquierda, hay gente que intenta descubrir, en términos de principios, algo nuevo, incluyendo algo “puramente ruso”, con cuya ayuda será posible alcanzar la transición del país hacia un curso socialista. Sin embargo, las leyes, y entre ellas las que regulan el desarrollo social, existen y actúan independientemente del deseo de quienquiera que sea. Nosotros somos capaces de descubrirlas – lo cual, en este caso, fue hecho por los clásicos del marxismo-leninismo – y de actuar en consonancia con este conocimiento. De modo general, vuestro pensamiento, vuestros artículos ayudan al movimiento comunista actual a elegir el camino cierto, consolidarse en él, encontrar las palabras necesarias para explicar a la gente lo que está pasando y conducirla por la senda correcta. ¡Gracias a usted por su trabajo! Nosotros no sabemos si usted ha publicado nuevas obras, pero sería para nosotros un placer conocerlas. Por supuesto que debido a las dificultades de traducción, para nosotros sería más fácil leer trabajos o artículos no muy extensos. Nosotros hemos sabido que en la cárcel los problemas con la vista que usted tenía se han agravado. ¿Vuestro estado de salud le permite ocuparse del trabajo literario, escribir artículos?

Lamentablemente, no tenemos la certeza absoluta de que la presente carta llegará a vuestras manos, por ello, ahora, la finalizo. Sabemos que el 19 de enero se inició una nueva etapa de la apreciación judicial de vuestro proceso; esperaremos noticias acerca de su marcha, y nos gustaría mucho que se diera ese extraño caso cuando un tribunal olvida “la encomienda” para decidir. Sabemos que la condena de un activista político es, por cierto, resultado del miedo ante sus posiciones ideológicas, y cualquier astucia referente a oponérselos solamente confirma el compromiso de los jueces.

A nosotros nos admira vuestra valentía y entereza ante la crueldad e injusticia de los tribunales burgueses y en el porvenir deseamos que tenga usted más firmeza y certeza en nuestra victoria común y, por supuesto, le deseamos salud. Sabemos que usted tiene en España buenos y fieles amigos que luchan por vuestra libertad. La solidaridad y el desvelo de los amigos es una de las principales condiciones de una lucha exitosa contra la injusticia.

Le hacemos llegar a usted un par de nuestros diarios, donde siempre tratamos de entregar información a cerca de vuestra situación y de la de vuestros camaradas (con quienes estamos en contacto) y a veces publicamos vuestros artículos. Igualmente le enviamos el último boletín de nuestro movimiento: “El Movimiento de toda la Unión en Defensa de los Presos políticos, luchadores por el socialismo (MUDP).

Finalmente, ¡queremos expresarle a usted nuestros mejores deseos!

¡Reciba un gran saludo de muchas, muchas personas de nuestro país!

Con saludos comunistas. Atentamente,

La Presidenta del CC del MUDP N.O. Glagoleva


Respuesta de Manuel Pérez Martínez (Arenas) a N.O. Glagoleva

Cárcel de Albocasser, 8 abril 2011

Estimada camarada Glagoleva:

Hoy he recibido su carta y la “Carta de saludo…” de los participantes en la III Conferencia del Movimiento de toda la Unión por la Defensa de los Prisioneros políticos – luchadores por el socialismo, del 5 de noviembre de 2010.
Junto a estas dos cartas, un funcionario de la prisión me ha dado a leer una notificación en la que me hacen saber que “no procede” que me sean entregados “2 panfletos en ruso”, por carecer éstos de depósito legal. Yo deduzco que se refiere a los diarios que usted menciona en su carta (del boletín del movimiento nada se sabe). Desde luego resulta difícil poder saber con certeza qué hubiera sucedido si, en lugar de 2 diarios en ruso, fueran dos auténticos panfletos ultra-reaccionarios en inglés, por ejemplo. Pero es casi seguro que no habrían requerido “depósito legal” en España, tal como sucede con la prensa extranjera, para que me fueran entregados.

En pocos días ésta ha sido la segunda vez que me han informado de la “retención” de los referidos “panfletos en ruso”, con la notable diferencia de que en la primera comunicación ni siquiera hacían constar la existencia de las dos cartas (que al final hoy -más de 2 meses después- me han sido entregadas) y eso pese a que, según todas las evidencias, venían en el mismo paquete postal que los susodichos “panfletos en ruso”… ¿Qué ha podido ocurrir mientras tanto para que se haya podido producir esta suerte de milagro? Es decir, para que los “2 panfletos en ruso” se hayan convertido en dos calurosas cartas escritas en perfecto castellano, de un extraordinario valor testimonial, político y moral. Pues es muy sencillo: para los que me tienen preso se trataba de impedir que yo pudiera recibir un estímulo de tal naturaleza, justo en el momento en que había iniciado la huelga de hambre, “a tumba abierta” para denunciar la prolongación del aislamiento y la tortura que he padecido durante tantos años; sólo que esta vez de forma más intensificada y sañuda. Claro que esa artimaña y otras del mismo estilo, de nada les han servido, si bien las numerosas muestras de solidaridad, afecto y apoyo (como las suyas) que se han producido, y de las que ahora me están llegando noticias, han contribuido de manera decisiva al resultado de esta singular batalla.

De entre todas las muestras de solidaridad y apoyo, merece ser destacada la de mis camaradas de Partido presos, así como la de los militantes de los GRAPO (que se encuentran también en distintas cárceles), que no han dudado ni un instante en ponerse en huelga de hambre nada más tener conocimiento de mi situación… no hace falta explicar que el gobierno, dada la profunda crisis que atraviesa nuestro país, no puede arriesgarse a cargar otra vez con la responsabilidad de una o varias “muertes” más que probables de prisioneros comunistas y antifascistas, y menos aún en periodo de elecciones.

No entraré en detalles. Lo que más interesa saber en estos momentos, es que mi situación penitenciaria ha cambiado radicalmente: hace unos días me sacaron del módulo de aislamiento y ahora me encuentro en un módulo “normal” (con algunas restricciones), compartiendo galería, patio, comedor, etc. con numerosos presos comunes y un reducido número de presos políticos vascos que me han recibido como se recibe a un hermano.

También quiero que usted sepa (para su tranquilidad y la tranquilidad de todos los amigos y camaradas soviéticos que se han interesado por mi estado de salud), que me encuentro bien y que en la última semana he comenzado a recibir un tratamiento médico adecuado… ¡y basta de hablar de mi situación personal!

Me ha llamado especialmente la atención la opinión que usted expresa en su carta sobre la importancia de mis artículos y libros, como “contribución al fortalecimiento de las posiciones comunistas tanto en España como en todo el movimiento comunista mundial”. En fin, no quiero pecar de falsa modestia, pero creo que si existe algún mérito en esos trabajos, habría que atribuirlo, en partes más o menos iguales, a todos los militantes de mi partido.

Sobre las “Tesis…” le puedo decir que hace ya bastante tiempo que comprendimos la necesidad de realizar un balance de este tipo de la experiencia histórica del movimiento comunista, como paso previo a cualquier intento serio de nuestra parte por superar la profunda crisis a que nos había conducido el revisionismo moderno. Así mismo éramos conscientes de las enormes dificultades que habríamos de encontrar en la tarea, dadas las limitaciones y carencias de todo tipo que nos aquejan. De manera que podrá usted suponer los grandes esfuerzos que hemos tenido que hacer para superar dichas dificultades y carencias y poder abordar con la preparación y la “libertad” necesarias los problemas teóricos, económicos, políticos, etc. implícitos en la materia objeto de nuestra preocupación; y poder abordarlo, además, desde la posición y el justo método dialéctico, marxista-leninista.

Bueno, no quiero caer en el error de los autodidactas de creer haber descubierto un “perpetuum mobile” cualquiera. Pienso que aún quedan numerosos problemas, tanto teóricos como, sobre todo prácticos, que esperan solución antes de que nuestro movimiento pueda reanudar la marcha a buen paso. Y si con nuestra modesta contribución se logra acelerar en buena medida ese proceso, yo, personalmente, me daría por satisfecho, ya que eso significaría, entre otras cosas, que los esfuerzos y sacrificios que hemos tenido que hacer durante más de 35 años de incesante lucha, no han sido en vano.

Por lo demás, era de esperar que con el transcurso del tiempo, en cuanto fueran conocidos mis artículos y libros por los verdaderos comunistas, éstos no tardarían en “identificarse” con ellos y los reconocerían como lo que realmente son: herramientas, útiles para su trabajo político. Pues bien, esto ya está sucediendo, no sólo en España, sino también en otros países. No obstante, para mí no puede existir actualmente un “premio” mayor a la labor general del PCE(r), un reconocimiento más legítimo ni más autorizado que el de los comunistas soviéticos… Es como una “consagración”. Verdaderamente, ¡¡Hay futuro!!

Pregunta usted por otros libros míos que no han llegado a sus manos. Hay un número considerable de ellos, pero yo les recomiendo, particularmente, el que lleva por título “Sobre la crisis y el derrumbe del sistema capitalista”, libro que ha sido editado recientemente por la editorial “Templando el Acero”. Se trata de un texto muy condensado, que puede corresponder a lo que usted nos pide.

También existe, por lo que yo sé, una compilación que reúne una serie de artículos y otros trabajos míos muy “manejables” sobre diversos temas, entre los que destacan los referidos a la reforma del Estado español y a la profundización de su crisis.

Por cierto que, de todos estos trabajos, se pueden contar con los dedos de una mano los que han sido escritos en la cárcel, y ninguno de ellos en este último período. Todos son anteriores a mi detención en el año 2000. Desde esa fecha, si exceptuamos algunas denuncias relacionadas con las detenciones y los juicios-farsa y un libro (“cartas y versos para Isabel”), dedicado a mi compañera, no me ha sido posible proseguir mi labor “publicista” al servicio de los trabajadores: me lo han impedido de manera violenta, brutal.

Claro que en ello han influido los problemas de mi vista. Pero no ha sido solamente eso, como usted podrá comprender, sino un conjunto de factores y circunstancias relacionados, todos, con mi prolongado aislamiento.

Y ya termino.

Reciba usted, camarada Glagoleva mi reconocimiento por su meritoria labor al frente del MUDP y mis mejores deseos.

¡Saludos fraternales a todas y a todos!

¡Venceremos!. Manuel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *